Oaxaca: en esta "ley de la selva", las mujeres muy vulnerables

VIOLENCIA
   Dice Obispo Raúl Vera
Oaxaca: en esta "ley de la selva", las mujeres muy vulnerables
Por: Soledad Jarquín Edgar/corresponsal
CIMAC | Oaxaca, Oax..- 18/06/2007

Lo que sucede en Oaxaca sólo pasa en las dictaduras, afirmó el obispo de Saltillo, Raúl Vera López, quien participó aquí en la Segunda Jornada Ecuménica por la Paz, Solidaridad: vida y oración de los pueblos, que se realizó a un año del inicio del conflicto político-social.


Al finalizar la jornada y en conferencia de prensa, el obispo narró su experiencia al reunirse con las madres, viudas y familiares de personas que fueron asesinadas, así como la negativa de las autoridades del Estado para dejar pasar a una visita "de auxilio espiritual" al menor Jaciel Cruz Cruz, quien se encuentra detenido en el Consejo Tutelar para Menores.


"En Oaxaca existen los métodos de la guerra sucia", apuntó el obispo dominico al explicar que los policías siguen actuando sin órdenes de aprehensión, uniformes, con vehículos con doble matrícula para detener a las personas y se fabrican órdenes de aprehensión "a granel".


Esta circunstancia pone en tela de juicio "la gobernabilidad" del estado y es un anuncio de lo que nos espera en otros, advirtió el sacerdote católico, quien acompañado del pintor Francisco Toledo, así como de integrantes del Comité de Liberación "25 de Noviembre" y organizaciones de las diversas iglesias que participaron en la Segunda Jornada Ecuménica.


En entrevista, el Obispo sostuvo que en "esta ley de la selva, propiciada por las propias estructuras políticas del Estado" las mujeres están en un estado de vulnerabilidad, lo que ya se ha demostrado por la presencia de cuerpos policiacos y del Ejército.


Dijo que durante los diversos encuentros y reuniones de trabajo con las viudas, madres y otros familiares de las víctimas del violento conflicto político social que costó la vida de 27 oaxaqueños y el encarcelamientos a varios cientos de personas, pudo ver "en esta ocasión que hay más luz en la gente y eso desde la fe, es el trabajo de Dios en las personas a través del sufrimiento".


Consideró que ante esta actitud de fuerza, de no amilanamiento y valor de las mujeres se podrán lograr muchas e importantes acciones a favor de la justicia social.


REPRESIÓN Y CACIQUISMO


En otro momento de la conferencia, Blanca Cruz Cruz se refirió a la detención de su hermano Jaciel, de 17 años, quién está acusado de haber participado en un homicidio, sin embargo, apuntó "ni siquiera estaba en la comunidad (Santiago Cuixtla) cuando sucedieron los hechos y no sabemos contra qué persona habría atentado mi hermano".


Blanca Cruz Cruz acusó de los posibles ataques a su familia, como ya ha sucedió anteriormente, al presidente municipal priista de Santos Reyes Nopala, Fredy Gil Pineda, quien este domingo mando "avisar al pueblo que la cabeza de mi otro hermano (Fernando Cruz), cuesta 50 mil pesos".


Con un rostro visiblemente preocupado, luego de recibir el apoyo del maestro Toledo, Blanca hizo un recuento de los hechos y dijo que se trata de un asunto político y delicado, considerando que su papá Marino Cruz, defensor de los recursos naturales de la zona, se ha opuesto al saqueo de los recursos del río de la comunidad ubicada en la región de la costa, por lo que el propio Fredy Gil lo mandó balacear el pasado 4 de marzo de 2006, dejándolo incapacitado de un oído.


Dijo temer por su vida, ya que el alcalde priista de Santos Reyes Nopala permanece en total impunidad y ha mandado matar y detener a elementos de su familia.


DE LA JORNADA ECUMÉNICA


Durante la Segunda Jornada Ecuménica por la Paz participaron más de 200 personas procedentes de distintos lugares del estado y del país, así como representantes de los grupos étnicos triqui, zapoteco, mixteco, chatino, chinanteco y mixe, así como representantes de las iglesias Católica, Presbiteriana Anabautista Menonita y Luterana.


En el mensaje final de esta jornada se refieren al dolor del pueblo ocasionado por los malos gobiernos, la pobreza, el egoísmo, la indiferencia, la explotación y la mala distribución de la riqueza, pero también "las heridas abiertas que deja la represión, la muerte, las amenazas, los encarcelamientos, la ausencia de los pastores y el silencio y la complicidad de las iglesias".


07/SJ/GG/CV