¡Sin mujeres no hay democracia!", dijeron feministas por las calles del DF

Especial - XI Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe 2009
   Finalizó XI Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe
¡Sin mujeres no hay democracia!", dijeron feministas por las calles del DF
Por: Guadalupe Cruz Jaimes
CIMAC | México DF.- 20/03/2009

Por la igualdad de oportunidades, porque ¡Sin mujeres no hay democracia!, se manifestaron hoy en las calles del Centro Histórico de esta ciudad alrededor de mil feministas de América Latina y el Caribe, quienes exigieron a los gobiernos y sociedades de la región erradicar la violencia, la subordinación y el machismo.

Luego de la clausura del XI Encuentro Feminista de América Latina y el Caribe, que se celebró en la capital del país, del 16 al 20 de marzo, con la asistencia de alrededor de mil 600 mujeres, las feministas salieron del Ex Convento de Regina rumbo al Palacio de Bellas Artes, en contingentes de indígenas, afrodescendientes, jóvenes, trabajadoras, trabajadoras sexuales, lesbianas y mujeres transgéneros, gritando a cada paso: ¡Alerta, alerta, alerta que camina la lucha feminista por América Latina!

En un ambiente de júbilo, al ritmo de los tambores que festivamente tocaba el colectivo de mujeres lesbianas Lesbianband, las cientos de feministas exigieron ¡No más violencia hacia las mujeres! ¡Aborto legal para no morir! porque ¡Nosotras parimos, nosotras decidimos!

Durante el recorrido, Mercedes Márquez, indígena de El Alto, Bolivia, integrante de Asamblea Feminista, dijo a Cimacnoticias que las demandas del movimiento feminista se resumen en: "no más opresión, basta de machismo, porque sin mujeres no hay democracia, no hay libertad, queremos ser libres de toda opresión y subordinación".

La feminista boliviana añadió que las demandas de las mujeres indígenas sigue siendo la inclusión en los espacios de toma de decisiones, "que podamos gobernar mediante elecciones generales" y también "la unidad de todas las mujeres que hemos sido oprimidas por la gente adinerada y pudiente".

Mercedes Márquez, quien por primera vez salió de su país a este Encuentro, refirió que la unión de las mujeres es necesaria en la región, donde ser feminista se sigue considerando un pecado, "para cambiar el destino de nuestros países porque sin mujeres no hay democracia", reiteró categórica.

A través de la lucha feminista, dijo, "nosotras perseguimos la igualdad, la inclusión, la complementariedad para poder tomar el espacio de los que nos han echado. Antes decían: atrás de un hombre una buena mujer, ahora decimos a lado de una mujer un buen hombre".

Rumbo al Eje Central, las voces de las feministas que en desde los distintos contingentes exigieron la restitución de sus derechos, alzaban la voz con entusiasmo: ¡Vamos arriba, vamos abajo, que el patriarcado se vaya al carajo!

En tanto, María Eugenia Delgadillo, de la organización feminista Axayacatl, de Nicaragua, señaló a Cimacnoticias que las mujeres latinoamericanas seguirán demando justicia, el respeto a sus garantías, la igualdad de oportunidades y en el caso de su país: la despenalización del aborto terapéutico.

La feminista nicaragüense manifestó que al termino del XI Encuentro Feminista, en México se crearon comisiones que coordinaran el trabajo de las mujeres en la región para respaldar de manera solidaria las demandas de todas, mientras en dos o tres años se vuelven a encontrar en Colombia, próxima sede de las latinoamericanas y caribeñas.

Pues las mujeres de la región, debido al patriarcado, padecen "realidades muy similares, se violentan nuestros derechos, no estamos en los espacios de poder, queremos equidad, que se nos escuche y se cumplan las demandas que planteamos en los espacios políticos", como la violencia hacia las mujeres que en 2008 cobró la vida de 78 mujeres y en lo que va de este van 17 mujeres asesinadas.

Ante este panorama, María Eugenia Delgadillo destacó la importancia de que las feministas "caminemos juntas, como ahora en este encuentro, para denunciar problemas como la violencia, un problema social, no solo de las mujeres".

Con ella coincidió Noelia Lacairo, de 20 años de edad, integrante de la Corriente Joven Feminista, de Nicaragua, quien señaló que en espacios como este Encuentro, que concluyó hoy con la protesta en las calles de la capital, permiten compartir experiencias y "luchas comunes" para generar agendas globales que permitan seguir avanzando.

Frente al Palacio de Bellas Artes, las feministas sentadas o de pie, divididas por contingentes, razas, edades, orientación sexual, distintas todas, pero unidas por la convicción de que juntas podrán alcanzar la anhelada equidad entre mujeres y hombres, concluyeron la marcha por la capital, con la que también culminó el XI Encuentro Feminista de América Latina y del Caribe.

09/GCJ/GG