Revisará España sistema de Interrupción Voluntaria del Embarazo

Mortalidad Materna
   Necesita adaptarse, tras 2 décadas de funcionamiento
Revisará España sistema de Interrupción Voluntaria del Embarazo
Por: Teresa G. Espejo
CIMAC/Ameco Press | Madrid, Esp.- 07/11/2007

El Ministerio de Sanidad y Consumo va a revisar el sistema de información de las Interrupciones Voluntarias del Embarazo, según anunció en el Senado el ministro, Bernat Soria, al considerar que "tras veinte años de funcionamiento, necesita adaptarse a las nuevas realidades sociales y a las peculiaridades de las usuaria".

Bernat Soria recordó que "los programas de sexualidad, reproducción y asistencia sanitaria son responsabilidad de las Comunidades Autónomas" y negociará con los gobiernos regionales la reforma del sistema.

El ministro respondió así a la pregunta formulada por Entesa Catalana de Progrés sobre este asunto, y adelantó otras iniciativas que Sanidad va a poner en marcha, entre las que destaca un análisis de las necesidades y dificultades de la juventud inmigrante para acceder a los servicios de salud sexual y reproductiva.

Por otro lado, el Ministerio prevé realizar una encuesta sobre salud sexual y reproductiva entre jóvenes menores de 30 años, para desarrollar estrategias útiles de información y educación sexual y promover el uso correcto de los métodos anticonceptivos.

El objetivo de las nuevas medidas anunciadas hoy por el titular de Sanidad es "diseñar actuaciones adecuadas e incluirlas en el Plan de Calidad del Sistema Nacional de Salud", explicó Soria.

SALUD CON VISIÓN DE GÉNERO

Por otro lado, el ministro de Sanidad y la secretaria de Políticas de Igualdad, Soledad Murillo, han clausurado este mediodía del IV Foro Mujeres, Salud y Género, organizado por el Observatorio de Salud de la Mujer, que en su cuarta edición se ha celebrado con el lema: La salud en las edades centrales de la vida.

La investigación en temas de salud con enfoque de género, la promoción de la presencia de las mujeres en este ámbito y la formación del personal sanitario para que identifiquen las desigualdades han sido los puntos principales analizados durante los días 6 y 7 de noviembre en este foro, según explicó Concha Colomer, directora del Observatorio de Salud de la Mujer.

Colomer hizo una valoración positiva del Simposio que, en su opinión, también ha servido para "abrir nuevos campos de reflexión" sobre temas diferentes que también afectan a las mujeres, como la economía de la salud.

Para ello se ha realizado un taller con economistas del ámbito de la salud, que han analizado cómo la economía influye en las políticas sanitarias desde una perspectiva de género.

CUIDADORAS

Durante su intervención, la secretaria de Políticas de Igualdad, Soledad Murillo, recordó que en España la responsabilidad del cuidado de personas dependientes recae mayoritariamente en el entorno familiar y dentro de él en las mujeres, circunstancia que constituye "un factor de riesgo" para su salud.

También resaltó que los factores que afectan a la salud y la carga que representa la enfermedad no son los mismos para las mujeres y los hombres pues desempeñan roles desiguales en contextos sociales diferentes.

"Los roles asignados a los hombres son valorados más positivamente y esta asimetría afecta a las mujeres y los hombres en la accesibilidad y control de los recursos y los procesos de toma de decisiones necesarias para proteger su salud, lo que conlleva diferencias y desigualdades en los patrones de riesgo, en la utilización de servicios y en los efectos en la salud", declaró.

Para Murillo, el estado de salud de las mujeres, su forma de vivir y enfermar, debe relacionarse con las condiciones que proceden de los factores biológicos, psicosociales y de género. En este sentido, señaló que "la inequidad en el reparto del trabajo doméstico, la crianza de las hijas y los hijos hacen que aún hoy día las mujeres se vean obligadas a simultanear diversos papeles".

Soledad Murillo manifestó que la Ley de Igualdad es un instrumento destinado a eliminar desigualdades, y por tanto, también contribuye a eliminar los estereotipos de género que existen en la práctica sanitaria.

Como ejemplo, mencionó el mandato de la norma de obtener "los datos de los registros, encuestas, estadísticas u otros sistemas de información médica y sanitaria desagregados por sexo" que, a su juicio, servirá para mejorar la salud de las mujeres.

07/TGE/GG/CV