Avanza investigación para garantizar bienestar de la niñez

INFANCIA
   Red por los Derechos de la Infancia
Avanza investigación para garantizar bienestar de la niñez
Por: Hypatia Velasco Ramírez
CIMAC | México.- 03/10/2006

La Red por los Derechos de la Infancia, integrada por 62 organizaciones, desarrolla en México indicadores con datos del INEGI que permitan medir el bienestar de la niñez así como generar acciones que incidan para mejorar las condiciones de los derechos de las y los niños en México.


La Red por los Derechos de la Infancia es la unión de un grupo de organizaciones de la sociedad civil entre las que se encuentran El Caracol, Cátedra UNESCO en derechos humanos, y Fundación para la Protección de la Niñez, dedicadas a desarrollar programas a favor de niñas, niños y adolescentes mexicanos en situación de vulnerabilidad.


La elaboración de estos indicadores está coordinada por la fundación norteamericana Kansas Action for Children, la cual desarrolló en Estados Unidos una investigación para conocer la situación de la infancia en Kansas.


De acuerdo con su presidente, Gary Brunk, el manejo de datos duros sobre la infancia ha tenido tres usos importantes en la ciudad de Kansas: detectar las áreas más vulnerables, aumentar la conciencia sobre las necesidades de las y los niños y validar propuestas para soluciones.


Basándose en esta experiencia, en la conferencia sobre El uso de datos a favor de la infancia la responsable de comunicación social de la Red, Claudia Marín, explicó la importancia de utilizar en nuestro país esa información para garantizar los derechos de las y los niños.


Marín señaló que acceder a la información, a partir de las bases de datos sobre la niñez en México del Instituto Nacional de Estadística (INEGI), tiene una aplicación práctica que permitirá a la Red incidir en algunos problemas en el gobierno federal o local donde no se está dando una cobertura amplia en sectores marginados de la infancia: niños de la calle, trata para explotación sexual y laboral, migración.


Para ello, apunta Marín, es necesario contar con un instrumento que permita tener elementos de datos duros confiables.


En México, esta información se genera a partir del INEGI, sin embargo hemos encontrado falta de información en temas como explotación sexual infantil pues no hay datos, o los que hay son mínimos, tampoco hay registros sobre los niños de la calle.

A decir de Marín, para cubrir esta carencia de informacion es necesario fortalecer instrumentos como las bases de datos para que pueden ser medibles y comparables en el tiempo y de esta manera hacerlos confiables.


INEGI da muchísimos datos que son veraces y continuos pero ciertos sectores son ocultados en general porque así conviene a la situación del país, señala


FALTA INFORMACIÓN SOBRE LA INFANCIA


En el caso de México es muy importante el manejo de los datos en la infancia porque ha adquirido compromisos legales internacionales, como la Convención de los Derechos del Niño, donde el Estado mexicano recibió una recomendación muy puntual de generar información segregada por edad, sexo y grupos altamente discriminados, explica Marín.

El informe que presentó el Estado mexicano de manera oficial a la Convención no reveló datos sobre niños con diferentes capacidades y omitió a los niños de la calle, niños víctimas de explotación sexual comercial, niños indígenas y niños migrantes.


Además, de una cantidad de datos que la red ya focalizó como grupos vulnerables y que no han sido atendidos por el Estado, indica Marín.


Con el reprocesamiento de estos por la Red ya se saben cuantos niños viven sin agua, por ejemplo. El uso de información trata de evidenciar las faltas y es importante utilizar fuentes de datos emitidas por el propio estado para dar cuenta de la radiografía de lo que esta pasando a nivel estatal y por donde hay que apuntalar, agrega.


En cuanto a la respuesta de México ante las recomendaciones del Comité que da seguimiento a los acuerdos de la Convención, emitidas en junio pasado, Marín menciona que aún no es posible mostrar una evaluación al respecto.


No obstante, señala que el Estado mexicano tiene un importante retraso en todas las recomendaciones hechas por el Comité, instancia que ya solicitó a México presentar su cuarto y quinto informe en el 2011.


Son alrededor de 120 recomendaciones o tareas pendientes. Esperamos que el gobierno futuro pueda asumir la agenda de los derechos de las y los niños pues las recomendaciones tendrían que ser eso, orientaciones para generar una agenda política a favor de los derechos de la infancia, concluye.

06/HVR/LR/CV