Oaxaca: heridas otras dos mujeres por violencia en zona triqui

Especial - Caso Mujeres Triquis
   Elena, de once años, y Josefina
Oaxaca: heridas otras dos mujeres por violencia en zona triqui
CIMAC | Soledad Jarquín Edgar/corresponsal


Oaxaca.- 17/12/2007

La violencia política en la zona triqui ha dejado en lo que va de diciembre dos nuevas víctimas: una menor de 11 años y una mujer adulta, quienes resultaron heridas en un enfrentamiento, las cuales se suman a una serie de actos de cometidos contra mujeres y niñas durante 2007, sin que ninguna autoridad pueda detener la disputa política que deja saldos negativos entre sus pobladores.

Emelia Ortiz García, prima de Daniela y Virginia, desaparecidas desde julio pasado y que podrían haber sido asesinadas, señaló que en un nuevo enfrentamiento armado en la población de Cuyuchi, Copala, resultaron heridas la niña Elena Bautista Flores de 11 años y la señora Josefina Amada García de Jesús, esta última originaria de Rastrojo.

En entrevista con Cimacnoticias explicó que la violencia generada entre grupos políticos antagónicos (MULT-UBISORT-MULT-I) ha propiciado que las mujeres y las niñas se conviertan en "botín", pues no sólo se les despoja de sus propiedades y expulsa de las comunidades, sino también se les viola o asesina.

Aunque las heridas de ambas mujeres no hicieron peligrar sus vidas, prevalece la incertidumbre y la inseguridad porque no existe autoridad que impida los ataques armados a las comunidades por pertenecer a uno u otro grupo político que se disputan el poder en las comunidades, dijo Ortiz García.

El enfrentamiento donde resultaron heridas la niña Elena Bautista Flores y la señora Josefina Amada García, ocurrió el 8 de diciembre pasado en la comunidad de Cuyuchi, Copala, cuando presuntos grupos contrarios al Movimiento de Unificación de Lucha Triqui (MULT) atacó la población.

Se trata de la misma comunidad donde en octubre pasado resultó herida de bala la niña Sofía Bautista Martínez, de 11 años de edad. La semana pasada fue dada de alta del Hospital General Dr. Aurelio Valdivieso y tendrá que permanecer en la ciudad de Oaxaca para recibir terapia de rehabilitación, luego que la bala lesionara algunos órganos vitales.

Antes el 16 de junio de 2006, gente de Guadalupe Tilapa emboscó a un grupo de habitantes de Rastrojo cuando se dirigían a esa comunidad a llevar un recado de la autoridad municipal. Ahí perdió la vida Guadalupe Ortiz García. Por la muerte de Guadalupe Ortiz se responsabilizó a Bernardino Cortines Rodríguez y Héctor Javier Herrera Martínez, ninguno fue detenido.

El último día de octubre de este año, una menor de edad fue violada en las afueras de la comunidad de San Miguel Copala, cuando regresaba de la escuela, el violador fue identificado como Gabriel Hernández Santos. De los hechos la menor no pudo poner la denuncia de manera inmediata pues el agente del Ministerio Público de la zona le pedía testigos, de los hechos se levantó un acta en la ciudad de Oaxaca.

Su caso es similar de otra niña de 14 años, misma que fue violada en julio de 2006, cuando caminaba con su abuela y su papá a la orilla de la población de Yosoyuxi. Los violadores Timoteo Alejandro Ramírez, Francisco Martínez Bautista, Guadalupe Alejandro Ramírez y Marcos Flores, todos integrantes del MULTI, de los hechos se iniciaron la averiguación previa 157/2006.

En ninguno de los dos casos de violación, donde los presuntos responsables fueron identificados por sus víctimas, ha sido detenido.

Las hermanas Virginia y Daniela Ortiz Ramírez desaparecieron desde el 5 de julio de 2007, cuando salieron de Rastrojo, Juxtlahuaca, hacia la población de San Marcos Xinicuesta.

De acuerdo con un documento de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) emitido el 13 de agosto de este año, dos personas –cuyos nombre se omite- declararon que los responsables del secuestro de Virginia y Daniela son Francisco Herrera Martínez, Timoteo Alejandro Ramírez, José Ramírez Flores y Miguel Ángel Velasco Álvarez, integrantes de UBISORT, las mismas personas que habrían participado en la violación de una menor en julio de 2006.

Hace unas semanas, su madre Antonia Ramírez recibió una llamada telefónica donde le informaron que Daniela de 14 y Virginia de 20, habían sido violadas y asesinadas y que sus cuerpos habrían sido arrojados a un barranco. Los hechos habrían ocurrido en poblaciones dominadas por la Unidad de Bienestar Social de la Región Triqui (UBISORT) desde hace poco más de un año el MULTI (MULT-Independiente).

Como en los casos de violación, la Procuraduría General de Justicia del estado no ha procedido, pese a que el todavía titular de esa institución, Evencio Nicolás Martínez Ramírez, se habría comprometido a investigar los hechos, para meses después señalar que "no era posible, porque no había condiciones para entrar la zona", debido a lo delicado de la situación.

Además, existen otros hechos que no fueron denunciados, entre ellos violaciones de mujeres en San Juan Copala, el asesinato y desaparición de otras personas y asesinatos, como el ocurrido a Celestino Bautista López el 8 de marzo de 2006. Actos que, de acuerdo con las mujeres triquis, han propiciado que muchas familias emigren a la capital oaxaqueña o hacia el Estado de México, Baja California, Sonora y otras entidades dentro y fuera del país.

GRUPOS, MILITARES Y VIOLENCIA

Desde la década de los ochenta, la zona Triqui, ubicada en la parte más occidental del estado de Oaxaca, se dividió por razones políticas. El primer grupo creado entonces fue el MULT, del que se han desprendido UBISORT y MULTI.

Entre las soluciones propuestas por el gobierno estatal y algunos de estos grupos destacan la militarización de la zona Triqui, a la que se oponen las mujeres, pues ya han sufrido las consecuencias de la presencia de militares, como sucedió en la década de los ochenta, apunta Emelia Ortiz García.

07/SJE/GG