Leyes y enfoque economicista detienen adecuada gestión del agua

   Concluyó Foro ¿Nuevas políticas del agua?
Leyes y enfoque economicista detienen adecuada gestión del agua
Por: Sandra Torres Pastrana
CIMAC | México DF.- 01/12/2008

La privatización y la mercantilización del agua y las nuevas oportunidades para el manejo de este recurso, con miras a la justicia social, al manejo sustentable, así como la importancia de la perspectiva de género en torno al recurso hídrico fueron los temas fundamentales tratados durante tres días en el Foro "Cambios políticos en Latinoamérica, ¿Nuevas políticas del agua?

El Foro, llevado a cabo en la Ciudad de México del 26 al 28 de noviembre pasado y convocado por la Fundación Heinrich Böll Stifting, reunió alrededor de 100 expertas y expertos de 19 países, los cuales intercambiaron perspectivas sobre los desafíos y oportunidades para mejorar las políticas del agua en América Latina, además las formas de financiamiento y los marcos legales.

Este encuentro fue realizado cuatro meses antes del Foro Mundial del Agua, que se llevará a cabo en Estambul, Turquía, por lo cual los convocantes consideraron importante que los gobiernos, la sociedad civil y la academia debatan y propongan una agenda para mejorar la gestión del agua.

Durante las reflexiones y conclusiones del Foro se dieron a conocer, entre otras cosas, la participación social, sustentabilidad, marcos legales y financiamiento para un manejo más justo y democrático del agua.

LOS OBSTÁCULOS

Con respecto a los obstáculos para una gestión democrática del agua, se señaló el predominio del enfoque economicista, la mercantilización del agua como una tendencia mundial, soluciones muy focales y no integrales, exclusión de la participación social, así como leyes manipuladas por la lógica capitalista, ausencia de actitudes críticas al gobierno, autocríticas hacia la sociedad, abuso de poder y desmovilización social por temor y falta de expectativas.

Sobre las conclusiones referentes a la relevancia de los marcos legales e instituciones para generar mejores políticas del agua se señaló que éstos sirven como herramienta para mitigar el impacto de los tratados de libre comercio, limita la viabilidad de inversión extranjera en los países desde la perspectiva de las empresas transnacionales, colocan en la agenda y visibilizan la problemática, convierten el agua en un elemento más relevante.

En cuanto a las condiciones y consideraciones básicas para el funcionamiento de los marcos legales e institucionales para las políticas del agua, se destacó que se tienen relevancia a medida que respondan a la realidad sociocultural, el surgimiento de un diálogo de saberes, una visión holística que considere el agua dentro de su entorno natural, y no como un recurso que se obtiene de al abrir el grifo.

Además, se necesita reforzar la institucionalidad, especialmente en el contexto latinoamericano e ir más allá, hacia cambios de los paradigmas en las instituciones.

Por otro lado, sobre el financiamiento para un manejo más justo y democrático del agua, se destacó que el acceso equitativo del agua no necesariamente está ligado al financiamiento, pero no es irrelevante cómo y en dónde se invierte, además de cambiar las políticas macro y adoptar un enfoque de justicia social e implementar un plan de prioridades ligadas a la equidad.

Se considero necesaria la intervención estatal, subsidios, préstamos públicos y subsidios cruzados, así como financiamiento que incluya la recuperación ecológica de las cuencas para incrementar la cantidad y calidad del agua, poniendo atención a quién diseña las políticas, entre otras.

HACIA LA PRÁCTICA DEMOCRÁTICA

En cuanto a los elementos que se requieren para pasar del marco legal a la práctica democrática, se dijo se requiere de voluntad política, capacitación a funcionarios, recursos para implementar y promover la participación ciudadana mediante vehículos y herramientas de presión social a las autoridades, así como el respeto a los procesos sociales y culturales en el manejo del agua y la revisión de programas educación en todos los niveles que promuevan una visión democrática.

Por su parte, Ingrid Spiller, coordinadora regional de la Fundación Heinrich Böll, para México, Centroamérica y El Caribe, consideró que el foro fue un encuentro donde se pudo analizar y conocer los casos de los países de Latinoamérica que tienen cambios políticos en sus políticas del agua con mucha profundidad para determinar los puntos clave en los cuales trabajar.

Destacó Spiller que el debate y la participación activa de la sociedad llevará a la democracia y nuevas políticas de agua, para proteger y cuestionar el agua, como un bien común.

También consideró importante la relación entre los movimientos sociales y la obligación del gobierno, e indicó que los países con un cambio político necesitan un acompañamiento integral no solo en las leyes de agua sino en todas, tanto de las empresas, de capital y sociedad civil.

Finalmente la coordinadora regional de la Fundación Heinrich Böll, para México, Centroamérica y El Caribe, dijo que el foro fue un impulso muy fuerte para seguir trabajando por una política neutral, sustentable y democrática del agua.
08/STP/GG