Perú despenaliza el sexo consentido en la adolescencia

POLÍTICA
   Para respetar su derecho a la sexualidad
Perú despenaliza el sexo consentido en la adolescencia
Por: Julia Vicuña Yacarine
CIMAC/SEMlac | Lima, Perú.- 29/06/2007

Sectores conservadores del gobierno han levantado su voz de protesta en contra de la reciente ley aprobada por el Congreso de la República que despenaliza las relaciones sexuales consentidas de la población adolescente mayor de 14 años.


Para la ministra de la Mujer y Desarrollo Social (MIMDES) Virginia Borra, la norma aprobada en el Congreso es una ?puerta abierta? para que las violaciones queden impunes y aseguró que este dictamen lo abordarán en el Gabinete de Ministros.


Ante las declaraciones de la titular del MIMDES, la presidenta del Congreso, Mercedes Cabanillas, expresó su sorpresa porque mediante un oficio, firmado por Borra, se expresa el apoyo del ministerio a la propuesta de modificación.


También protestó por esta norma el ministro de la Producción Rafael Rey, partidario de que, a esa edad, las y los jóvenes no reflexionan sobre las implicaciones y consecuencias de las relaciones sexuales. ¿Ustedes creen que, a los 14 años, un niño o una niña puede razonar sobre su vida sexual?", se preguntó.


Mayda Ramos Bellido, responsable de la Adjuntía de la Niñez y Adolescencia de la Defensoría del Pueblo, sostuvo que es correcto y adecuado volver a establecer la indemnidad sexual de 14 años para abajo, "mucho más si tenemos en cuenta que el Código Civil reconoce determinadas capacidades como que una adolescente de 14 años puede reconocer a un hijo, o que a los 16 años pueden casarse, firmar contratos. Entonces tienen una capacidad relativa, con mayor razón ellos pueden asumir la responsabilidad sobre su sexualidad".


Descartó que esta norma sea una puerta para que los violadores hagan lo que quieran. "En el caso de que una niña de 17 años sea violada, por ejemplo, ella va, presenta su denuncia y será juzgado; así era la ley y así ha estado funcionando" declara Ramos Bellido, de la Defensoría del Pueblo.


Para Jennie Dador, coordinadora del Proyecto de Fortalecimiento a la Labor Parlamentaria del Movimiento Manuela Ramos, esta ley regresa las cosas al estado anterior, cuando la indemnidad sexual protegía a menores de 14 años y la violación sexual (siempre que medie violencia o amenaza) de adolescentes comprendidos entre los 14 y 18 años se sanciona con una pena no menor de 25 ni mayor de 30 años.


CÓMO LA RELACIÓN SE TORNÓ VIOLACIÓN


En abril de 2006, el gobierno de Alejandro Toledo promulgó la ley 28704 de Violencia Sexual y su modificatoria en el Artículo 173 del Código Penal, que tipificaba como un delito de violación sexual a todo tipo de relaciones sexuales que se realice con menores de 18 años, sean estas consentidas o no por parte de los propios adolescentes. Estableció como castigo, además, una pena no menor de veinticinco ni mayor de treinta años de cárcel.


"Lo que debe quedar claro es que el sexo no consentido, es decir, no voluntario o forzado, siempre será un delito, al margen de la edad que tenga la víctima. Bajo la intensión de proteger a las y los adolescentes, en realidad lo que se está haciendo es proscribir la posibilidad que tengan relaciones sexuales, lo que hace la norma es reconocer que toda persona mayor de 14 años es sujeto de derecho y tiene libertad de ejercer su sexualidad", señala Jennie Dador.


Según la Encuesta Demográfica de Salud ENDES 2000, el 22.2 por ciento de las adolescentes peruanas ya se han iniciado sexualmente y el 56.7 por ciento de las mujeres entre 15 y 19 años usan algún método anticonceptivo.


Queda en manos del presidente Alan García promulgar la ley y aceptar que la juventud tienen sexo, u observarla, lo cual continuaría afectando a las madres adolescentes que son retenidas en centros hospitalarios porque se presume que su embarazo fue fruto de una violación.


LA ODISEA


"Me puse a llorar, quería que llamaran a mi mamá. Me decían que no podía salir, que me iban a mandar a otro lugar. Una amiga que también había tenido su bebé me dijo que no vaya a decir el nombre del papá de mi hijito porque lo iban a meter preso".


Para Rosa fue toda una odisea traer al mundo a su Josué cuando ella tenía 17 años, y más aún, asegurar que Giovanni, de 19, su pareja, no fuera preso.


Desde hacía tres años eran enamorados y un día el cálculo les falló, después de la noticia se conformaron y decidieron llevar adelante el embarazo. "Ya pues, que íbamos hacer, tenerlo no más, mala suerte, ¿no? Quién iba a saber que había una nueva ley y que uno puede ir preso. No, no sabía", dice.


Pero igual suerte no tuvo Ivetsi Lozano, quien a sus 19 años se enamoró de un muchacho de 16. No aparentaba esa edad, así que el romance se inició hasta que los padres se opusieron y decidieron huir a Tacna, departamento ubicado al sur del Perú. Los amantes fueron ubicados y ella recluida en una prisión, tras ser acusada de violación. Podría pasar 30 años en la cárcel, de acuerdo a la ley vigente.


07/JVY/GG/CV