Protesta Limeddh por auto de formal prisión contra Dora Ávila

DERECHOS HUMANOS
   Activista por los derechos de las mujeres indígenas de Oaxaca
Protesta Limeddh por auto de formal prisión contra Dora Ávila
Por: Redaccion
CIMAC | Oaxaca, Oax..- 25/02/2008

La Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos (Limeddh) filial Oaxaca emitió una acción urgente (AU-006-2008) por la intimidación y el auto de formal prisión dictado el pasado 17 de febrero contra la activista Dora María Ávila Betancourt.

En el llamamiento, el organismo internacional defensor de los derechos humanos pide que el Estado Mexicano retome la situación de las defensoras y defensores de derechos humanos en Oaxaca, como emergente y grave, pues de lo contrario "no podemos hablar de un Estado democrático comprometido con los derechos humanos", cita el documento.

En segundo lugar piden que se garantice la integridad física, psicológica y jurídica de Ávila Betancourt y se ordene su libertad inmediata en caso de comprobar la ausencia de cargos legales válidos.


En la acción urgente que está dirigida a autoridades de los gobiernos federal y de Oaxaca, la Limeddh-Oaxaca demanda el cese de amenazas de violencia, hostigamiento o de cualquier otra forma de intimidación que menoscabe la dignidad humana de Ávila Betancourt, acusada de haber atentado contra las vías de comunicación en 2006, durante un mitin.


También demandan una investigación independiente, exhaustiva e imparcial en torno a las arbitrariedades en materia jurídica para inculpar a Dora Ávila Betancourt, con el fin de identificar a los responsables y aplicarles las sanciones penales y/o administrativas previstas por la ley.

Y, finalmente, que la Comisión Nacional de Derechos Humanos, con base en sus atribuciones y facultades, actúe en relación a las graves violaciones a los Derechos Humanos que trascienden el ámbito del estado de Oaxaca y son de interés nacional e internacional.


La activista explica que el 7 de febrero pasado, alrededor de las 08:20 horas se dirigía a Juchitán de Zaragoza, municipio ubicado en el istmo de Tehuantepec, para a atender asuntos administrativos del colectivo Comaletzin.

"Me indigné por haberme detenido mediante engaños y le dije que no era ninguna madrecita (como se dirigió a ella), que era una señora; me resultaba claro que ellos ahora me estaban inculpando por los hechos ocurridos en 7 de agosto de 2006", señala el testimonio que Ávila Betancourt presentó ante la Limeddh.

En calidad de detenida fue llevada a las oficinas de la Procuraduría General de la República (PGR) en Matías Romero, donde también estaba detenido el maestro Luis Fernando Canseco Girón. Les informaron que los llevarían al médico para que certificara su estado de salud, pero al salir cambiaron de rumbo hacia Salina Cruz.

"Traté de comunicarme con mi familia para avisarles, sin poder lograrlo; nos retiraron los celulares. Llegamos a Salina Cruz a las oficinas de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI). Prácticamente estábamos incomunicados y nuestra familia nada sabía de nosotros", agrega.

En Matías Romero, el comandante de la AFI informó a sus familiares y a la abogada Lourdes Quevedo que serían llevados a Tehuantepec, donde se encuentra el Centro de Readaptación Social (Cereso); sin embargo, no fueron trasladados a Tehuantepec, de ahí los mandaron al Juzgado VII de Salina Cruz, por lo que la familia alertó a las organizaciones.

La Sección XXII del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) "estaba buscando una liberación negociada", como parte de un acuerdo con la Secretaría de Gobernación, mediante la cual se cancelarían todas las órdenes de aprehensión surgidas durante el conflicto de 2006, apunta Ávila Betancourt.

Después de aproximadamente ocho horas retenidos en la AFI, sin esposarnos ni recluirnos en los separos, fuimos liberados con la advertencia de presentarnos por nuestra propia voluntad ante el Juez del Juzgado VII con sede en Salina Cruz, por lo que tanto Ávila como Betancourt tramitaron un amparo. Sin embargo, el pasado 17 de febrero el juez le dictó auto de formal prisión.

TRABAJO CON MUJERES INDÍGENAS

Durante 22 años, la activista se ha dedicado a trabajar en el rescate y desarrollo cultural y con mujeres indígenas de la región: mixes, mixtecas, chinantecas y zapotecas. Con otros colectivos y Redes ha trabajado en otras regiones siempre con mujeres indígenas y rurales en el fortalecimiento organizativo y la capacitación sobre los derechos de las mujeres a la salud y al desarrollo desde una perspectiva sustentable y equitativa.

Actualmente es integrante del Centro para los Derechos de la Mujer Nääxwiin AC, en donde desempeña labores de asesoría organizativa y de capacitación en un programa de atención a la violencia familiar para mujeres indígenas y un proyecto de salud sexual y reproductiva con jóvenes en su sede ubicada en Matías Romero, Oaxaca.

Pertenece también a un colectivo de educadoras populares, la Coordinación Interregional Feminista Rural, Comaletzin AC y es miembro activa de la Red Nacional de Promotoras y Asesoras Rurales, de la que fue parte del Consejo Coordinador entre 2001 y 2003. Ha participado en otras Redes como la Red Género y Medio Ambiente y la Red de Mujeres Rurales de América Latina y el Caribe.

Para la Limeddh lo sucedido a Dora Ávila Betancourt se suma a la serie de ataques, intimidaciones, difamaciones y persecución en contra de las defensoras y defensores de Derechos Humanos en el estado de Oaxaca, lo que hace evidente el proceso de deterioro de la vigencia de los derechos Humanos.


08/SJE/GG