Otro premio a Raquel Tibol

   Medalla de Oro de Bellas Artes
Otro premio a Raquel Tibol
Por: Redaccion
CIMAC | México, DF.- 20/02/2008

Por su destacada trayectoria profesional y aportaciones en el ámbito artístico-cultural, Raquel Tibol recibió ayer la Medalla de Oro de Bellas Artes, en el Museo Nacional de Arte, ya que durante los últimos 50 años ha desarrollado una importante labor a través de su mirada crítica que la ha llevado a ser una de las voces más relevantes en el arte mexicano y el mundo.

De acuerdo con un comunicado del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) la galardonada señaló, "como todo reconocimiento es una gran emoción y halago recibir esta medalla".

He estado en contacto con el INBA en distintas actividades desde hace más de medio siglo, agregó, y "esta medalla se me da por todo lo que he trabajado desde mi llegada a México, en 1953 hasta la fecha, sobre arte mexicano, que incluye decenas de libros, miles de artículos, muchas conferencias y la curaduría".

Además del respaldo de toda la tarea que he realizado aquí y en República Dominicana, Puerto Rico, Ecuador, Perú y otros países, subrayó.

Tibol recordó que sus primeras colaboraciones con el INBA fueron en un número monográfico de la revista de Bellas Artes donde escribió sobre integración plástica así como su participación en la exposición dedicada al pintor José Clemente Orozco.

"Abarcó todos los pisos del Palacio de Bellas Artes. El montaje estuvo a cargo de Fernando Gamboa y me llamó para que yo hiciera la selección y el orden de las obras, fue una experiencia artística y estética de enorme valor", dijo la galardonada.

La curadora de arte habló de su colaboración en la transformación de la Capilla Alfonsina, en la casa museo de Alfonso Reyes y en el Museo Nacional de Arte, donde tuvo la oportunidad de seleccionar obra, hacer el catálogo y el montaje de una retrospectiva realizada antes de los sismos de 1985.

Con relación a la Secretaría de Educación Pública (SEP) se me encargó la coordinación general del homenaje Tamayo, 70 años de creación que ocupó dos museos; la realización de un concierto sinfónico, con una obra encargada especialmente a Blas Galindo, y la presentación de una función completa de danza a cargo del Ballet Nacional de México, comentó.

Cuenta que cuando Tamayo vio el esfuerzo que hizo el Ballet Nacional por interpretar su obra pictórica al presentar de manera estilizada ciertas danzas populares oaxaqueñas, en la Sala Miguel Covarrubias, ayudó a las y los bailarines a pintar el telón de fondo que es un tesoro y una belleza que tiene ahora la compañía, abunda Tibol.

"Todo lo que se conjuntó en aquella ocasión fue muy grande, porque además se hicieron múltiples publicaciones, un gran catálogo, una antología y una cronología de Tamayo, de modo que fue una revisión y un redescubrimiento de Tamayo", señaló.

Para este evento, recordó que también por primera vez, en la Sala Nacional, la sala Diego Rivera y la sala internacional del Palacio de Bellas Artes fueron dedicadas a los murales del artista y se trajeron murales de Puerto Rico y Estados Unidos.

"He trabajado sobre artistas de otros países pero principalmente sobre artistas que han venido a México como el panameño Trujillo y el nicaragüense Armando Morales", agregó.

EL ARTE DE CRITICAR EL ARTE

Raquel Tibol es una de las voces más autorizadas en el arte en México y el mundo. Coleccionistas, especialistas, historiadores de arte, directores de museos, la consideran no una de las críticas de arte, sino "la crítica".

Tibol nació en Argentina, el 14 de diciembre de 1923, pero se naturalizó mexicana en 1961. A los 29 años se fue a vivir a Chile, donde conoció a Diego Rivera, durante un Congreso Continental de Cultura organizado por Pablo Neruda en 1953. Fue la cercanía a Neruda lo que la ayudó para que en mayo del mismo año llegara a México.

Desde ese año a la fecha ha colaborado en periódicos y revistas como Excélsior, La Jornada, Proceso, Hoy, Sucesos, Mañana, Política, Siempre!, Historia y Sociedad, Revista de Bellas Artes, México en el Arte y Artes de México, entre otras, según información de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), que recientemente la nombró honoris causa.

De igual manera participó durante muchos años en programas de artes plásticas en canales culturales de televisión y diversas estaciones de radio, como Radio Universidad, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Tibol ha curado exposiciones y preparado catálogos en México y en otros países. En esta tarea, la periodista ha conceptualizado, dirigido y montado diversas exposiciones, como la muestra itinerante de pintura y gráfica de Rufino Tamayo por Moscú, Oslo, Leningrado y Berlín, así como el Homenaje a Emiliano Zapata y el dedicado a Leopoldo Méndez, entre otras.

Además cuenta con más de 40 libros publicados, todos sobre la historia del arte moderno, entre los que se encuentran: Frida Kahlo: crónica, testimonios y aproximaciones; Diego Rivera: arte y política; Veinte años del Taller de Gráfica Popular; Siqueiros, introductor de realidades; Arturo Estrada y sus caminos en el arte mexicano; Fernando González Gortázar: arte, espacio, urbe, comunidad.

También, Frida Kahlo, una vida para el arte; Luis Nishizawa: realismo, expresionismo, abstracción y Gráficas y Neográficas en México, y José Chávez Morado: imágenes de identidad mexicana, por mencionar algunos.

Su pluma le ha causado desencuentros y encuentros entre sus amigos artistas. Ejemplo de ello es lo comentado por José Luis Cuevas, quien en su columna Cuevario, publicada en noviembre del 2005, en el periódico El Universal, señala:

"Con Raquel Tibol no sabe uno a qué atenerse. Por momentos se comporta como una amiga incondicional, pero cuando uno menos se lo espera lanza un zarpazo. La relación con ella oscila entre el afecto y el rechazo.

"Hace unas semanas llegó a mis manos una grabación en la que Raquel es entrevistada por Humberto Mussacchio. Cuando éste le pregunta sobre quién es a su juicio el mejor escultor de México, ella contesta que ‘sin duda es José Luis Cuevas’, y argumenta su juicio de una manera convincente", relata el artista en su columna.

Unas semanas después, continúa Cuevas, en un programa que me dedicó el Canal 11 con motivo del matrimonio que llevamos a cabo Beatriz del Carmen y yo en un set de ese canal televisivo, Raquel arremete contra mí en su primera intervención, para después retractarse y elogiar mi trayectoria artística. ¿En qué quedamos? ¿Me quiere o no me quiere?

08/GT/GG/CV