Mutilación genital femenina daña 3 millones de niñas en el mundo

VIOLENCIA
   Mañana, Día Internacional contra la ablación
Mutilación genital femenina daña 3 millones de niñas en el mundo
Por: Argelia Villegas López
CIMAC/Amecopress | Madrid, Esp..- 05/02/2008

Este día las mujeres de todo el mundo debemos reforzar nuestro mensaje de lucha contra la mutilación genital femenina que atenta contra la vida sexual y reproductiva de las mujeres, somos nosotras quienes debemos ser protagonistas en la eliminación de todo tipo de práctica cultural que atente contra nuestra vida", declaró a AmecoPress Fatuo Secka.

En el marco del Día mundial contra la mutilación genital femenina (MGF), Secka fue galardonada con el Premio África, por sus 22 años de lucha por el reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos de la población femenina africana.

"Desde Barcelona realizamos esfuerzos conjuntos para eliminar la ablación genital que vulnera los derechos humanos, sexuales y reproductivos de millones de niñas", expresó Fatuo quien también es Vicepresidenta del Equipo de Sensibilización y Sobre Mutilación Genital Femenina (EQUIS).

Entrevistada vía telefónica Fatuo, quien vive en Barcelona, explicó "en Cataluña hemos realizado acciones que ya están teniendo éxito, una de ellas es la puesta en marcha desde 2001 acciones jurídicas que ya castigan esta práctica, también realizamos trabajo a nivel directo con intervenciones familiares, en las cuales explicamos a padres y madres que esta práctica pone en riesgo la vida de las niñas".

El Día internacional contra la mutilación genital femenina se conmemora mañana, y desde hoy en Barcelona y otros puntos de España se han realizado conferencias, charlas, coloquios, para sensibilizar sobre el tema.

"Hoy he participado en varias conferencias y he dicho en medios de comunicación que somos las mujeres las protagonistas en la lucha por eliminar esta práctica, las mujeres no podemos seguir arrastrando prácticas que vulneran nuestros derechos y atentan contra nuestra vida", subrayó Fatuo, quien es originaria de Gambia y desde los años 80 es una luchadora incansable por los derechos de las mujeres africanas y por difundir la cultura de la población femenina de su país.

"En Barcelona hemos intervenido directamente para prevenir que las niñas sean mutiladas, el camino recorrido ya ha dado frutos, pues hoy hablar del tema ya no es un tabú como antes lo era", dijo Secka quien desde 1997 se dedica también al tema de la mutilación genital femenina.

En Barcelona se impulsan acciones conjuntas que a través de diversas organizaciones y entidades se realizan esfuerzos contra la mutilación genital femenina, y hasta ahora la Generalitat ha intervenido desde 2003 en 223 casos por existir riesgo de ablación femenina, informó en el marco de este día la consejera de Acción Social y Ciudadanía, Carme Capdevila, durante la presentación de la segunda edición del Protocolo de actuaciones para prevenir la mutilación genital.

La forma de intervenir se realiza a través de diversos departamentos e instrumentos, los cuales realizan labores de información y sensibilización en el núcleo familiar hasta la denuncia ante los juzgados en el caso de riesgo inminente.

En el año 2003 se intervino en 20 casos, en 2004 en 30, en 2005 en 50, en 2006 en 55, y el año pasado fueron 68, en 2001 el Parlamento Catalán aprobó una resolución sobre la adopción de medidas para prevenir jurídicamente la práctica de la ablación.

ORGANIZACIONES CONTRA LA MGF

De igual forma, en el marco de este día organizaciones internacionales con sede en España se pronunciaron a favor de seguir luchando contra esta práctica cultural que cada año viola los derechos humanos de más de 3 millones de niñas.

Según datos oficiales, en el mundo se estima que son entre 100 y 140 millones de mujeres las que tienen los genitales mutilados.

"Más del 95 por ciento de las mujeres originarias de países como Somalia, Egipto y Yibuti han sufrido esta mutilación en alguna de sus diferentes formas", declaró a Ameco Press, Julio Alonso, director de Comunicación de la Organización Save The Children.

"En la mayoría de los casos, la práctica de la mutilación genital femenina se basa en tradiciones profundas o creencias religiosas y culturales: se cree que de esta forma las mujeres se mantendrán vírgenes hasta su matrimonio, y se evitaran comportamientos inmorales. La razón real es el control de la sexualidad de la población femenina", subrayó Alonso.

Desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) la mutilación genital femenina se entiende como: todos los procedimientos quirúrgicos que conllevan la ablación parcial o total del aparato genital externo, u otro tipo de lesiones, en los órganos genitales de la mujer por razones culturales o no terapéuticas.

La ablación tiene tres manifestaciones principales, la escisión del prepucio, con o sin escisión parcial o total del clítoris; la escisión del clítoris, con escisión total o parcial de los labios menores y la escisión total o parcial de los genitales externos y sutura/estrechamiento de la apertura vaginal (infibulación).

Generalmente, estas operaciones son realizadas sin las mínimas condiciones higiénicas y con cuchillas u otros instrumentos cortantes sin esterilizar, sin ningún tipo de anestesia o sólo con pastillas para paliar el dolor.

La mutilación tiene consecuencias físicas graves que atentan incluso contra la vida de las mujeres, pues al realizar la ablación las consecuencias inmediatas pueden ser: hemorragias, infecciones crónicas frecuentes, dificultades a la hora de orinar, infertilidad, dolor durante relaciones sexuales, y en todas sus formas constituye una experiencia traumática para las niñas que son sometidas a ésta.

MGF EN EUROPA

"Por desgracia esta práctica no se realiza sólo en los países donde se práctica tradicionalmente, en informes e investigaciones, hemos denunciado que hijas de población emigrante africana también son mutiladas en Europa, ante todo en Francia", explicó el entrevistado.

En España los primeros casos de mutilación se registraron a inicios de los años noventa, siendo Cataluña el sitio que los concentraba principalmente, y fueron los servicios de salud pública del lugar quienes denunciaban que eran las propias madres quienes intentaban someter a sus pequeñas hijas a esta práctica.

Actualmente son los artículos 149 y 150 los que castigan la mutilación de cualquier parte del cuerpo. Aunque existen estos reglamentos jurídicos, la población femenina no se salva de esta práctica pues la ablación también se realiza cuando la familia visita su país de origen y aprovecha para realizar esta práctica.

Por ello, la legislación española, a propuesta CIU y con el respaldo de todos los grupos parlamentarios, modificó en 2005 la Ley orgánica del Poder Judicial para permitir la persecución extraterritorial de la práctica de la mutilación genital femenina. Ponerlo en práctica es más complicado.

WORLD VISION, CONTRA LA ABLACIÓN

World Vision invita a unirse en la lucha contra la ablación genital femenina y en el marco de este día, desde su sede en España, lanzó una convocatoria abierta para unirse en la lucha contra esta práctica cultural que lacera la vida de millones de mujeres.

"La ablación genital femenina es una práctica cultural muy arraigada y aunque a nivel legal no se permita realizar, la mutilación se sigue haciendo, por ello desde World Vision trabajamos en varias áreas para su erradicación total", explicó a Ameco Press Carmen Moreno, integrante de la dicha Fundación en España.

La organización realiza en Kenia diversos proyectos para evitar esta práctica que vulnera los derechos humanos de las niñas y pone en riesgo su vida y salud.

World Vision España, pertenece a la red internacional World Vision, y ha puesto en marcha un proyecto especial para prevenir la ablación entre las niñas y adolescentes de Marigat, una población al oeste de Kenia donde conviven tres tribus que aún realizan la Mutilación Genital.

La red trabaja desde hace 56 años para generar desarrollo sostenible y luchar contra la pobreza en las zonas más vulnerables de los países en desarrollo

"Este proyecto trabaja en varias áreas, se difunde información en escuelas, con profesoras, profesores, niñas, y principalmente niños, pues serán ellos por costumbre y tradición cultural quienes decidan eliminar esta práctica que vulnera los derechos humanos de las niñas, y atenta de manera grave en su salud, acotó Moreno.

También desde World Vision se realizan proyectos enfocados al desarrollo sostenible, en los cuales se apoya directamente a grupos de mujeres quienes ya están luchando contra la erradicación de la ablación.

"Se las ayuda a través de micro créditos, para que desarrollen proyectos en sus regiones, en áreas de agricultura o ganadería", señala Moreno.

La ablación se práctica en distintas religiones en África, algunas zonas de Asia, y se considera que tiene sus orígenes derivados de una tradición del antiguo Egipto, al ser una práctica muy arraigada la propuesta de World Vision es "que se siga practicando sólo simbólicamente para que la población no sienta perdidas sus tradiciones y costumbres, pero que no se mutile a las mujeres", expuso Moreno.

"A través de la ablación se representa el paso de ser niña a transformarse en una mujer adulta, es un ritual muy arraigado, desde nuestra propuesta intentamos respetar esa costumbre, proponemos que sólo simbólicamente se represente la ablación, sin que las niñas sean mutiladas".

La Organización lanza una convocatoria a todas aquellas personas a que expresen su rechazo a la mutilación genital femenina a través de su portal Web: http://zonaong.canalsolidario.org/notas_prensa/detalle/?id=349


MGF EN ÁFRICA

La mutilación sexual femenina se practica en 28 países de África:
Benín (50 por ciento), Burkina Faso (entre el 43 y el 66 por ciento), Camerún (20 por ciento), Chad (60 por ciento), Costa de Marfil (60 por ciento), Egipto (97 por ciento), Eritrea (90 por ciento), Etiopía (90 por ciento), Gambia (entre el 60 y 90 por ciento), Ghana (entre el 15 y el 30 por ciento), Guinea (entre el 70 y el 90 por ciento), Guinea-Bissau (50 por ciento), Kenia (50 por ciento), Liberia (entre el 50 y el 60 por ciento), Malí (entre el 90 y 94 por ciento), Mauritania (50 por ciento), Níger (20 por ciento), Nigeria (50 por ciento), República Centroafricana (50 por ciento), República Democrática de Congo (5 por ciento), Senegal (20 por ciento), Sierra Leona (entre el 80 y 90 por ciento), Somalia (98 por ciento), Sudán (89 por ciento), Tanzania (10 por ciento), Togo (12 por ciento), Uganda (5 por ciento) y Yibuti (entre el 90 y 98 por ciento).

Pero también se practica en Europa, Estados Unidos y Oriente Medio entre población inmigrante procedente de estos países.

08/AVL/GG