Madres argentinas claman ahora por sus hijas desaparecidas

Acceso a la justicia para las mujeres
   Víctimas de las redes de prostitución
Madres argentinas claman ahora por sus hijas desaparecidas
Por: Norma Loto
CIMAC/SEMlac | Buenos Aires, Arg..- 22/05/2007

Los gritos de las madres argentinas que querían saber el paradero de sus hijos durante la dictadura militar (1976-1986) hoy se renuevan en las súplicas de otras madres con hijas desaparecidas durante la democracia.


"Las estamos buscando, las queremos con vida", dicen al reclamar el paradero de las mujeres, niñas y niños que, en la actualidad, son víctimas de las redes de prostitución.


A partir de abril, el tercer día de cada mes, familiares, amigos y la sociedad civil marchan por las calles porteñas para demandar la aparición de estas mujeres y solicitar una legislación que penalice el accionar de las redes encargadas de reclutarlas para la posterior explotación sexual o laboral.


"Debemos seguir firmes y dando pelea. Hasta hace poco, la trata de personas era el tercer negocio más redituable en el planeta y hoy es el segundo. Por suerte, la sociedad está tomado conciencia", manifestó a SEMlac Ángela Vensentini, integrante de Feministas en Acción.


El 3 de mayo se realizó la segunda movilización y cientos de personas marcharon por las calles lindantes al Congreso de la Nación para pedir por la aparición con vida de estas víctimas. Carteles con los rostros de mujeres y niñas secuestradas, pancartas con las leyendas "¡Ni una desaparecida más!", desviaron las miradas de los transeúntes.


"Todos los días hay nuevos casos de desaparición en Argentina. He recorrido el país buscando a mi hija y encontré a muchas chicas que estuvieron en la misma situación que ella", remarcó ante la multitud Susana Trimarco, madre de María de los Ángeles (Marita) Verón, una joven secuestrada en 2002 por una red de tratantes de personas que operaba en el norte del país.


Marita fue secuestrada en su provincia natal, Tucumán, ubicada a mil 290 kilómetros de la Capital Federal, y luego vendida a un prostíbulo de la provincia de La Rioja, a mil 175 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires. Aún la siguen buscando.


Este caso se convirtió en el paradigma de la lucha contra la trata de personas, por eso la primera marcha se realizó el 3 de abril de este año, al cumplirse el quinto aniversario de la desaparición de la muchacha.


Según los datos de la Oficina Internacional de Migraciones, desde 2002 hasta 2006 fueron asistidas 117 mujeres víctimas de explotación sexual.


JUSTICIA PARA OTOÑO


Otoño Uriarte es una joven de 16 años que desapareció hace seis meses en Río Negro, 970 kilómetros al sur de la Capital Federal. El reciente hallazgo de un cuerpo sin vida conmovió a toda la sociedad y en las próximas semanas se espera el resultado del ADN para tener la certeza de que se trata de ella.


Tras la desaparición de esta joven, en los medios de comunicación se difundió una conversación telefónica entre un policía y un proxeneta de esa provincia, que estarían vinculados a la trata de mujeres e involucrados en este caso.


Es tan burda y tan grave la injusticia, que todo nuestro pueblo quiere justicia para Otoño, dicen a SEMlac Beatriz Tejeda y Alejandra Britos, amigas de la familia Uriarte. Aunque las características antropométricas indican que el cuerpo encontrado pertenece a la joven, Tejeda prefiere conjugar sus esperanzas en presente: "Otoño es una persona muy especial, por eso estamos acompañando a su familia".


07/NL/GG