Bolivia: Guía para periodistas da prioridad a niñez en desastres

INFANCIA
   En 2008 fueron 45 por ciento de personas damnificadas
Bolivia: Guía para periodistas da prioridad a niñez en desastres
Por: Helen Álvarez Virreira
CIMAC/SEMlac | La Paz, Bolivia.- 08/04/2009

En situaciones de emergencia, las niñas, niños y adolescentes se enfrentan a un aumento del riesgo a padecer enfermedades, malnutrición, violencia de género, explotación laboral, violencia sexual comercial y otro tipo de abusos…

Ese es uno de los argumentos que plantea la guía Periodismo en gestión del riesgo con enfoque de los derechos de la niñez y la adolescencia, en el capítulo ¿Por qué es importante informar sobre la niñez, en situación de emergencia y desastre?.

El texto fue elaborado por el Centro de Educación y Comunicación Jóvenes Bolivia y la Agencia Nacional de Noticias por los Derechos de la Infancia, luego de constatar la escasa presencia de la niñez y adolescencia en las informaciones periodísticas cuando ocurren desastres en el país.

Sin embargo, los niños, niñas y adolescentes, por ejemplo, representaron el 45 por ciento de las personas damnificadas en 2008, como consecuencia del fenómeno climatológico La Niña.

Ocurre muchas veces que el impacto del desastre no es visible en las niñas y niños, empero puede reflejarse después en el rendimiento escolar y en sus relaciones, afirma Francisco Guachalla, oficial de Emergencia del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), organización que también apoyó en la elaboración de la guía.

El factor de protección a la niñez es uno de los más descuidados en nuestro medio cuando respondemos a emergencia, dice a SEMlac. Nos hemos acostumbrado a responder a las emergencias con la ayuda humanitaria, con la entrega de suministros a la gente; pero se ha descuidado mucho, en todas partes, a las niñas y niños.

Por eso, es importante el rol de las y los periodistas, ya que no sólo pueden difundir información sobre el hecho en sí mismo, sino también actuar como vigilante de todos los compromisos públicos que se realizan a favor de la niñez y la adolescencia, señala la guía.

Con los medios se puede llegar a más gente que con las distintas organizaciones involucradas en la atención a las emergencias, sostiene Guachalla. También se puede velar para que las instituciones responsables hagan posible que las niñas y niños vuelvan lo más pronto posible a su vida normal, ya que eso disminuye el impacto del desastre.

Además de las recomendaciones para un adecuado tratamiento periodístico de la temática, la guía incluye antecedentes de los desastres en Bolivia, un glosario y un directorio de fuentes de información especializada en gestión del riesgo, entre otros.

09/HAV/GG