Colaboran en España para combatir explotación sexual infantil

VIOLENCIA
   Embajadas, policía y ONG cooperan en diversas acciones
Colaboran en España para combatir explotación sexual infantil
Por: unos pocos dólares, los menores mantienen encuentros sexuales con pederastas en
11/10/2006



La pobreza en la que viven miles de familias en Camboya, sobre todo en las zonas rurales, hace que muchos padres no puedan ocuparse de sus hijos, que acaban marchándose a Phnom Penh para sumarse a los entre 10 mil y 20 mil menores que viven en la calle y que corren el peligro de caer en las redes de la prostitución.


Ante ello, el programa Protect, una iniciativa que funciona desde hace tres años en el país asiático, tiene el objetivo de informar a las víctimas de sus derechos, ofrecerles un hogar y atención médica y legal, así como detectar y llevar ante la justicia a posibles pederastas.


El proyecto se puso en marcha en 2003 con el impulso de Global Humanitaria y la ONG francesa Action pour les Enfants (APLE). Desde entonces, ha logrado que se abran 125 expedientes de investigación sobre los presuntos abusos sexuales cometidos por ciudadanos extranjeros en Camboya, así como la detención de 36 ciudadanos extranjeros por presuntos abusos sexuales a un total de 101 menores.


De las personas detenidas en Camboya, la mayoría ha quedado libre sin cargos por falta de pruebas o por la corrupción del sistema judicial, detalló Thierry Darnaudet, presidente de APLE.


Los resultados son fruto del trabajo de los abogados e investigadores de Protect y de la labor llevada a cabo junto a la policía local, a otras organizaciones de la zona como Our Home y varias embajadas extranjeras.


A raíz de estas acciones, entre 2003 y 2005 se han introducido nuevas leyes en el sistema legislativo de Camboya y, según Action Pour les Enfants, "se ha percibido un cambio positivo en la actitud del Gobierno de Camboya respecto a la importancia de la persecución de los abusos sexuales a menores".


La policía camboyana, además, ha puesto en marcha un organismo contra la trata de personas y de protección de menores, y el Gobierno ha aumentado los acuerdos extraterritoriales con países occidentales para juzgar a los agresores en sus países de origen.


APOYO DE ESPAÑA


Una de las organizaciones contra la explotación sexual de menores es ECPAT- España, misma que tiene en marcha

iniciativas en países en desarrollo pero también en países del norte, como España.


Impulsa un código de conducta dirigido al sector del turismo y que pretende ser un instrumento que guíe a agencias de viaje, tour-operadores y hoteles.


"Les proponemos que tengan una política corporativa ética contra la explotación sexual infantil, que formen a sus empleados, que utilicen cláusulas con los proveedores de otros países y que informen a los turistas", afirma Raquel González, portavoz de ECPAT-España.


Sin embargo, "de momento, ninguna empresa española ha firmado el código de conducta", añade.


De manera paralela, ECPAT también investiga casos de pornografía infantil y prostitución y trata de menores en el estado. En este contexto, impulsa la campaña Make it safe, una iniciativa para sensibilizar a niñas, niños y padres de familia y que también se centra en las nuevas tecnologías.


En concreto, intenta que buscadores de internet "faciliten la creación de filtros" y que empresas privadas trabajen también para regular el sector y luchar contra la explotación sexual infantil en la Red.


Asimismo, y a partir de las recomendaciones del Plan Nacional de Acción contra la Explotación Sexual y Comercial Infantil del Gobierno español, ECPAT inició una investigación en Barcelona "para obtener datos reales" sobre esta problemática a nivel local.


Todo ello, porque en países como Camboya hay mucho trabajo por hacer, pero también en lugares como España, donde "hace falta desarrollar más legislación, ya que, por ejemplo, si un menor de 13 años dice que ha mantenido relaciones sexuales consentidas con un adulto no pasa nada".


06/LR/CV