Necesitamos reflexionar qué es ser periodista: Ileana Alamilla

LIBERTAD DE EXPRESIÓN
   Crimen organizado, nuevo censor de la libertad de expresión
Necesitamos reflexionar qué es ser periodista: Ileana Alamilla
Por: Redaccion
CIMAC/Cerigua | Guatemala, Guat..- 03/12/2008

Es necesario reflexionar sobre qué es ser periodista, una actividad profesional que se encuentra vulnerada de muchas maneras, lo que se expresa en la grave situación de comunicadoras y comunicadores, afirma la periodista Ileana Alamilla, directora de la Agencia Cerigua.

En su columna Eclipse, publicada en Prensa Libre, la periodista abordó el tema de la condición de las y los periodistas, con motivo del Día del Periodista en Guatemala, que se celebra cada 30 de noviembre.

Alamilla señaló que la globalización del crimen organizado se presenta como un enorme valladar en las coberturas informativas o en el tratamiento de los temas; "estamos cercados por los nuevos censores de la libertad de expresión, constituidos por esos poderes paralelos, que con sus enormes fortunas y poder tejen sus redes en todos los ámbitos, convirtiéndose en verdugos de nuestras libertades".

La columnista subrayó que esta situación lleva a las y los periodistas a enfrentarse al dilema de atender la responsabilidad como profesionales, de dar cobertura a los hechos noticiosos o ignorarlos, para proteger sus vidas y las de sus familias.

Alamilla recordó que en el pasado se vivieron coyunturas similares, donde los acontecimientos más importantes no fueron dados a conocer por las y los periodistas, debido a los riesgos que implicaban y aunque hubo excepciones, muchos de ellos pagaron con su vida esa valentía.

Asimismo, se refirió a que ejercer el periodismo requiere de una constante preparación; es indispensable revisar si efectivamente hay vocación para ello, para poder enfrentar los retos constantes, que incluyen principios y valores, indispensables no sólo para vencer tentaciones, sino para evitar que se violenten los derechos humanos, se falte el respeto y se mancille la dignidad de los demás.

La comunicación y el ejercicio periodístico tienen que estar impregnados de valores y de ética, que deben regir la vida cotidiana de quienes hemos escogido esta profesión, que sin duda ejerce una gran influencia en la sociedad, concluyó Alamilla.

08/GG