Desde 1990 operan los "albergues" infantiles de Iglesia Cristiana

INFANCIA
   Red de maltrato y desaparición prosperó con rapidez
Desde 1990 operan los "albergues" infantiles de Iglesia Cristiana
Por: Nasheli Arrellano
CIMAC | México DF.- 18/03/2009

Alicia Leal, integrante de la organización Alternativas Pacíficas, denunció la desaparición de tres niñas en el estado de Nuevo León, casos vinculados con la Iglesia Cristiana Restaurada, cuyos integrantes Jorge Erdely Graham y Sergio Humberto Canavati, que también se vinculan de manera repetida con los albergues de Casitas del Sur y Casita de Cancún.

En conferencia de prensa en las instalaciones de la Red por los Derechos de la Infancia, Leal expuso la experiencia de Brenda, la niña que escapó del albergue de Nuevo León y denunció cómo aislaban a los menores de edad en cuartos oscuros, cómo les pegaban con una vara, y además les suministraban medicamentos, un rasgo similar al de Casitas del Sur donde en el último cateo se encontraron psicotrópicos.

La red de maltrato infantil prosperó con rapidez, señalan testimonios. El primer albergue que se abrió fue en 1990, administrado por su hermana Ana Erdely en San Luis Potosí, mientras en Cancún el albergue La Casita fue construido en un terreno que vendió Miguel Ángel Rascón, quien después fue acusado de abuso sexual y encarcelado, "por inventos" de Yolanda Campos, con la finalidad de no perder el terreno y continuar administrando el albergue.

La relación que han mantenido Sergio Canavati, Jorge Erdely y Yolanda Campos ha dado frutos, entre los albergues donde la iglesia Cristiana Restaurada opera bajo el discurso de rescatar a las y los niños para darles una educación cristiana y una vida "digna" se encuentran los de Coahuila, Veracruz y Querétaro.

En este sentido, Verónica Acacio denunció las prácticas religiosas que la iglesia Cristiana Restaurada realizaba en las zonas marginadas de Cancún, con familias vulnerables y los acontecimientos del 2005 en el albergue La Casita, donde Yolanda Campos ayudaba al adoctrinamiento y desaparición de menores de edad.

En el cateo del 2005 al albergue donde se suponía había 180 niñas y niños, faltaban once, pero sólo se presentó la denuncia de tres y dos demandas no procedieron. Yolanda Campos y Patricia Seoane, encargadas del albergue, fueron detenidas y encarceladas por un lapso de cinco meses.

Frente a estos acontecimientos y como una de las medidas de acción, diversas Organizaciones No Gubernamentales trabajan para dar apoyo psicológico a las madres y padres de las niñas y los niños desaparecidos.

09/NA/LAG/GG