Libros, armas para que las mujeres luchen por la equidad: Paloma Saenz

   Promueve el remate "Salva un libro, no lo dejes"
Libros, armas para que las mujeres luchen por la equidad: Paloma Saenz
Por: Guadalupe Cruz Jaimes
CIMAC | México DF.- 25/06/2008

Con la certeza de que leer otorga a las personas la libertad y armas para defenderse en la vida, la Secretaría de Cultura del Distrito Federal lleva a cabo desde el 24 y hasta el 29 de junio el segundo remate de bodegas de libros "Salva un libro, no lo dejes", en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México.

De las 11:00 a las 19:00 horas están a la venta libros de distintos géneros literarios, a precios bajos, explica a Cimacnoticias la iniciadora de esta iniciativa, Paloma Sáenz, coordinadora de Fomento a la Lectura de la Secretaría de Cultura capitalina.

Para Sáenz, promotora de la lectura en las calles, Sistema de transporte colectivo Metro y hasta hospitales de esta ciudad, el objetivo de este gran remate es acercar las letras a mujeres y hombres, darles la oportunidad de disfrutar de un libro a precios accesibles.

En entrevista telefónica con Cimacnoticias, mencionó que con la compra de cada texto, esos manuscritos se salvan de ser triturados como ocurre con millones de ejemplares en el mundo, ya que si no se venden en las ofertas "siguen siendo agentes fiscales y a las editoriales no se les permite la donación y deciden destruirlos".

Paloma Sáenz dice estar consciente de que fomentar la lectura en nuestro país es una tarea difícil porque la gente no está preparada para acceder a los libros ni económica y culturalmente. Además, de que en las escuelas no promueve la lectura por placer, sino por obligación.

PLACER, NO OBLIGACIÓN

Paloma, quien se define como amante de las letras, recalcó que leer un buen texto puede ser placentero y divertido, por ello "pensamos en acercar a las y los capitalinos las letras, en una ciudad donde el traslado es tan tardado de un lugar a otro".

Por ello buscó esos espacios para allegar la lectura a mujeres y hombres, transeúntes de esta urbe. La iniciativa se concretó en seis programas: "El Metro de boleto" en la línea 3 de este transporte colectivo, que presta a las y los usuarios una antología de textos breves: cuento, relato, poesía. También están los "Libro-clubes" y 400 bibliotecas de lectura en la Ciudad de México que prestan textos al público en general.

Con el propósito de que las y los capitalinos "tropiecen con los libros", se organizan tianguis y ferias de libros al aire libre, que siempre van acompañadas de música, conferencias, performance, poesía en voz alta y cada editorial obsequia un texto a los futuros lectores.

Para las personas más jóvenes e inquietas, el proyecto de fomento a la lectura, que encabeza Paloma Sáenz, les llega hasta las aulas en las preparatorias del Gobierno del Distrito Federal: "Las letras en rebeldía", textos provocadores "para que conozcan otro tipo de lecturas y no sólo los clásicos que les asignan en los programas de educación media superior", refirió.

El Programa de fomento también se pensó para beneficiar a las y los policías capitalinos, con "Las letras en guardia", programa de textos que responden a los intereses de este sector. Setecientos elementos de seguridad pública ya se benefician de la iniciativa.

"Sana, sana leyendo una plana" es una más de las maneras en que la lectura llega a la ciudadanía, incluso a quienes están en los hospitales. En 5 hospitales generales capitalino "pasa un carrito ofreciendo diferentes manuscritos, todos muy cortos de cuentos y poesía, sobre todo", informó la promotora cultural.

Por último y pensando en quienes tienen una limitación física para leer, personas ciegas y débiles visuales, hay una "Luz de Letras", programa de lecturas en voz alta.

RECURSOS

Para consolidar este proyecto y llevarlo a cabo de manera exitosa, se necesita dinero, el cual nunca es suficiente, afirmó la coordinadora de Fomento a la Lectura de la Secretaría de Cultura del Distrito Federal. Y no todos los gobiernos nos sensibles a este tipo de cuestiones, pero "por suerte" el gobierno actual, lo es, lo que permitió que desde 2007 estas acciones se lleven a cabo esta ciudad.

El fomento a la lectura, a través de cada uno de los programas, tiene la finalidad de brindar "una oportunidad para disfrutar este ejercicio que "nos hace más libres", dice.

Segura de que estos programas darán frutos a largo plazo, capaces de transformar la realidad de nuestro país, señala que esta tarea, en lo particular cambiará la perspectiva de mujeres y hombres, que tengan en sus manos "un buen libro".

"En un principio leer te abre muchos mundos, espacios, te permite viajar, conocer gente nueva, te hace mucho más libre, señala. Si queremos un país que avance tenemos que leer, porque la lectura te da armas para defenderte en la vida".

Y con este trabajo, reflexiona Paloma Sáenz, "todos los días tengo una satisfacción enorme".

Recuerda que el año pasado, mientras estaba supervisando en el Metro el Programa, "una señora se acercó a tomar un libro y le preguntó a la señorita del stand: ¿a quién se le ocurrió esto? Y ella me señaló. De inmediato, la señora se acercó a mí y me dio un abrazo, agradecida porque me dijo que hacia mucho tiempo que nadie confiaba en ella".

LIBROS POR LA EQUIDAD

Según mi experiencia, afirma Paloma, las mujeres leen más literatura, sobre todo la relacionada con la problemática femenina, mientras que los hombres prefieren textos más técnicos. Pero las autoras aún son víctimas de discriminación, a nivel mundial, ya que las editoriales aún prefieren publicar textos de hombres.

Sin embargo, considera que esta tendencia se está revirtiendo y cada vez más las autoras, la mayoría poetas, están ganando espacios.

La coordinadora de Fomento a la lectura aporta su "granito de arena" para que esta brecha de desigualdad, se aminore. Ejemplo de ello es que en el Metro de boleto procura que al menos tres textos de mujeres se incluyan en cada antología.

08/GCJ/GG/CV