Practican aborto en Chihuahua, a niña víctima de violación

Mortalidad Materna
   Vacío legal en el procedimiento, retrasó el proceso
Practican aborto en Chihuahua, a niña víctima de violación
Por: Dora Villalobos Mendoza/corresponsal
CIMAC | Chihuahua, Chih..- 03/09/2007

Un equipo de ginecobstetras del Hospital General le practicó el aborto legal a Lupita, la niña de trece años que resultó embarazada de la violación que sufrió recientemente. El procedimiento clínico se hizo ayer domingo y la niña se encuentra en buenas condiciones de salud.


Lucha Castro, directora del Centro de Derechos Humanos de la Mujer (CDHM) calificó de histórica la decisión gubernamental y aplaudió el avance en el respeto a los derechos de las mujeres.


A las tres de la tarde, los médicos informaron a la familia y a la abogada que la interrupción del embarazo había concluido y la niña se encontraba en buenas condiciones.


La directora del Centro de Derechos Humanos informó que decidieron acelerar el aborto porque Lupita se sintió mal y los especialistas que la revisaron le dijeron a la familia y a la abogada que el embarazo era de alto riesgo.


Para garantizar una buena atención, el Hospital General integró un equipo interdisciplinario de ginecobstetras, psicólogos y terapeutas que le darán seguimiento a la niña para ayudarla a superar la dolorosa experiencia que está viviendo.


CUMPLIR NORMATIVIDAD VIGENTE


A través de un comunicado, Carlos Carrera Robles, secretario de Fomento Social, aclaró que para llevar a cabo el procedimiento la Secretaría de Fomento Social recabó el consentimiento informado de la mamá de Lupita ante la presencia de su abogada Lucha Castro.


El funcionario había anunciado, desde el sábado en la tarde, la decisión gubernamental de hacer el aborto legal a Lupita en el Sistema Estatal de Salud.


El secretario de Fomento Social informó que el Gobierno del Estado tomó esa decisión en cumplimiento a la Ley Estatal y también a la Norma Oficial de Salud. Carrera Robles solicitó el expediente de la averiguación previa a la procuradora de Justicia, Patricia González.


Para el Gobierno del Estado la preocupación no se limita a brindar a Lupita una atención médica, sino en darle las facilidades para que supere la dolorosa experiencia que le ha tocado vivir a su corta edad, puntualizó al informar que el servicio incluye atención psicológica.


El funcionario recordó que la Norma Oficial Mexicana 190 es de observancia obligatoria para todos los prestadores de servicios de salud de los sectores público, social y privado que componen el Sistema Nacional de Salud.


Dicha normatividad establece los requisitos que se deben cumplir para practicar un aborto en casos de violación, apuntó.


Los funcionarios públicos, al asumir el cargo protestamos cumplir y hacer cumplir todas las leyes, sin limitarlas a aquellas con las que estamos de acuerdo o en desacuerdo, indicó.


Y puntualizó: La Ley General y la Estatal de Salud así como la NOM 190, no son la excepción; como servidores públicos estamos obligados a cumplir y observar la ley, por encima de las convicciones personales o ideológicas que tengamos sobre el tema.


VACÍO LEGAL


Como se sabe, Lupita es una niña de trece años que resultó embarazada de la violación que sufrió recientemente en Meoqui.


Ella y su familia solicitaron la interrupción del embarazo a través de su abogada, Lucha Castro, con base al Artículo 146 del Código Penal del Estado y de la Normal Oficial Mexicana 190.


Lucha Castro dijo que la decisión que tomó el Gobierno del Estado es un gran avance en el respeto a los derechos humanos de las mujeres.


Pero la directora del Centro de Derechos Humanos recordó que todavía está pendiente un reglamento que especifique qué instancia y a través de qué vía se debe practicar el aborto legal para que ninguna víctima vuelva a sufrir la angustia que vivió Lupita.

El Artículo 146 del Código Penal del Estado contempla el aborto legal cuando hay violación pero no hay un reglamento que aclare quién y de qué manera se debe practicar.


Ese vacío legal generó una gran polémica en los distintos sectores de Chihuahua, sobre todo porque el Ministerio Público y el Poder Judicial no respaldaron la petición de Lupita y su familia.


La familia de la niña y el Centro de Derechos Humanos habían decidido llevar a la niña a la Ciudad de México para que le practicaran allá el aborto legal en las mejores condiciones clínicas.

Pero el secretario de Fomento Social ofreció el servicio el sábado pasado y tanto la familia de Lupita como la abogada decidieron que el procedimiento clínico se hiciera aquí.


07/DVM/CV