Rosa Moreno, abogada rarámuri para la Tarahumara

   Intervendrá en juicios orales
Rosa Moreno, abogada rarámuri para la Tarahumara
CIMAC | Por Patricia Mayorga/corresponsal


Chihuahua, Chih..- 01/06/2007

Estudiante de tercer año de Derecho en la Universidad Autónoma de Chihuahua, Rosa Moreno se prepara para formar parte del Nuevo Sistema de Justicia Penal en la Sierra Tarahumara, con el propósito de defender su cultura y asesorar a quienes forman parte de su misma etnia.


Ella es rarámuri, tiene 26 años y actualmente trabaja en el Supremo Tribunal de Justicia del Estado, asesora a quienes realizan las adecuaciones para implementar los juicios orales en el resto del estado, específicamente lo que corresponde a la zona serrana.


No descarta la idea de en un futuro será parte de un Tribunal en Sierra Tarahumara, pero ahora ella está enfocada en su preparación académica, porque busca que se haga justicia en los procesos penales que enfrentan los rarámuris.


De manera voluntaria, Rosa se inscribió en los cursos de juicios orales y allí la invitaron a formar parte del Poder Judicial como asesora de la implementación del nuevo sistema en las comunidades serranas.


Rosa decidió estudiar derecho porque le pareció interesante la carrera y una oportunidad para apoyar a su gente. Tenía claro que deseaba estudiar una carrera universitaria y después de informarse, optó por Derecho.


Sus papás le inculcaron a ella y a sus ocho hermanos que el estudio es la única manera de superarse y tener una buena calidad de vida.


En la ley rarámuri hay las cosas son diferentes, no tienen una Constitución donde todo esté escrito, donde sepan cómo van a juzgar, no contamos con eso, ellos se rigen por sus costumbres, por leyes ancestrales y hacen juicios orales, pero cuando se enfrentan a la justicia de la ciudad no saben cómo defenderse, por eso quiero estudiar y asesorarlos, que reciban verdadera justicia, porque se cometen muchas injusticias ahora.


Explica que los delitos que más cometen los rarámuris son el homicidio y la violación, muchos de esos casos se deben a que algunos viajan a esta ciudad, conocen la drogadicción y cuando regresan cometen delitos, además, el consumo de tesgüino (licor de maíz fermentado) les hace cometer esos ilícitos.


Una vez que se gradúe y realice sus prácticas, piensa regresar a la sierra, a las regiones donde haya más problemática y mayor población indígena para ejercer su carrera.


Ella decidió estar más en contacto sobre la manera en que se realicen los juicios orales.


Rosa es originaria de Norogachi, municipio de Guachochi, tiene ocho hermanos, el mayor egresó de la Facultad de Filosofía y Letras, otro trabaja en la contracción, dos de ellos estudian preparatoria en Creel y dos hermanas estudian secundaria y son maestras en su comunidad.

07/PM/GG