Lydia Cacho en Puebla

Especial - Caso Lydia Cacho
   En defensa de la libertad y contra la tiranía
Lydia Cacho en Puebla
Por: Adriana Monroy/corresponsal
CIMAC | Puebla, Puebla.- 07/04/2008

La cultura de la denuncia es un peligro en este país, por lo que la batalla no consiste en derrocar a un pequeño tirano poblano, sino hacer un mapa claro de los alcances de la colusión entre los poderes políticos, empresariales y criminales, señaló Lydia Cacho durante la presentación en la capital poblana de su libro "Memorias de una Infamia".

A pesar de la falta de difusión y bloqueo para la promoción de la presentación Lydia Cacho estuvo presente en el zócalo de la capital poblana ante más de 500 personas.

Durante el evento, las periodistas Carmen Aristegui, Sanjuana Martínez –Premio Ortega y Gasset del periódico español El País-- y académicos como María Eugenia Sánchez Díaz de Rivera (UIA) Julio Glockner (BUAP) y Lorenzo Córdova (UNAM) coincidieron en señalar que la libertad es un derecho en nuestro país y exhortaron al público que asistió a continuar luchando por alcanzar un México mejor.

Antes, en conferencia de prensa, Lydia Cacho advirtió que el caso Cacho-Marín sigue vigente ya que aún falta la resolución de los acuerdos internacionales y agradeció a los medios poblanos por continuar informando sobre este problema.

Ya en el zócalo de Puebla de los Ángeles señaló que la diferencia entre el gobernador Marín y sus cómplices y quienes estamos aquí y en todo el país, dijo, "rebelándose contra la violencia y la corrupción", está en que ellos defienden su pequeño y pasajero poder y nosotros, ellos y ellas continuarán defendiendo la libertad, seguirán en busca de un país en donde sus hijas e hijos puedan crecer felices no sometidos a la desconfianza, pobreza y violencia.

Un país, agregó, donde no desaparezcan 16 mil niñas al año para ser compradas y vendidas por los tratantes de personas, donde las y los periodistas no tengan que jugarse la vida y el sustento por hacer un trabajo digno.

No nos vamos a detener, dijo enfática Lydia Cacho, la conspiración por la paz y la justicia apenas comienza. Y sostuvo que su caso se ha convertido en una linterna que arroja luz sobre la obscura realidad de los alcances de la colisión entre los poderes políticos, empresariales y criminales en México.

Fue recibida por más de 500 personas, quienes la vitorearon y gritaban consignas en contra del gobernador Mario Marín Torres y el sistema judicial del país, la escritora de Los Demonios del Edén, editado por la casa Grijalva, dijo que regresaba a Puebla por primera vez sin el miedo a cuestas, sin escoltas, sin autos blindados.

"Regreso a dar las gracias a quienes se rebelaron contra un gobernador tirano en diciembre de 2006", señaló.

MÉXICO, NUEVA TAILANDIA

En su momento el investigador de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), Julio Glockner manifestó que el principal mérito de Lydia Cacho es que sacó a la luz pública las redes de pederastas que existen en el país: "Los ataques que han ocurrido contra la escritora no son por cuestiones personales, sino que es una dinámica que hay en general contra los defensores de los derechos humanos".

Por esa razón, indicó el antropólogo, es fundamental reconocer la labor de ésta periodista y propuso una consulta ciudadana y entre la comunidad de la BUAP para que esta casa de estudios conceda el doctorado Honoris Causa por su trayectoria en la defensa de los derechos humanos.

Por su parte, la periodista Carmen Aristegui hizo lectura del prologo que escribió para "Memorias de una Infamia" en donde resaltó que México es la nueva Tailandia, ya que tiene un crecimiento espectacular y monstruoso en materia de prostitución, pornografía y trata de personas, con alcances internacionales.

Además, dijo que no cabe duda que Kamel Nacif protege a Jean Succar Kuri tal como lo denunció Lidia en "Los demonios del Eden"y como en febrero de 2006 se difundió en las llamadas telefónicas.

Agregó que los casos de abuso sexual por los que es acusado Jean Succar Kuri no son aislados, ni cometidos por un "viejo sucio" como suele decirle Lydia Cacho, detrás de todo hay una red de prostitución y pornografía infantil que involucra a personajes del mundo político y empresarial del país.

La ex Fiscal Especial para la Atención Especial de Delitos Relacionados con Actos de Violencia contra las Mujeres, adscrita a la Procuraduría General de la República, Alicia Pérez Duarte señaló que Kuri es la cabeza de una red de trata de mujeres, turismo sexual y pederastia que ha operado en Quintana Roo, Baja California, Veracruz, Puebla, Distrito Federal, Puebla, Estado de México y Chiapas, puntualizó Aristegui.

VOCES DE MUJERES Y ORGANIZACIONES CIVILES

Mujeres y representantes de organizaciones civiles en Puebla, presentes en el evento, coincidieron en señalar que la libertad de expresión es relativa, tal es el caso de Catalina Pérez Osorio del Colectivo de Mujeres por la Democracia quien manifestó que no todos los medios en Puebla tienen los mismos tratos con las OSC algunos con gran apertura los reciben, y no responden a la orden de cualquier gobierno, otros ni nos ven ni nos oyen.

Pérez Osorio manifestó que el papel de los medios de comunicación es dejar ver los diferentes puntos de vista: "Construir una democracia significa poder expresarnos libremente".

En su opinión, "la libertad de expresión se ejerce desde todos los ámbitos de la vida pública y privada y los medios tendrían que ser los transmisores de esas inconformidades, protestas y llamadas de atención".

Por su parte, Ma. Elena Bravo Hernández integrante de CASDI (Centro de Asesoría y Desarrollo Integral Campesina) destacó que la gente aún tiene miedo y el caso Lydia Cacho dejó un enojo y desesperanza por la impotencia y la falta de justicia. Ante ello reconoció que la ciudadanía está desorganizada, por lo que se requiere sumar esfuerzos.

Finalmente el antropólogo Víctor González Toledo resaltó que "los poblanos dignos" están ofendidos por las acciones de censura (del gobierno local), por lo que hizo un llamado a tejer redes ente las y los ciudadanos para difundir las acciones y no se borre de la memoria, pues "cuando borras la memoria pierdes libertad".

"A pesar de que por todos los medios se trate de censurar hay acciones, como la que vivió Puebla con la presentación del libro ‘Memorias de una Infamia’, que demuestran que las cosas pueden cambiar".

Al terminar su participación, sin miedo Lydia Cacho cerró lo que dijo fue "un ciclo margo" que inició en 2005.

Aunque para la justicia mexicana el caso puede estar cerrado, el sábado 5 de abril en el zócalo durante la presentación de "Memorias de la Infamia" para la opinión pública quedó claro que el caso de la periodista y escritora que protagonizó el llamado Lydiagate no está cerrado.

RECONOCIMIENTOS

Por lo pronto, un jurado independiente de periodistas de varios países consideró a Lydia cacho merecedora del Premio Mundial de la Libertad de Prensa Unesco-Guillermo Cano, que se entregará en Mozambique el próximo 3 de mayo, informa hoy en la columna Astillero, el periodista Julio Hernández López en el periódico La Jornada.

Con ese premio, establecido en 1997, la Unesco honra la memoria de Guillermo Cano Isaza, director del diario colombiano El Espectador, quien fue asesinado el 17 de diciembre de 1986 por narcotraficantes a causa de que era "un implacable crítico del poder de los señores de la droga colombianos y de su infiltración en el sistema político", señala.

El premio que ahora recibirá Cacho fue entregado en 1999, en Bogotá, al periodista mexicano Jesús Blancornelas y en la ceremonia del 2007 fue asignado a la periodista rusa Anna Politskovskaya.

En la presentación del libro este fin de semana en Puebla, el investigador Julio Glockner postuló a Cacho para que reciba el doctorado Honoris causa de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla por la defensa de la infancia en contra de la pederastia.

08/AM/CV