Nada tienen que celebrar las mujeres indígenas mexicanas

   Reconoce Immujeres su alta vulnerabilidad
Nada tienen que celebrar las mujeres indígenas mexicanas
CIMAC | México.- 10/08/2006

Las 6.4 millones de mujeres indígenas mexicanas tienen poco que celebrar y mucho que demandar al Estado mexicano, ya que continúan siendo triplemente vulnerables, por ser pobres, indias y mujeres, consideró hoy el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres).


En el marco del Día Internacional de las Poblaciones Indígenas, en un comunicado el instituto estima que para lograr una sociedad justa e incluyente debe terminar el aislamiento y la marginación de la población étnica con muchas más acciones por parte de todos los sectores sociales.


Añade que por ello ha impulsado, mediante el Fondo Proequidad, el desarrollo de proyectos para beneficio de las comunidades indígenas, se han destinado recursos para proyectos en materia de salud sexual y reproductiva, sobre todo en lo referente a la detección oportuna de cáncer cérvico-uterino y mamario en comunidades mazahuas del estado de México.


Los principales problemas que enfrentan las y los indígenas continúan siendo alta mortalidad infantil y general, fecundidad temprana y elevada, predominio de desnutrición y de enfermedades infecciosas y parasitarias.


Es necesario que el gobierno federal y los organismos de la sociedad civil efectúen acuerdos y compromisos sociales que fomenten, por un lado, el respeto a la libre determinación de los pueblos indígenas y, por otro, su integración al modelo de desarrollo económico y social del país en un marco de justicia, igualdad y conservación de sus costumbres y cultura, añade.


REZAGOS EN LAS MUJERES INDÍGENAS


El instituto reconoció que entre los grupos indígenas se observa un notable rezago de las mujeres en materia educativa: 43.1 por ciento de las mujeres mayores de 15 años no sabe leer y escribir; el porcentaje es de 23.2 en los hombres.


El analfabetismo aumenta entre los indígenas de mayor edad, pero la diferencia entre mujeres y hombres es muy grande en todos los grupos de edad; cerca de la mitad de las niñas y los niños indígenas de entre seis y nueve años no sabe leer ni escribir.


La participación económica difiere de manera importante entre los hombres y las mujeres indígenas: de la población masculina de 12 años y más, 75 por ciento pertenece a la PEA, y en el caso de la población femenina es de 26 por ciento.


Las mayores tasas de participación económica masculina se observan entre los 30 y 49 años de edad, en el caso de las mujeres indígenas entre los 20 y 44 años.


México ocupa, con cerca de 13 millones de indígenas, el octavo lugar en el mundo entre los países con mayor cantidad de pueblos autóctonos y es el segundo en América, después de Perú, con la mayor población de origen étnico, la cual reside sobre todo en zonas rurales y de alta marginación.


Los grupos indígenas se encuentran principalmente en las localidades de menor tamaño de Oaxaca, Chiapas, Veracruz, Puebla y Yucatán, son las peor atendidas en infraestructura, comunicaciones y servicios: 69 por ciento habita en localidades de menos de 2 mil 500 habitantes, 19 por ciento en localidades de 2 mil 500 a 14 mil 999 habitantes y, 11 por ciento en localidades mayores.


06/LR/CV