Mueren en Juárez bajo un ritual de pánico

Feminicidio Ciudad Juárez
   Presentan en Uruguay la obra Mujeres de arena
Mueren en Juárez bajo un ritual de pánico
Por: Isabel Pérez/corresponsal
CIMAC | Montevideo, Uy.- 21/03/2007

El pasado 8 de marzo, en el Auditorio del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) de Montevideo, y en el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer que organizó el Instituto Nacional de las Mujeres (Mides), se presentó por primera vez en este país Mujeres de Arena, una obra teatral que recoge testimonios de las madres, hermanas y amigas de las propias víctimas de las víctimas de feminicidio en Ciudad Juárez, y que seguirá recorriendo diferentes espacios públicos, entre ellos sindicatos y otros lugares donde soliciten su presencia.


Humberto Robles, el autor, está en contacto con la organización no gubernamental Nuestras Hijas de Regreso a Casa, que reúne a madres de jóvenes desaparecidas y halladas muertas en condiciones de extrema crueldad cerca de la frontera mexicana con Estados Unidos, desde sus inicios además de ser, junto a otras personas vinculadas al espectáculo como Vanessa Bauche (Amores Perros), uno de los embajadores de la organización.


Por otro lado, y al encontrarse con las historias, Robles se preguntó: ¿cómo puedo ayudar a estas mujeres de escasos recursos, desesperadas, vapuleadas, humilladas por las autoridades, perseguidas, con paranoia real porque las persiguen cada vez que van a Ciudad de México?, y decidió diseñarles un sitio en Internet para denunciar lo que sucedía.


TESTIMONIAL E INQUIETANTE


A partir de la construcción de la Web www.nuestrashijasderegresoacasa.com) a Robles le fueron llegando testimonios, poemas, etc. Lo que hice fue darle la vuelta y me dije: aquí no estás para sufrir, ¡sino para hacer algo!, y fue entonces como surgió la obra Mujeres de Arena, que se presentó por primera vez en Ciudad Juárez, en el marco de una reunión contra la violencia hacia las mujeres.


La obra recoge el testimonio de una mamá, el de la hermana de una víctima, el de una prima, además de la voz de una de las propias víctimas. Encontré su diario íntimo y lo que va viendo su autora en el futuro es realmente impresionante, se me pone la piel de gallina. Dos días antes de morir dice que la disculpe su diario, pero que necesita escribir y escribir pues despertó con miedo. ´Tengo un presentimiento de que voy a descubrir algo, el secreto más grande del mundo, decía. Y efectivamente descubrió uno de los mayores misterios de la vida: la muerte, relató el dramaturgo a La República de las Mujeres.


El texto de Mujeres de Arenaes sumamente inquietante, porque muestra de forma directa las brutalidades que alguien ejerce sobre esas mujeres, llevando a la platea a vivir la angustia y el horror que esas jóvenes padecieron, recorriendo los terribles, monstruosos pasos de la tortura, el martirio, la violación.


Robles confirma, con sus relatos, que se trata de jóvenes siempre con el mismo perfil: Morenas, de ojos negros, todas de escasos recursos, que nadie va a pelear por ellas.

Si tendrá poco valor la mujer en México, reflexiona el autor de esta obra, que en Chihuahua el Código Civil establece que un hombre por una violación tendrá entre 6 y 9 años de penitenciería, mientras que por robar una vaca la pena es de entre 6 a 40 años. Entonces es obvio que vale más la vaca que la mujer.


COMPROMISO ACTORAL


La obra cuenta con la interpretación de excelentes actrices como Cristina Morán, Gabriela Iribarren, además de Alicia Dogliotti y Adriana Do Reis, que ya tienen experiencia en la recreación teatral de textos relacionados con la violencia hacia las mujeres, Fabiana Charlo y Daniel Torres, con quienes también dialogó La República de las Mujeres.


Es unánime la coincidencia en que desde el punto de vista interpretativo el teatro testimonial siempre es más movilizador que un papel de ficción, aunque éste se base en una historia real, y comparten que es una función como artistas prestar la voz para poder denunciar, informar y poner estos temas sobre la mesa.


No obstante, es una cosa muy fuerte porque genera mucha impotencia, mucha indignación, opina Iribarren. Morán agrega: Parece que no estuviéramos en el mundo real, si bien esto ocurre y según el director y autor nos cuenta se está convirtiendo en algo normal en México.


Para esta experimentada actriz, trabajar en esto es muy profundo y con la obra buscamos que esto se extienda, que esto se sepa, que funcione como una luz roja que se encienda y sirva para llevar más adelante aún la lucha contra la violencia a la mujer.


La obra muestra el machismo instalado en una zona tan profunda del ser humano, que por un lado es indignante y por otro lado es aterrador, sigue Iribarren, que unos segundos antes gritaba ¡socorro! poniendo la piel de gallina a quienes la escuchábamos, cuando interpretaba a una víctima en el momento en que tres hombres se disponen a violarla y torturarla.


Todas las actrices viven la obra como una experiencia fuerte, que después de la presentación pública da vueltas en la cama, apunta Dogliotti. Vos estás aportando tu voz, tu alma, tu compromiso social como parte integrante de la cultura, y te conectas mucho con la tristeza; por eso es importante hacerlo, pero desde un lugar también sano para una, advierte Do Reis.


Cristina Morán está convencida de que en la medida en que lleguemos a distintos públicos, la obra va a tener mucha repercusión, ya que Uruguay se está sensibilizando sobre la violencia de género sin ninguna duda; aunque -rezonga- nos olvidamos de ponernos el crespón negro cada vez que matan a una mujer. ¡Y mal hecho, muy mal hecho!, pues es una resistencia, una forma de lucha en silencio.


Mujeres de Arena no sólo muestra la crueldad: también la impunidad con que los crímenes contra las mujeres se cometen cotidianamente bajo un ritual de pánico. No han resuelto ni uno sólo caso de los más de 460 que ha habido en 14 años, asegura Robles, por lo que la obra termina con un grito de desesperación: ¡¿Cuántas muertas son muchas?!.

07/IP/GG