La inconformidad con la ILE se basa en un discurso religioso

Despenalización del aborto en el DF
   Disfrazado de legalidad
La inconformidad con la ILE se basa en un discurso religioso
Por: María de la Luz Tesoro
CIMAC | México DF.- 19/07/2007

La acción de inconstitucionalidad presentada ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación por el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, José Luis Soberanes Fernández, en contra de las reformas al Código Penal y a la Ley de Salud del Distrito Federal respecto a la despenalización del aborto, está plagada del discurso religioso de Provida, disfrazado de legalidad, afirmó el especialista en sexualidad Juan Luis Álvarez Gayou.


Sin embargo, consideró que "si los magistrados de verdad tienen una actitud laica y no se dejan influenciar por sus propias creencias, votarán a favor de la acción de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal y del Gobierno de la Ciudad".


El director del Instituto Mexicano de Sexología confió en que los ministros de la Suprema Corte de Justicia (SCJN) obren en función de su saber jurídico y no de sus creencias; también calificó como impecable la defensa jurídica presentada por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) y del Gobierno capitalino contra las controversias promovidas por los titulares de la CNDH y de la PGR sobre la interrupción del embarazo en las 12 primeras semanas.


En entrevista con Cimacnoticias, Juan Luis Álvarez explicó que dicha defensa se elaboró con todas las retroalimentaciones de connotados penalistas y constitucionalistas, así como de destacados especialistas en filosofía, semántica y ciencias jurídicas, entre los que se encuentran Raúl Carrancá y Rivas, Pedro Córdova, Jorge Carpizo McGregor y Alejandro Madrazo Lajous.


"Yo estudié, desde las perspectivas sociológicas, las controversias, y debo comentar que me asombró estar leyendo discursos religiosos, supuestamente disfrazados de legalidad, eran discursos de Provida", dijo que las y los ministros son independientes y obrarán en función de su saber jurídico, y no de sus creencias, externó Álvarez Gayou.


"Yo nada más hice un análisis social de las controversias y comentaba que sí tenían ese discursos religioso. Pero, no había otros discursos religiosos como los del judaísmo, que consideran al embrión como persona hasta que nace. En tanto que los testigos (de Jehová) consideran al feto persona cuando empieza a circular la sangre y a latir el corazón".


Para el fundador del Instituto Nacional de Sexología, el gran valor del laicismo radica en la libertad a todas las creencias para que sus feligreses piensen y crean lo que quieran con absoluta libertad.


"El chiste es que no haya ninguna creencia que se imponga a un Estado, ni mucho menos que se imponga a otras personas", apuntó.


Aclaró que la participación de los especialistas concluyó en el momento en que se elaboró la defensa y el escrito se presentó, en tiempo y forma, a la SCJN, que es ahora la que deberá determinar cuándo dará entrada a la discusión de las acciones de inconstitucionalidad promovidas por Juan Luis Soberanes y el procurador Eduardo Medina Mora.


"Si las y los magistrados --de verdad-- tienen una actitud laica y no se dejan influenciar por sus propias creencias, yo creo que se votará a favor de la acción del Gobierno de la Ciudad y de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal", concluyó Juan Luis Álvarez Gayou.


LA DEFENSA


Cabe mencionar que entre los puntos que incluye la defensa del Gobierno del Distrito Federal destacan: los derechos de la mujer; derechos sexuales y reproductivos; así como el derecho a la privacidad, mismos que están reconocidos en el Sistema Internacional de Derechos Humanos, como la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (Cedaw), entre otros instrumentos internacionales reconocidos por México.


En contraparte, las acciones de inconstitucionalidad interpuestas por la PGR y la CNDH desconocen la facultad de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal para legislar en materia de salud; atentan contra el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo; y se argumenta que no se respeta el derecho de objeción de conciencia de las y los médicos en el Distrito Federal.


07/MLT/GG/CV