Catea PFP radio comunitaria Tierra y Libertad, en Monterrey

LIBERTAD DE EXPRESIÓN
   Confiscan equipo y MP cita a declarar al encargado
Catea PFP radio comunitaria Tierra y Libertad, en Monterrey
Por: Redaccion
CIMAC | México DF.- 10/06/2008

El viernes 6 de junio del 2008 a las 7:20 horas, un contingente de más de cien agentes de la Policía Federal Preventiva (PFP) con armas de alto poder irrumpió con violencia en el local de la Radio Comunitaria Tierra y Libertad, al poniente de la ciudad de Monterrey, Nuevo León.

Apenas, cinco minutos antes acababa de terminar el Programa Los Pequeños Locutores, espacio para la participación de los niños de la comunidad cuando las puertas del local y la cabina fueron abiertas a mazazos, denuncia en un comunicado la organización Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos AC (CADHAC), difundido por Cencos.

La acción contra las instalaciones de la radio comunitaria, perteneciente a la Asociación Civil Tierra y Libertad, creada en 1973 y ubicada también en Monterrey, Nuevo León, fue encabezada por un Agente del Ministerio Público Federal y personal de la Delegación de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), quienes se justificaron con una orden de cateo expedida el 4 de junio del año en curso por la Jueza Cuarta de Distrito Penal.

En ese momento sólo se encontraban en la radio el doctor Héctor Camero Haro, nombrado responsable de la Radio y de la Asociación, y las colaboradoras Esther Cardozo y Marisela Staines. Pero en minutos la gente de la comunidad empezó a reunirse, hasta contar varios cientos de personas que repudiaron a viva voz el descomunal despliegue represivo.

Los agentes de la PFP bloquearon el acceso de la calle donde se encuentra la Radio Comunitaria. Durante tres horas escucharon las protestas de la comunidad y de las organizaciones solidarias que comenzaron a llegar. Finalmente, incautaron el equipo de radio (transmisor, fuente de poder, consola, computadora, pantalla, micrófonos, etc.).

Héctor Camero fue citado a declarar el próximo viernes 13 de junio a las 12:00 horas ante el Ministerio Público Federal, por lo se teme por su situación legal.

Ante los hechos, CADHAC inició una acción urgente para solicitar a las autoridades federales y locales actúen a favor de la ley y los derechos humanos, a la cual se han sumado diversas organizaciones.

Las organizaciones llaman a las autoridades a garantizar la seguridad e integridad física, emocional y jurídica del doctor Héctor Camero Haro y del equipo de colaboradores de la Radio Tierra y Libertad, así como a no utilizar la vía penal para la resolución de permisos administrativos.

Y les solicitan que se establezcan las medidas necesarias para el pleno acceso de la ciudadanía al Derecho a la libre expresión, así como al Derecho a la información, según lo descrito en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y los tratados internacionales suscritos por México.

LA RADIODIFUSORA

La asociación civil Tierra y Libertad solicitó al Delegado estatal de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) su voluntad de registrarse legalmente. Sin embargo, el proceso de registro no continuó por el "obstáculo insalvable" de que no existe una legislación que incorpore o proteja a las radios comunitarias en el país.

Se acogió entonces a los principios del Artículo 6º constitucional, 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y al Artículo 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, de los que México es parte, por los cuales el Gobierno mexicano no sólo se compromete a respetar el derecho de libre expresión, sino a permitir la libre difusión de las ideas por el medio que mejor convenga a la ciudadanía.

Así, con escasos recursos, la Radio Comunitaria Tierra y Libertad organizó una programación para atender las múltiples necesidades de los sectores de población pobre, explica el comunicado, y se transmite desde 2001, de lunes a viernes de las 8:00 horas a las 23:00 horas.

Tiene espacios en su programación dedicados a la asesoría laboral, la seguridad de los trabajadores, la defensa de los derechos de las mujeres, niñas, niños y personas de la tercera edad, a la promoción de la salud, la cultura y el deporte de masas, la promoción general de los Derechos Humanos y en particular del derecho de libre expresión a través de la práctica de la comunicación radiofónica popular, señala el comunicado.

08/GG