Demanda ONU mayor voluntad para acabar con la desigualdad

Población
   Grave y generalizada la violencia contra la mujer, reporta
Demanda ONU mayor voluntad para acabar con la desigualdad
CIMAC | Naciones Unidas.- 11/10/2006

La violencia contra la mujer en el mundo es grave y generalizada y a la luz de los resultados de estudios realizados en más de 71 países, la ONU demandó a los Estados una mayor voluntad política para acabar con ese problema, indicó un reporte del secretario general del organismo, Kofi Annan.


De acuerdo con el informe presentado aquí por el subsecretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Asuntos Económicos y Sociales, José Antonio Ocampo, al menos una de cada tres mujeres es objeto de violencia por parte de su pareja.


Según el informe existen "pruebas contundentes" de la violencia, es una realidad compleja y diversa pero evitable. Añadió que es un fenómeno que está arraigado en "las relaciones estructurales de desigualdad entre hombres y mujeres" y no se limita a una cultura, una región o un país, ni a grupos específicos de mujeres dentro de una sociedad.


En un reciente estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 11 países se indicó que el porcentaje de agresión sexual fluctuaba entre el seis por ciento de las mujeres en Japón y el 59 por ciento en Etiopía.


También es un hecho generalizado la violencia psicológica o emocional dentro de la pareja, cuyo porcentaje va del 10 por ciento detectado en Egipto y el 51 por ciento en Chile. En Francia, la cifra se sitúa en el 35 por ciento.


Sobre el feminicidio, el informe señaló que tiene características distintas al asesinato de los hombres y suele llevar implícito la violencia sexual. En ese rubro mencionó a las mujeres muertas en la última década en Ciudad Juárez, México.


Entre el 40 y el 70 por ciento de las mujeres asesinadas mueren a manos de sus esposos o novios en Australia, Canadá, Estados Unidos, Israel y Sudáfrica.


En Colombia, cada seis días una mujer es asesinada por su pareja o ex pareja.


Asimismo, subrayó que más de 130 millones de niñas son objeto de mutilación genital, fundamentalmente en África y algunos países de Medio Oriente.


Otra forma de violencia incluida en el estudio es el acoso sexual, que según sus datos han sufrido entre el 40 y el 50 por ciento de las mujeres en la Unión Europea (UE) en sus lugares de trabajo.


Según el secretario general, las mujeres que son objeto de violencia tienen más riesgos de sufrir problemas físicos, mentales y de salud reproductiva, entre ellos enfermedades crónicas, depresión y problemas en los embarazos.


Otra de las consecuencias indirectas es que ser testigo de este tipo de violencia puede crear patrones de conducta violenta en las relaciones personales de por vida.


Por último, destacó que los costos de la violencia contra la mujer son muy elevados, al sumar los directos, como el apoyo y tratamiento y perseguir a los culpables, y los indirectos, como la pérdida de empleo, baja de productividad y el sufrimiento y dolor humano.


El informe señaló que a pesar de las prácticas "prometedoras" puestas en marcha en la mayoría de países para a acabar con la violencia contra la mujer, aún falta el "arma más eficaz": el compromiso político de los gobiernos, además del aporte de recursos económicos.


"Se puede lograr mucho con voluntad política pero también hace falta una inversión considerable de recursos y asistencia constante, sobre todo en los países menos desarrollados y los países que acaban de salir de un conflicto", indicó el reporte.


También destacó la necesidad de armonizar la necesidad de recabar los datos y las estadísticas sobre este fenómeno, tanto a nivel nacional como internacional, para medir su incidencia y mejorar en su combate.


Asimismo, pidió a los países asimilar sus legislaciones nacionales con normas de carácter internacional, poner en marcha estrategias multisectoriales a nivel nacional y local y eliminar prácticas de discriminación contra la mujer.


06/LR/CV