Libre ex comisario que abusó y embarazó a niña de 11 años, en Argentina

Acceso a la justicia para las mujeres
   Abuso sexual y deshonesto, no violación, el fallo del juez
Libre ex comisario que abusó y embarazó a niña de 11 años, en Argentina
Por: Susana Yappert
CIMAC/Artemisa | Argentina.- 14/02/2008

Maltrato es la primera palabra que llega tras leer la noticia, el fallo, la historia de sus protagonistas. Maltrato del abusador de 73 años que embarazó a una nena de 11. Una nena que era su vecina y había crecido bajo la figura "protectora" de este comisario retirado, de quien nadie podía sospechar.

Maltrato institucional aún cuando esta nena no esté en edad de desmenuzar e interpretar el fallo que condenó a Esteban Muñoz de abuso sexual, abuso deshonesto y no de violación. Maltrato de un juez de menores de edad que sometió a la víctima y a su familia a seguir viviendo pared de por medio con este hombre. Maltrato de un fiscal que no apeló. Maltrato.

La víctima hoy vive en la capital de Neuquén, en una casa alquilada y precaria. Vive junto a su familia, compuesta por su madre, dos hermanas y su hijo de 1 año.

Pared de por medio hasta hace días vivía el ex comisario que abusó y embarazó a esta nena cuando tenía 11 años. Solas, decidieron seguir adelante. Peleando con escasos recursos para iniciar un juicio al violador y para incorporar a un nuevo miembro a la familia. Ahora, su madre prematura recibe del Estado 200 pesos para mantenerlo. El abusador, pese a haber reconocido, previo examen de ADN, que es su hijo, nunca aportó para su manutención.

Desde que la madre-abuela supo que la nena estaba embarazada recorrió un siniestro camino judicial "muy sola", y apenas reconoce la ayuda de algunas mujeres que la acompañaron durante esta pesadilla como "las chicas de La Revuelta, colectiva feminista de Neuquén y algunas mujeres que espontáneamente se acercaron, como la madre de las chicas asesinadas en Cipolletti (caso del Triple Crimen de Cipoletti)".

La mujer habla con resignación. Sabe que éste es el comienzo de una vida diferente a la que imaginó. Cuando supo que su hija había sido abusada y embarazada pidió a gritos que le practicaran un aborto "por los riesgos que el embarazo acarreaba a una nena de esa edad y por el daño que implicaba continuar con el embarazo". Los médicos se negaron a hacerlo. Ella acudió a la oficina "por los Derechos del Niño" de Neuquén. Planteó su caso pero no recibió respuesta de la institución.

Tras conocer el fallo, siente que los jueces no hicieron justicia. Y que si existe, es para pocos.

¿Qué mayor consumación de una violación que un embarazo? ¿Qué mayor abuso que un hombre de 70 intimidando a una nena de un poco más de 10 para abusar de ella? ¿Qué mayor daño que una infancia abreviada por una clara situación de violencia, abuso, sentimiento de culpa, de deshonra, de indefensión, de incomprensión, de maternidad impuesta? Algunas preguntas que este caso deja, algunas preguntas que este caso abre.

- ¿Qué camino judicial piensa seguir?

- Acá va a quedar todo igual. Pueden cambiar la carátula, hacer cualquier cosa, pero todo va a quedar igual. Nosotras acá con el nene y él en su casa, con prisión domiciliaria, que es lo mismo que decir nada.

- ¿Ustedes conocieron a Esteban Muñoz desde que vinieron a vivir acá?

- Sí, mis hijas crecieron acá y toda la vida vivimos al lado de él. Él vivía con su mujer... mi hija jugaba con sus sobrinos.

- En el fallo usted afirma que sus hijas lo querían al abusador "como a un padre"

- Sí, era como un padre para mis hijas…Las conoce desde chiquitas. Yo confiaba en él porque era comisario retirado, por eso me pareció que mis hijas estaban seguras en su casa, mirá que ingenua. Mi hija se crió allá cuando todavía vivía la mamá de él. Yo a veces le hacía las compras en la farmacia. Atrás de su casa vive su hermana...

- ¿Qué le pasó el día que escuchó el fallo?

- Yo esperaba que se lo condenara, claro, pero no la barbaridad que ellos ponen: que no hubo violación, ¡faltó que dijeran que se embarazó del Espíritu Santo! Sentí desilusión contra los jueces. Del juez de menores de edad a los tres jueces que dictaron la sentencia. No creo en ninguno de ellos, ni en los de la oficina de los Derechos del Niño. ¿De qué derechos me vienen a hablar? Yo fui a informarles en agosto de mi caso, tienen los recortes del diario, tienen todo y nunca me llamaron. Entonces a mí, con los Derechos del Niño, no, para mí no existen.

- ¿Qué expectativas tiene ahora?

- Hay que ver qué va a pasar después de la feria. Espero un nuevo juicio. Y que se enjuicie a los jueces que dictaron esa sentencia. Espero poder seguir con un juicio civil por daños y perjuicios, porque hay daño y no como dicen el fallo que no lo hay.

- ¿Cómo está la nena?

- Y ella sigue como puede, pero muchas veces siente bronca, odio...El que hizo la Cámara Gessel a mi hija, nos ayudó mucho. Hizo todo lo posible pero los jueces dicen que mi hija no usó el término "penetración". Y mi nena no tenía las palabras que ellos querían, los que usan ellos, porque era chica, porque no sabía, porque sentía vergüenza. Ella lloraba todo el tiempo, tenía miedo, estaba aterrada.

- ¿Le explicaron por qué no hicieron examen ginecológico a su nena ni al abusador, que manifestó- en defensa propia- un problema físico que le impedía tener relaciones?

- No. Mirá, a mí me explicaron más o menos, me dijeron que por su embarazo no era conveniente hacer estudios y qué sé yo. Pero yo quería. Ella es menor de edad. Hasta podían haberla dormido para hacerlo y no traumarla más, pero decidieron no hacerlo. ¿Y por qué a él tampoco?...Qué ¿estaba embarazado? Mirá eso si que fue un error de la justicia, dicen que no hubo penetración porque la nena no usa el término pero hubo un embarazo y ninguna pericia. Pero si el ADN comprobó que fue él! ¿Qué más quieren?¡¿Qué más?

"Cuando pedí a la fiscalía que lo obliguen a irse de al lado de casa me decían: ‘pero si el hombre no molesta. Ya sabe que no tiene que molestarlas’. Una vez pregunté yo si les parecía que viviera pared de por medio, que era un peligro. Y por poco me dicen que me vaya yo ¡¿Por qué me tenía que ir yo?! Yo les decía que tenía miedo, que ese hombre era un peligro. Y me respondieron "puede vivir al lado, si puede, claro que puede....".

08/SY/CV