Difícil aún que el Legislativo retome propuestas de las mujeres

POLÍTICA
   María Eugenia Mata García, del Consejo local del IFE
Difícil aún que el Legislativo retome propuestas de las mujeres
Por: Soledad Jarquín Edgar/corresponsal
CIMAC | Oaxaca, Oax..- 15/05/2009

Se necesita no sólo que haya más mujeres en los puestos de elección popular sino que las y los legisladores estén sensibilizados para cambiar la condición social de las mujeres, afirma la integrante del Consejo local del IFE, María Eugenia Mata García, quien plantea que las elecciones intermedias serán un reto para vencer la desconfianza ciudadana tras lo ocurrido en 2006.

Consejera electoral local desde el año 2000, Mata García analiza también las plataformas de los partidos políticos para el proceso 2009 y observa que "todavía tienen grandes dificultades para incorporar el enfoque de género y, por lo tanto, es difícil, que en el plano legislativo retomen las muchas propuestas que durante muchos años hemos hecho las mujeres".

Entre desconfianza al IFE y la falta de credibilidad al sistema, la ciudadanía tendrá que elegir el próximo 5 de julio, con un voto que deberá ser razonado, en especial por parte de las mujeres, en el sentido de qué tan comprometidas o comprometidos están los candidatos en la creación de leyes que modifiquen las condiciones de exclusión de las mujeres, dice la consejera Mata García.

En entrevista, la especialista en asuntos electorales y género asegura que las cuotas son sin duda importantes y que las mujeres "las tendremos que seguir defendiendo para que se refleje la paridad que debe haber entre hombres y mujeres, pero no basta el porcentaje para garantizar que el enfoque de género se incorpore en las legislaciones y presupuestos, se requiere tener "conciencia de género".

Hablar de género no es hablar sólo de mujeres, es hablar también de hombres, de generar condiciones y de políticas públicas enfocadas a mejorar las situación social en los diversos ámbitos sociales, políticos, económicos, culturales, ambientales, por tanto es necesario quienes legislan deben ser sensibilizados y capacitados, para que sean capaces de garantizar que se cambien las condiciones de inequidad, discriminación o violencia.

Mata García, activista pro derechos de las mujeres, refiere el caso del feminicidio como emblemático y apunta que éste tendría que ser una preocupación y ocupación fundamental del Legislador, para terminar con esta era de violencia contra las mujeres, que en Oaxaca contabiliza en este 2009 un total de 25 asesinatos, por lo que tendrían que existir leyes contundentes y claras que eviten la impunidad, de lo contrario no habrá ningún cambio.

Por otro lado, asegura que un segundo aspecto tiene que ver en cómo se modifican programas y políticas para reconocer las necesidades diferenciadas en hombres y mujeres, como sucede en las plataformas electorales de los partidos políticos, análisis que a su juicio resulto "muy revelador" del cómo ubican o retoman las necesidades de las mujeres.

LAS PLATAFORMAS

Acción Nacional plantea dos asuntos: la atención integral a la salud materno-infantil, con siete renglones, y el derecho a la vida, con cuatro líneas. El problema no es la extensión sino la visión que tiene del papel de la mujer que es reducido al tema de la reproducción y, por otro lado, con su posición moral del derecho a la vida desde la concepción, desechando la decisión de ellas sobre si quieren o no tener hijos y cuántos hijos desea tener.

Por otra parte, indica que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) habla de un fundamento de nuevas oportunidades de desarrollo para las mujeres, incluso propone la justicia e igualdad y puede reconocer una cultura de equidad y género, sin embargo, sus propuestas se convierten en buenas intenciones y no dice cómo hacerlo, en términos de que se garanticen los cambios.

El Partido de la Revolución Democrática (PRD) es uno de los que ha trabajado más el asunto del enfoque de género. En su plataforma habla de la igualdad, de la transversalidad y paridad de género, se refiere a los jóvenes y la diversidad sexual, pero en lo que implica compartir el poder "ahí ya no hace propuestas específicas".

El Partido del Trabajo, el Verde Ecologista, Convergencia, Nueva Alianza y Social Demócrata plantean los temas relacionados con la salud, la educación y la promoción de la participación social de las mujeres, entre algunos otros. En todos los casos aparecen como apartados y no se hace de manera transversal, ni se dice el cómo.

A diferencia de los otros partidos, la consejera electoral reconoce cómo el Partido Social Demócrata se refiere a la despenalización del aborto en todo el país, a las escuelas de tiempo completo, el esclarecimiento de los casos de feminicidio y reivindica los derechos de la comunidad lésbico, gay, bisexual, trasvesti, transexual y transgénero.

De su análisis, Mata García desprende que los partidos políticos no reflejan en sus plataformas "la realidad tan terrible que viven muchas mujeres en términos de violencia" y asegura que colocan el tema porque es "políticamente correcto" o, quizá porque tienen convicción, "yo no tengo porque dudar de su convicción, pero no llegan hasta las últimas consecuencias".

Como ejemplo, señala, que hay leyes que se refieren a problemáticas específicas, que no aterrizan como la Norma Oficial Mexicana 046, para la atención de víctimas de violencia familiar y sexual, o que favorecen lo que ahora está ocurriendo en algunos estados donde "hay un terrible retroceso en las legislaturas locales al penalizar la Interrupción Legal del Embarazo".

Esto muestra, además, que hay un avance ideológico y político de la derecha, "estamos hablando de una derecha que trasciende los partidos y está ligada a los poderes económicos y fácticos, que llevan a un retroceso en los derechos humanos de las mujeres".

09/SJE/GG