Hillary Clinton llegó a México

POLÍTICA
   Seguridad en la frontera, su misión
Hillary Clinton llegó a México
Por: Leticia Puente Beresford/corresponsal
CIMAC | Nueva York, EU.- 25/03/2009

Hillary Clinton, secretaria de Estado de Estados Unidos desafía la advertencia del gobierno de Estados Unidos, país que ha señalado a México como un territorio inseguro, y arribó hoy a esa nación. Ella va como emisaria de Obama a fin de coordinar acciones en la frontera, y llega a un país donde el crimen, la violencia e inseguridad predominan ante la "guerra" que el Gobierno de Felipe Calderón emprendió contra el narcotráfico desde el inicio de su administración, y cuyo saldo a la fecha es de nueve mil personas muertas.

En conferencia de prensa, Robert Gibbs, vocero del departamento de Estado, indicó que la visita oficial de Hillary Clinton lleva la línea de: "primero y lo más importante: la seguridad de la frontera (en territorio estadounidense) y segundo, ver cómo se puede "ayudar a México."

Esta declaración se da a la par de que la secretaria de Seguridad del Interior, Janet Napolitano, anunció las nuevas medidas adoptadas por el gobierno del presidente Barack Obama que son la movilización de agentes, recursos tecnológicos y financieros y hasta perros olfateadores en ambos lados de la frontera, en el inicio de una participación masiva reclamada por México para compartir tareas en la lucha contra los carteles de la droga.

La agencia de noticias AP informa también que como parte de esa movilización, el gobierno está autorizando por primera vez estrictas inspecciones de los servicios ferroviarios desde Estados Unidos a México, está trasladando equipos móviles de rayos X y movilizando decenas de personas especializadas en inspecciones de vehículos, contenedores y vagones ferroviarios en busca de armas de contrabando y dinero de los narcotraficantes.

En la campaña participan todas las dependencias federales que pudieran tener relación con actividades fronterizas, incluyendo los departamentos de Justicia y Estado, dijo Janet Napolitano, secretaria de Seguridad Interior, la coordinadora principal de la operación estadounidense.

Indicó, sin embargo, que no estaba de momento prevista la movilización de miembros de la Guardia Nacional, un proyecto que recibió ya el apoyo de Obama. Dijo que este era un recurso todavía bajo consideración y análisis.

Napolitano anunció las acciones estadounidenses ante reporteros en la Casa Blanca y dijo que algunas de ellas habían sido ya ejecutadas en semanas recientes y otras se están implementando hoy o se harán en el futuro inmediato.

Dijo que la movilización tenía dos propósitos: ayudar al gobierno mexicano a desmantelar estos enormes carteles de la droga ilegal y evitar que la violencia que estaban generando en México se extienda en niveles críticos a Estados Unidos, donde se han visto casos en las áreas de Phoenix y Houston.

Hace dos semanas, el secretario de Estado para asuntos interamericanos, Thomas A. Shannon, dijo sin embargo en el Capitolio que ya se ha visto violencia de los carteles en 230 ciudades estadounidenses.

La reacción de Obama (el presidente Felipe Calderón había reclamado en semanas recientes una corresponsabilidad en la campaña que ha costado a México unas seis mil muertes el año pasado) se suma a la Iniciativa Mérida, que este año tiene un presupuesto de 700 millones para la ayuda a ese país y varios más de Centroamérica y el Caribe en el fortalecimiento de las fuerzas policiales y ministerio público.

OBAMA Y CLINTON HABLARÁN DE ECONOMÍA

El presidente admira el valor y determinación de Felipe Calderón para enfrentar y desmantelar a los carteles de la droga, y nos mantenemos hombro a hombro con el en este combate, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs.

México, indudablemente, encara graves retos, pero está enfrentándolos enérgicamente, añadió.

El anuncio se formuló horas antes de la partida de la secretaria de Estado Hillary Clinton a la cabeza de emisarios de Obama rumbo a México. Luego seguirán, entre otros, Napolitano, el secretario de Justicia Eric Holder y el propio Obama, quien estará en la capital mexicana a mediados de abril.

OBAMA-CALDERÓN

Gibbs hizo notar que el encuentro Obama-Calderón no estará dominado necesariamente por la lucha antinarcóticos, pese a ser una preocupación del Consejo de Seguridad Nacional y el Consejo de Seguridad Interior, de la Casa Blanca.

También hablarán de temas regionales, posiciones en las cumbres del G-20 sobre la economía mundial a comienzos de abril en Londres y de las Américas, unos días más tarde en Trinidad y Tobago, así como la colaboración de México como miembro temporal del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, indicó.

Napolitano dijo que actualmente había sólo ocho líneas férreas que cruzan la frontera lo cual facilitará la inspección total de los vagones.

Las fuerzas que participarán en la frontera son la Agencia Federal de Investigaciones (FBI), informó Napolitano. Y posteriormente, en un comunicado de prensa se dijo que "el FBI aumenta sus esfuerzos en la frontera con la creación de un Grupo de Inteligencia del Suroeste, que servirá de centro de coordinación de todas las actividades del FBI en relación con México.

Frente a la amenaza de desborde de la violencia proveniente de México, otras agencias aumentarán significativamente su personal en la frontera.

El Ejército del aire mexicano, por su parte, recibirá al mismo tiempo cinco helicópteros, y la Marina de Guerra un avión de vigilancia.

La agencia antidrogas (Drug Enforcement Administration, DEA) situará 16 nuevos agentes en la frontera. Actualmente el 29 por ciento de sus fuerzas (mil 171 agentes) están ya emplazados en la frontera del suroeste.

Además, la DEA creará cuatro equipos móviles adicionales para luchar específicamente contra el tráfico de metanfetaminas proveniente de México.

La agencia encargada del control de armas y explosivos (ATF por sus siglas en inglés) desplegará por su parte 100 agentes más en los próximos 45 días, para reforzar su lucha contra el tráfico de armas hacia México, la principal preocupación del gobierno de Calderón.

El Departamento de Seguridad Interna también duplicará sus unidades de seguridad fronteriza (BEST en ingles) y triplicará sus analistas de inteligencia, detalló la Casa Blanca a través de Napolitano.

Finalmente, otra agencia federal encargada de la lucha contra la migración ilegal (ICE por sus siglas en inglés) aumentará su personal en México, en apoyo a las fuerzas mexicanas.

Obama cree que Estados Unidos debe continuar vigilando la situación y protegerse ante cualquier posible desborde de la violencia proveniente de México.

Arturo Sarukhán, el embajador de México en Estados Unidos, dijo que su país simplemente desea que se apliquen las leyes estadounidenses de armas ya existentes. Solamente en la frontera en Arizona y Texas existen 12 mil tiendas de armas y ferias de armas que se celebrar casi todas las semanas en el área, comentó.

09/LPB/LAG/GG