A más anticoncepción, menos abortos y embarazos no deseados

Derechos Sexuales y Reproductivos
   Falta investigación sobre incidencia de aborto legal
A más anticoncepción, menos abortos y embarazos no deseados
Por: Hypatia Velasco Ramírez
CIMAC | México, DF.- 18/02/2008

La información sobre los niveles y tendencias del aborto pueden sustentar investigaciones y políticas que afectan la salud materna y reproductiva, pero la incidencia del aborto legal no ha sido evaluada en cerca de una década.

No obstante, señala la revista Family Planning Perspectives en su volumen 33, número 3, de septiembre de 2007, en décadas recientes el aborto ha recibido una considerable atención, y su legalidad y disponibilidad han generado grandes controversias.

Y en aquellos países donde el aborto no es un tema a discutir, la anticoncepción es usualmente menos cara y representa un medio poco impuesto para evitar los embarazos no deseados, indica la publicación en su artículo titulado Legal Abortion Worlwide: Incidence and Recent Trends.

La información precisa sobre los niveles y tendencias del aborto puede ayudar a los donantes de recursos, a los encargados de realizar las políticas y a los planificadores de los programas gubernamentales a evaluar el grado en el que las mujeres experimentan embarazos no deseados y así facilitar el desarrollo de políticas y programas que respondan a la "desconocida" necesidad de contar con servicios de anticoncepción efectiva.

Pero las últimas evaluaciones sobre los niveles de aborto en diferentes países donde éste es legal, en términos generales, se realizaron aproximadamente hace una década, específicamente a finales de los años 90, apunta el artículo.

Para la segunda mitad de la década de los 90, los índices de aborto se habían reducido en muchas partes del mundo, ya sea por su prevalencia en el aumento de anticonceptivos o debido a que éstos fueron utilizados de manera efectiva.

Sin embargo, actualmente, cuando no hay evaluaciones actualizadas, las y los investigadores especulan que la legalización de la interrupción del embarazo pudo haber resultado en un inicio en un incremento del número de abortos en países donde el grado de fertilidad es bajo. Posteriormente, este incremento disminuyó en tanto que aumentó el acceso a una educación de planeación familiar y a los servicios de anticoncepción.

En ese sentido, insiste el artículo, es necesario contar con información nueva sobre la tendencia y la práctica del aborto en países, regiones y grupos etarios que ayuden a documentar la incidencia de la interrupción legal de embarazo en países donde esta práctica ha sido recientemente aprobada.

Por ello, las investigadoras Gilda Sedgh, Stanley K. Henshaw, Susheela Singh, Akinrinola Bankole y Joanna Srescher, autoras del artículo, realizaron una recopilación de estadísticas sobre abortos legales en 2003 para 60 países donde la práctica es legal en términos generales.

Para lo anterior, tomaron en cuenta informes publicados y no publicados generados por sistemas oficiales de información nacional, cuestionarios enviados a agencias gubernamentales, encuestas de población representativas a nivel nacional, funcionarios involucrados en la recolección de datos y expertos nacionales y regionales que evaluaron qué tan completas eran las estimaciones para cada país, explica la revista.

Como resultado, se determinó que la tasa de aborto varía ampliamente en los países donde es legal y ha reducido su incidencia en muchos otros desde mediados de los años 90.

Asimismo, en aquellas regiones donde la tasa de aborto es alta, se refleja que los niveles de uso de anticonceptivos no son suficientes para conocer el grado de fertilidad y las necesidades de planeación familiar de las mujeres y las parejas, indica el texto.

Además, muchos de los índices de aborto en el Oeste de Europa y Asia Central se mantienen entre los más altos del mundo, aún cuando la práctica del aborto se redujo dramáticamente.

Mientras tanto, en países como Armenia, Azerbaijan, Georgia y la Federación Rusa ocurren anualmente más abortos que nacimientos, hecho que puede ocurrir en otros países de la misma región y que cuentan con reportes incompletos sobre la incidencia de la interrupción legal del embarazo.

Si bien los niveles de aborto en Estados Unidos, aunque son moderadamente bajos, son todavía más altos que en muchos países en vías de desarrollo que se encuentran en la antigua región soviética, particularmente entre las mujeres menores de 30 años.

Igualmente, desde 1996, apunta el texto, muchos países han experimento una disminución, más que un aumento, en los índices de interrupción legal del embarazo. Esta tendencia es visible principalmente en el oriente de Europa y las estadísticas incompletas sugieren que es también característica de regiones como Asia central y oriental.

Al respecto, algunos estudios demuestran que los niveles de aborto están fuertemente vinculados al uso de anticonceptivos.

Las últimas décadas tienen un periodo significativo en la historia de la planeación familiar, la cual está marcada por el aumento de tecnología anticonceptiva y por el crecimiento y la expansión de la aprobación de la anticoncepción en muchas regiones del mundo.

Al parecer, señalan los estudios, donde las parejas desean limitar su fertilidad y los servicios están disponibles en términos generales, el uso de anticonceptivos es cada vez más aceptado. Dicho fenómeno, refiere la revista, ha sido confirmado en los pasados 15 años en la antigua Unión Soviética.

Mientras que en los Estados Unidos, el aumento en el uso de anticonceptivos se ha manifestado en la disminución de embarazos no deseados en años recientes.

Es decir que, como en China, cuyas tasas de interrupción legal del embarazo han decaído, en cualquier región donde el uso de la anticoncepción se ha generalizado, los embarazos no deseados y los índices de aborto probablemente continuarán disminuyendo si la calidad de los servicios anticonceptivos y su uso afectivo, aumentan, asegura el texto.

08/HVR/GG/CV