Medicina tradicional en Hospital de Cuetzalan disminuye MM

Mortalidad Materna
   Modelo de atención será estudiado por Universidad de NY
Medicina tradicional en Hospital de Cuetzalan disminuye MM
Por: Kara Castillo/corresponsal
CIMAC | Puebla, Pue..- 23/01/2009

Gracias a la incorporación de parteras indígenas y chamanes tradicionales como agentes de salud, el Hospital Integral de Cuetzalan con Medicina Tradicional logró disminuir súbitamente a índice cero la muerte materna (MM).

El favorable hecho será estudiado por la Universidad de Nueva York, mediante un acuerdo académico entre la Universidad Popular Autónoma de Puebla (UPAEP) y, probablemente, la Secretaría de Salud.

Juan Manuel Tetitla Munive, coordinador Estatal de Investigación y Coordinador de Internado de pregrado en los Servicios de Salud del Estado de Puebla, y docente en la UPAEP, trabajará en coordinación con Yumari Ruiz, coordinadora académica en la Universidad de Nueva York en el seguimiento del desarrollo de la Interculturalidad en el hospital integral con medicina tradicional de Cuetzalan, Puebla.

Aunque en Puebla actualmente funcionan 5 hospitales integrales con medicina tradicional: Cuetzalan, Ayotoxco, Huehuetla, Coxcatlán y Tulcingo del Valle, con un modelo médico que consiste en desarrollar un espacio donde exista la medicina alópata y la tradicional, otorgados por terapeutas tradicionales especialistas en herbolaria, Cuetzalan ha constituido el modelo más exitoso pues, por ejemplo, después de 8 años de aplicación, las muertes maternas desaparecieron en un municipio que despuntaba en las estadísticas por sus elevadas tasas.

INTERÉS DE LA UNIVERSIDAD DE NY

Tetitla Munive asegura que uno de los intereses que despertaron este acercamiento por parte de la universidad americana fue el esfuerzo que se hacía para repatriar a Puebla los cadáveres de personas originarias de esta entidad, pero que habían muerto en Estados Unidos. El interés por la vida, la muerte, los ritos mortuorios, la concepción del cuerpo, el espíritu y la salud en este estado son desde entonces parte del esfuerzo académico de la Universidad neoyorquina, considerada entre las mejores y más prestigiosas instituciones de investigación de Estados Unidos.

Entre sus egresadas y egresados se registran 23 Premios Nobel, 9 ganadores de la National Medal of Science, 12 Premios Pulitzer, 19 Premios de la Academia (más que ninguna otra universidad del mundo) y muchos becarios de las fundaciones MacArthur y Guggenheim.

Antonella Fagetti, antropóloga investigadora del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades apuntó que en la medicina tradicional se condensan el pensamiento empírico/racional/lógico y el pensamiento mágico/simbólico/mitológico que distinguen a las prácticas terapéuticas, desde las propiedades curativas de las plantas hasta los complejos rituales terapéuticos.

"Es increíble cómo un elemento que conforma la medicina tradicional ocupa un lugar específico dentro del sistema, es decir, tiene una función propia que remite a la etiología de las enfermedades y a los principios de su curación", dice.

Aunque el protocolo está terminado, el acuerdo entre las entidades de salud e investigación podría firmarse en los próximos meses. Este proyecto surgió en respuesta a la necesidad de comprender programas enfocados a fomentar la interrelación oficial entre distintas culturas médicas se materializan al nivel local.

A pesar que la medicina tradicional ha ganado legitimidad sin precedente al nivel nacional e internacional, ha habido pocas investigaciones a profundidad acerca de cómo se están traduciendo las políticas interculturales en proyectos concretos y actuales.


ALOPATÍA Y TRADICIÓN

Esta investigación pretende ofrecer una mirada profunda a los avances que se han logrado en el cuidado de embarazadas y neonatales como resultado de los vínculos entre los servicios de salud y las parteras, al igual a delinear las tensiones que persisten en esta relación.

Para Tetitla la medicina tradicional ha resuelto exitosamente desde siempre muchos de los problemas de salud de personas de todas las edades y sigue hoy en día atendiéndolas.

"Curanderos, chamanes y parteras se han entregado a la labor de brindar salud y bienestar. La importancia de su trabajo es indiscutible y cautamente ésta ha sido reconocida por el estado que ha implementado nuevas políticas de salud que toman en cuenta su gran labor", dijo.

"En las últimas décadas no sólo se han construido casas de salud, clínicas y hospitales para dar atención a la población de escasos recursos que habita las localidades más alejadas de las cabeceras municipales en todos los estado del país, capitalizando esta riqueza que ahora será compartida con nuestros hermanos norteamericanos", afirmó.

09/KC/GG