Rompiendo el silencio

Interrupción Legal del Embarazo en México
   Abortar no es un deporte
Rompiendo el silencio
Por: Leticia Puente Beresford/corresponsal
CIMAC | Nueva York.- 26/08/2008

Soy católica y cuando aborté mi vida, gracias a Dios, no corrió peligro alguno. Tome esa decisión con todo y que en ese entonces, en México, estaba penado por la ley.

Lo hice. Fue mi decisión y sobreviví. No así, le ocurrió a Lidia, una amiga. Ella murió desangrándose, porque no tuvo para pagar los servicios médicos.

Hoy, que el aborto en la Ciudad de México es legal, grupos contracorriente y opiniones personales, sobre todo de hombres, están buscando que las mujeres corran la misma suerte que mi amiga.

Que mujeres mueran, por el sólo hecho de tomar la decisión de abortar. Como si el optar por practicarse un aborto, fuera una cosa simple.

Para tomar esa decisión, uno pasa por un sin fin de pensamientos encontrados. Pero al final de cuentas, la decisión la toma una y nada más.

La obligación del gobierno, es la de brindar todo tipo de facilidades para que, la práctica del aborto sea ejecutada con toda la atención médica que esto implica y, además, gratuita. Yo, opté por abortar, por ser una decisión que así competía a mi vida, mas no lo hice por deporte.

Luego, entonces, es necesario y urgente que las mujeres rompamos el silencio y no permitamos que este derecho a decidir, hoy otorgado por la ley, nos sea arrebatado.

Allá, en la Ciudad de México, sólo se cuenta con 14 clínicas. No son suficientes para brindar atención a las mujeres solicitantes de un aborto. Ahora, es el momento de luchar por más.

En tanto, aquí, en Nueva York, se cuenta con cerca de 200 clínicas, más las facilidades médicas privadas.

Aquí, el derecho a decidir a abortar de las mujeres está más que protegido. Tan sólo en el 2006 se realizaron 90 mil 157 abortos, se estima que se realizan 250 abortos al día.

Así, la vida de las mujeres no corre peligro. Su derecho a decidir y su vida están protegidos por la ley. Repito, abortar no es un deporte. Es la alternativa médica que toda mujer tiene derecho a acceder cuando decide abortar un embarazo no planeado.

08/LP/CV