Pretende Presidente de Dominicana prohibir ILE

Interrupción Legal del Embarazo en México
   Congreso Nacional discute iniciativa
Pretende Presidente de Dominicana prohibir ILE
Por: Alejandra González Méndez
CIMAC | México DF.- 21/04/2009

El Poder Ejecutivo de la República Dominicana, representado por el doctor Leonel Fernández, presentó una serie de propuestas para modificar la Constitución de dicho país, entre las que se incluye un artículo para proteger la vida desde la concepción, y de esta forma prohibir cualquier causal de aborto.

La propuesta, que actualmente está siendo discutida en el Congreso Nacional, fue presentada por el presidente el 18 de septiembre del año pasado, y establece en el Artículo 30, que "El derecho a la vida es inviolable desde la concepción hasta la muerte. No podrá establecerse, pronunciarse ni aplicarse, en ningún caso, la pena de muerte (sic)". De esta forma, queda automáticamente penada cualquier causal de aborto.

Entre las causales permitidas, se incluyen la interrupción del embarazo en caso de que la vida de la madre peligre, la interrupción del embarazo cuando el producto es causa de una violación o incesto, y cuando el producto presente malformaciones congénitas.

De acuerdo con el diputado del Partido de Liberación Dominicana, Víctor Terrero, quien propuso realizar modificaciones a este artículo, "médicos expertos temen que de ser aprobado, el artículo podría aumentar las muertes maternas en ese país, debido a las interpretaciones que de éste pueda hacer el personal de salud".

El también médico y presidente de la Comisión de Salud de la Cámara Baja expresó que "este artículo viola una serie de derechos que, en principio, pretende proteger". La propuesta de Terrero, junto con las legisladoras Minou Tavárez Mirabal y Magda Rodríguez, del mismo partido, es la de eliminar la frase "desde la concepción" aunque, el Congreso aún no ha tomado una decisión al respecto.

Sin embargo, la iglesia católica ya ha llevado a cabo varios pronunciamientos en contra de la modificación del Artículo, de los cuales el más polémico fue el que tomó lugar el pasado Viernes Santo durante el Sermón de las Siete Palabras, en dónde sacerdotes de varias parroquias hicieron fuertes críticas hacia los miembros del Congreso que han propuesto las modificaciones al ya polémico Artículo 30.

Los sacerdotes pidieron perdón a Dios para los legisladores, las feministas, e incluso para Barack Obama, quienes han luchado para que se legalice esta práctica. De acuerdo con el padre Darío Bencosme, "No hay circunstancia, no hay enfermedad, no hay situación de peligro que justifique tan horrendo crimen."

La líder feminista dominicana Denise Paiewonsky, respondió a este sermón con un comunicado, donde critica fuertemente la posición de la iglesia frente a la despenalización parcial del aborto, y defiende a los legisladores, diciendo que las expresiones en su contra "no son expresión de fortaleza, sino de debilidad".

Además menciona que "esto no es asunto de quién está a favor de la despenalización parcial, la abrumadora mayoría de los legisladores, sino de quién tiene la entereza de decirlo en voz alta".

Por su parte las integrantes de la Colectiva Mujer y Salud han enviado una carta a diversas organizaciones civiles para que éstas se solidaricen y se pronuncien en contra de la aprobación del Artículo 30.

En dicho documento mencionan los problemas que la aprobación de este Artículo podría acarrear, entre los que se menciona el hecho de que constitucionalmente se establecerá la obligación de dejar morir a una mujer en caso de un embarazo ectópico, además no se podrá inducir un parto prematuro en casos de preclampsia, cardiopatía severa, rotura prematura de membranas con producto inmaduro, cáncer y enfermedades sistémicas que hagan incompatible la vida de la madre con la continuación del embarazo.

También mencionan que la aprobación de este Artículo ocasionará trabas para el uso de métodos anticonceptivos, tales como el Dispositivo Intrauterino (DIU), y las Pastillas de Anticoncepción de Emergencia (PAE), además podría aumentar los embarazos no deseados, y por ende, los abortos clandestinos, comprometiendo la salud e incluso la vida de las mujeres, principalmente las de menores recursos.

Por último, Sergia Galván, directora del Colectivo dijo que "en el país no hay nadie que promueva el aborto, pues este es el último recurso que tiene una mujer ante un embarazo no deseado". Además afirmó que entienden la postura de la Iglesia ante el tema "pero rechazamos que desde esa postura eclesial se pretenda que el Estado legisle desde una perspectiva religiosa" dijo.

09/AG/GG