Afganistán: tercera tasa de muerte materna en el mundo

Mortalidad Materna
   Escasa infraestructura médica y prejuicios religiosos
Afganistán: tercera tasa de muerte materna en el mundo
Por: Redaccion
CIMAC | México DF.- 10/03/2008

Afganistán calcula que la tasa de mortalidad materna (número de madres que mueren al dar a luz) es de mil 600 mujeres por cada 100 mil nacidos vivos, de acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, noviembre de 2002).

En contraste, señala un comunicado de Visión Mundial México, la tasa de muerte materna en los Estados Unidos es de 7 por cada 100 mil (CIA World Factbook 2002).

Por tanto, para las madres afganas, el día 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, es una fecha sin relevancia, ya que su derecho a la salud es nulo, pues muchas de ellas tienen más probabilidades de morir innecesaria y trágicamente que sus homólogas en cualquier otro lugar en el mundo por falta de atención durante el parto.

La falta de atención, hospitales, infecciones y sangrado excesivo han causado el fallecimiento de muchas madres afganas. La tragedia podría evitarse con atención médica, pero fuera de las grandes ciudades como Kabul y Herat hay pocos hospitales y clínicas.

Por ejemplo, en Badghis, la provincia donde se encuentran la mayoría de los proyectos de Visión Mundial, hay un pequeño hospital regional luchando para atender a toda la población de 400 mil habitantes. Aparte del hospital, sólo hay un puñado de clínicas, pero no cuentan con equipo y personal femenino para atención de partos.

Por la lejanía y escasez de instalaciones médicas –ya que puede tomar de varias horas o días llegar al hospital más cercano o clínica-- es casi imposible llegar a un hospital, pues el único medio disponible o asequible de transporte es el burro.

A lo largo de los bordes de las carreteras rurales, no es raro ver a una mujer en parto transportada en un burro hacía el centro médico más cercano. Muchas sangran hasta la muerte luego de haber parido.

La renuencia a buscar ayuda, en caso de que los servicios médicos existan, suelen ser porque la atención es limitada. Por ejemplo, el hospital regional sólo cuenta con dos cirujanos; un obstetra y un ginecólogo para proporcionar atención prenatal, y ningún banco de sangre para ayudar a las mujeres a sobrevivir a la hemorragia posparto.

El siguiente hospital más cercano se sitúa a 152 kilómetros de distancia. Otro problema es la renuencia de las familias a solicitar la asistencia de parto para la madre en un hospital o centro médico.

La dificultad y el costo de acceso es, sin duda, una de las razones. Sin embargo, existe otra causa: Afganistán es conservador, de sociedad patriarcal, donde los maridos son a menudo reticentes a dejar que sus esposas sean examinadas por personal médico masculino, que atiende la mayoría de los servicios médicos. Sólo hay tres mujeres médicos en toda la provincia de Badghis.

Estas razones ayudan a explicar por qué más del 90 por ciento de los recién nacidos afganos nacen en el hogar. Sus nacimientos son atendidos por parteras.

En cuanto a salud reproductiva y planificación familiar, los programas formales son prácticamente inexistentes en Afganistán. En consecuencia, las familias afganas son muy fértiles, normalmente cada matrimonio tiene un promedio de seis a diez hijas e hijos. En muchas zonas hay una resistencia al espaciamiento de los nacimientos, al menos en parte relacionada con una profunda creencia musulmana de que los niños son dados por Dios.

Visión Mundial combate la muerte materna a través de programas de nutrición para mujeres embarazadas y madres lactantes, quienes reciben alimentos nutritivos, mejorando su salud. Las futuras madres también reciben hierro y ácido fólico, que ayuda a evitar el desarrollo de anemia, una de las causas subyacentes de la mortalidad materna y las enfermedades. Además otorga medicamentos de emergencia a disposición de las personas vulnerables, junto con los agentes de salud comunitarios capacitados.

Visión Mundial también prevé construir clínicas para ofrecer servicios médicos, incluida la atención prenatal de una partera certificada disponible en zonas aisladas donde el hospital o la clínica más cercana se encuentra a días de camino.

Afganistán también necesita asistentes de parto y Visión Mundial espera capacitar a 25 jóvenes mujeres para ayudar a reconocer los signos de peligro durante los partos y canalizar a las mujeres a hospitales y clínicas de ayuda antes de que sea demasiado tarde.

Visión Mundial es una organización civil fundada en 1950 y que actualmente tiene presencia en más de 94 países en tres líneas básicas: Desarrollo transformador; Promoción de la Justicia y; Prevención, emergencia y rehabilitación para responder ante desastres y conflictos en las regiones que así lo requieran.

08/GG/CV