Sin monitoreo público, fracasará acuerdo pro lactancia materna

Mortalidad Materna
   Y peligra salud de la infancia, advierte EPC
Sin monitoreo público, fracasará acuerdo pro lactancia materna
Por: Redaccion
CIMAC | México DF.- 07/11/2007

Sin monitoreo público, el acuerdo nacional pro-lactancia materna, promovido por la Secretaría de Salud (SS), será un fracaso y la salud de las y los niños mexicanos estará en riesgo, advirtió la organización civil El Poder del Consumidor (EPC) en un comunicado.

El acuerdo nacional pro-lactancia materna, basado en el Código Internacional de Sucedáneos de la Leche Materna, aprobado por la Asamblea Mundial de la Salud en 1981, establece el compromiso de las empresas a: no realizar ningún tipo de publicidad dirigida a usuarios sobre los sucedáneos de leche materna para menores de edad de 0 a 12 meses.

Asimismo, no tener ningún tipo de contacto directo con mujeres embarazadas, madres o integrantes de su familia con relación a las fórmulas infantiles.

Así como no distribuir muestras gratuitas de fórmulas lácteas infantiles a madres u otras y otros integrantes de la familia, hospitales públicos, privados, profesionales de la salud particular e institucional y no ofrecer al personal de las unidades, instituciones de salud del sector público y del privado, incentivos financieros directos, entre varias medidas más, destalla la organización.

El acuerdo fue firmado por Nestlé Nutrition, laboratorios Wyeth, Bayer de México, Laboratorios Pisa, Asociación Mexicana de Productos Infantiles, PBM Productos México, Novag Infancia y recientemente por Mead Johnson; además de la Academia Mexicana de Pediatría, Confederación Nacional de Pediatría de México, Academia Nacional de Medicina y la Asociación Mexicana de Pediatría, entre otras asociaciones profesionales interesadas.

"Tras la firma de la empresa Mead Jonson, dice Alejandro Calvillo, director de EPC, se logró que todos los fabricantes de fórmulas lácteas infantiles se adhirieran a dicho acuerdo. Sin embargo la firma del acuerdo es un primer paso, ahora falta vigilar que se cumpla, ya que algunas de las empresas firmantes actúan con falta de ética, al pretender aprovecharse de un mercado muy lucrativo, sin importarles poner en riesgo la salud de las niñas y niños de México".

MEDIDAS CORRECTIVAS

Informó que el acuerdo establece que las autoridades tomarán las medidas correctivas necesarias frente a las empresas que lo violen, las cuales están por definirse, por lo que consideró oportuno recomendar que éstas impliquen sanciones importantes y que el monitoreo semestral se haga público para que las y los ciudadanos puedan vigilar el compromiso de las empresas.

En este sentido detalló que la empresa transnacional Mead Johnson, división alimentaría, era la única empresa productora de sucedáneos de la leche materna que se había negado a firmar y comprometerse con la Secretaría de Salud (SS) en el acuerdo.

Sin embargo, cedió ante las presiones de la SS y de EPC, que hizo público su boicot al acuerdo, firmando el pasado 26 de octubre, según información interna de la SS.

LECHE MATERNA LA MEJOR OPCIÓN

La sustitución de la lactancia materna por sucedáneos aumenta el riesgo de enfermedades, si se tiene en cuenta que en los primeros seis meses de vida se presenta una mayor incidencia de diarreas, infecciones en vías respiratorias y otitis media, entre otras infecciones.

Con relación a enfermedades crónicas, se destaca que las personas que fueron amamantadas en sus primeros 6 meses y un año tienen un menor índice de alergias por alimentos, alergias respiratorias, hipertensión, cáncer y enfermedad de Crohn.

Además, se ha demostrado que las madres que amamantan tienen menor riesgo de cáncer de mama y cáncer de ovario. Se sabe que la leche materna contiene ácidos grasos poli insaturados de gran importancia para el crecimiento y desarrollo cerebral y se ha encontrado un mayor desarrollo motor e intelectual en las y los niños amamantados.

Así, continúa el comunicado, la falta de ética por parte de los fabricantes de sucedáneos de la leche materna llevó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a establecer un código para la publicidad de estos productos más estricto que el que existe para la industria del tabaco.

En este contexto, EPC señala como caso histórico y más reconocido sobre los daños generados por la publicidad de sucedáneos de la leche materna, el de la empresa Nestlé, que publicitó sus sucedáneos como una opción mejor a la leche materna en el continente africano.

Pero la falta de acceso a agua potable provocó que decenas de miles de niñas y niños murieran por el uso de agua contaminada para la elaboración de la leche sustituta y, en otros casos, que el alto costo del producto llevara a las madres a usar una menor cantidad de la fórmula para elaborar los biberones.

EPC es una organización de la sociedad civil, que tiene como objetivo la defensa de los derechos de las y los consumidores y la promoción de sus responsabilidades. Es integrante de Consumers International y del Consejo Consultivo para el Consumo de la Procuraduría Federal del Consumidor.

07/GTR/GG/CV