De la mano, guerra y muerte materna en Irak

Mortalidad Materna
   Destruido, el sistema de salud
De la mano, guerra y muerte materna en Irak
Por: Leticia Puente Beresford/ corresponsal
CIMAC | Washington, EU.- 08/01/2007

A tres años de la invasión estadounidense a Irak, la guerra afecta seriamente las vidas de las mujeres y de quienes están por nacer. El otrora ejemplar sistema de salud materno de esa nación se encuentra desarticulado.


La infraestructura de los nosocomios fue destruida por los bombardeos. Cerca de 12 mil médicos, de los 34 mil que prestaban sus servicios en el 2003, han abandonado el país. Y se presume que dos mil 250 han sido secuestrados o bien los han matado.


En Bagdad, la capital del país, los constantes toques de queda, los ataques y tiroteos inesperados, así como los innumerables e intempestivos cierres de caminos, hacen más difícil el traslado de las mujeres en proceso de parto a los nosocomios que aún existen. No es fácil contactar a los doctores y por la noche es casi imposible proporcionar el servicio médico a las mujeres parturientas.


El diario Washington Post informa lo anterior y además explica que a las mujeres que tienen que ser trasladadas por la noche a los nosocomios, en ambulancias o por los servicios policíacos, se les cobra el servicio. Es también común que se rehúsen a otorgar el servicio cuando comienza a obscurecer.


Es muy común que los ginecólogos no estén en los hospitales cuando las mujeres arriban. Y, ante esa situación, las mujeres iraquíes han comenzado a programar con anticipación cesáreas, para que la cirugía sea durante el día y no corran peligro al anochecer.


La oscuridad no es recomendable para parir. Aunado a esto, el cuidado prenatal no es el adecuado tampoco. De ahí que los infantes, indica el matutino, están naciendo con defectos, consecuencia que también se ha incrementado.


Otra de las opciones que las mujeres iraquíes eligen para dar a luz son las parteras, como sucede en los países del tercer mundo. Todo cambió en Irak con la guerra: el peligro diario amenaza también a las mujeres embarazadas.


07/LPB/GT/GG