Trabajadoras españolas, con dolencias músculo-esqueléticas

LABORAL
   Revela Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo
Trabajadoras españolas, con dolencias músculo-esqueléticas
Por: Teresa G. Espejo
CIMAC/AmecoPress | México DF.- 06/11/2007

El 73 por ciento de las trabajadoras españolas sufre dolencias músculo-esqueléticas derivadas de su actividad laboral, que están localizadas, sobre todo, en la zona de la nuca y el cuello.

Respecto a la realización personal, la mayoría de las mujeres que se dedican al servicio doméstico, la hostelería y limpieza no sienten satisfacción por "realizar un trabajo bien hecho".

Estos son algunos de los resultados que recoge la VI Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo presentada hoy por el secretario general de Empleo, Antonio González, y que se ha llevado a cabo mediante más de once mil entrevistas a personas autónomas y asalariadas, el 41.5 por ciento mujeres y el 58.5 por ciento hombres.

No es la primera vez que la muestra introduce la variable de género pero la novedad, en esta ocasión, es que las preguntas se han hecho fuera del lugar de trabajo y, por tanto, el grado de confianza en las respuestas ha aumentado.

Ligadas a las condiciones de trabajo, existen factores "mucho más relacionados con las mujeres" o que les afectan con mayor intensidad que a los hombres, señaló Antonio González, aunque matizó que es "prematuro" hacer valoraciones concretas, "que iremos viendo en las próximas explotaciones de los resultados de la muestra".

El mayor grado de temporalidad y el tipo de ocupaciones que desempeñan las mujeres definen los riesgos laborales específicos que más les afectan, en la medida que son actividades "feminizadas" que están más sometidas a contingencias asociadas a actividades concretas, "como la sanidad, los servicios sociales, la educación, los trabajos administrativos y los servicios", manifestó el Secretario General de Empleo.

La tipología de riesgos de estos sectores son psicosociales, es decir, los relativos a una baja valoración social, escasa sensación de realización profesional, inestabilidad laboral y mala remuneración. Otros problemas relacionados con las profesiones "feminizadas", son las dolencias físicas músculo-esqueléticas, problemas musculares, etcétera.

"Es prematuro destacar los datos de la encuesta", declaró González, porque no descubre cosas "no conocidas" sino que hace una reafirmación de los problemas de distintos tipos que tienen las condiciones de trabajo en España y que dan lugar a situaciones de riesgo en los ámbitos profesionales.

En este sentido, subrayó "el mayor valor de los resultados" porque sitúan con más exactitud la magnitud de la problemática laboral que las encuestas anteriores, fruto del cambio de la metodología aplicada que ha permitido agrupar a las personas ecuestadas en función de las características de sus condiciones laborales y de los problemas en distintos grupos.

El 40 por ciento de la población trabajadora percibe que sus condiciones de trabajo son "relativamente positivas", el 10 por ciento es muy crítico porque tiene una situación laboral "muy desfavorable" y están sometidos a condiciones muy duras que ponen en riesgo su salud.

El 33 por ciento entiende que, aunque no viven una situación "extremadamente grave", tienen inconvenientes concretos, y el 17 por ciento está "poco molesto" con los problemas, que están muy relacionados con factores psicosociales.

La capacidad para sistematizar los problemas es uno de los logros de la primera lectura de la encuesta, a partir de ahí iremos haciendo explotaciones de las condiciones de trabajo por sectores de actividad, grupos de trabajadores, etcétera.

Respecto a las horas trabajadas, la muestra refleja que la media de horas trabajadas por semana es de 39.3. Superan la media los trabajadores del sector agrario (44.6), construcción (42.5) e industria (41.2).

Por sexos, la media de horas que trabajan los hombres llega a 42.1 a la semana, mientras la de las mujeres es de 36.7. Teniendo en cuenta el grado de temporalidad en el empleo de las mujeres, es destacable que la plantilla con contrato indefinido alcanza las 40.3 horas de media, frente a las 37.6 de los que tienen otro tipo de contrato.

Los hombres ocupan con mayor frecuencia que las mujeres puestos con jornada partida (48.7 por ciento y 35.2 por ciento respectivamente), mientras las mujeres ocupan en mayor porcentaje puestos con jornada fija de mañana (32.4 por ciento frente a 20.7 por ciento).

El secretario general de Empleo, Antonio González, manifestó que los resultados de la muestra servirán de orientación para articular las medidas preventivas de los próximos años, enmarcadas en la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo (2007-2012), "en las que queremos implicar a los sindicatos y la patronal".

07/GG