Crisis económica eleva riesgo de que más niñas y niños trabajen

   OIT y UNICEF, por erradicar el trabajo infantil
Crisis económica eleva riesgo de que más niñas y niños trabajen
Por: Redaccion
CIMAC | México DF.- 12/06/2009

Ante la actual de crisis económica mundial, existen importantes riesgos de que aumente el número de niñas y niños que abandonen la escuela e ingresen al trabajo infantil para complementar los ingresos familiares, especialmente cuando sus familias sufren los efectos del desempleo, advierten la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Este riesgo es especialmente alto para las niñas, pues para ellas supone una "doble carga" realizar actividades económicas fuera del hogar y encargarse de las labores domésticas.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que en el mundo existen unos 216 millones de menores de edad que trabajan. De ellos, 100 millones son niñas y de éstas, 53 millones realizan "trabajos peligrosos" que ponen en riesgo su asistencia a la escuela, perjudican su salud o su integridad física y moral.

Adicionalmente, gran parte de su trabajo permanece oculto, dado que se realiza en hogares de terceros o en apoyo económico a algún familiar, particularmente en los campos agrícolas. La agricultura es en general, uno de los sectores más peligrosos, en términos del número de muertes, accidentes, enfermedades y lesiones de origen profesional.

En el marco del Día mundial en contra del trabajo infantil, que se conmemora hoy, la OIT dio a conocer el informe "Demos una oportunidad a las niñas – Luchar contra el trabajo infantil: Una clave para el futuro".

Este informe advierte que "el aumento de la pobreza, eventuales recortes a los presupuestos destinados a la educación y la disminución de las remesas de los trabajadores migrantes puedan tener un impacto en las familias y en sus decisiones de mantener a sus hijos en la escuela".

A menudo son las niñas las primeras "víctimas" de estas decisiones", manifestó Germán López, director de la OIT en México.

En este país, 3.6 millones de niñas, niños y adolescentes entre los 5 y 17 años de edad están trabajando de acuerdo al Módulo sobre Trabajo Infantil de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE 2007). Lo anterior equivale al 12.5 por ciento de la población infantil de este mismo rango de edad. De ellos, 1.1 millones son menores de 14 años; es decir, no han cumplido con la edad mínima para trabajar marcada por la Ley Federal del Trabajo.

Ante la crisis económica actual, la OIT y UNICEF hacen un llamado a autoridades, empleadores, sindicatos y a toda la sociedad civil a redoblar esfuerzos en el combate al trabajo infantil en general y contra la discriminación de las niñas en su acceso a la educación, salud y tiempo libre para la recreación en particular.

La OIT y UNICEF reafirman su compromiso de seguir colaborando con los esfuerzos del país para combatir y erradicar el trabajo infantil, que ninguna niña o niño se vea obligado a trabajar y que todos tengan garantizado su derecho a ser protegidos de la explotación y a desarrollar plenamente su potencial.

La Convención sobre los Derechos del Niño establece "el derecho del niño a estar protegido contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser peligroso o entorpecer su educación, o que sea nocivo para su salud o para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral o social".

El Convenio núm. 182 de la OIT sobre las peores formas de trabajo infantil reconoce que proteger a las niñas y a los niños requiere de respuestas integradas que incluyen empleos y trabajo decente para sus padres y medidas de protección social que les ayuden a mantener a las niñas y a los niños en la escuela.

09/NS/GG