La investigación por feminicidio en Juárez sigue abierta

Feminicidio Ciudad Juárez
   SIEDO concluye su línea de investigación
La investigación por feminicidio en Juárez sigue abierta
Por: Lourdes Godínez Leal
CIMAC | México.- 04/08/2006

Alicia Elena Pérez Duarte, Fiscal Especial para la Atención de Delitos Violentos contra las Mujeres (Fevim), afirmó que los casos de feminicidio en Ciudad Juárez y Chihuahua no están cerrados y que continuar la línea de investigación sobre crimen organizado --a cargo de la SIEDO? "cuando ya no había nada más que investigar", sólo estancaría el avance de la investigación.

Luego de que diarios locales en Chihuahua y agencias internacionales publicaron que la Procuraduría General de la República (PGR) regresó en junio pasado a la procuraduría del estado de Chihuahua la investigación por violación y asesinato de 14 mujeres en esta zona fronteriza, en entrevista a Cimacnoticias Pérez Duarte explicó que lo que se cerró fue una línea de investigación y no, como lo señaló la prensa, que los casos estén cerrados.


"La SIEDO concluyó que ya no tenía más que investigar en la línea que se había trazado de crimen organizado y esa es la razón por la que se regresan (los casos) al ámbito local", precisó.


La fiscal detalló que el lugar que investigó la SIEDO, subprocuraduría encargada del crimen organizado en la PGR, fue el cerro conocido como Cristo Negro, en el norponiente de la frontera con Estados Unidos, donde se encontraron desde 1993 restos de poco más de 20 mujeres asesinadas.


Los asuntos siguen abiertos, seguimos investigando, reiteró Pérez Duarte, y resaltó que "el trabajo más importante que se hace en la oficina regional norte es el que está vinculado con el estado de Chihuahua", aunque se tienen otros casos en esta región, "pero el grueso del trabajo es el que se hace en colaboración con la procuraduría de Chihuahua".


"Sin pelearse por la competencia", la investigación que realizan las diferentes instancias es conjunta, aclaró Pérez Duarte.


En este sentido, la fiscal pidió tomar en cuenta que en el trabajo que se hace en torno al feminicidio en esta zona fronteriza, participan varias instancias como la Procuraduría de Chihuahua; la Fiscalía Especial para los casos de Juárez (que depende de la Procuraduría de Chihuahua), una fiscalía mixta en donde hay autoridades federales y locales y la fiscalía que ella encabeza.


¿Y LA JUSTICIA?


La procuración de justicia tanto en Chihuahua como en Ciudad Juárez ha dejado mucho que desear sobre todo para los familiares de las mujeres asesinadas. Fabricación de pruebas, confesiones bajo tortura y negligencia de algunas funcionarias y funcionarios han sido una constante en más de una década de asesinatos de mujeres.


El feminicidio siempre fue minimizado tanto por el panista Francisco Barrio Terrazas (1992-1998) como por el priista Patricio Martínez García (1998-2004), gobernadores que en reiteradas ocasiones señalaban a las víctimas como las propias causantes y culpables de su desgracia.


Pese a la detención del egipcio Andel Latif Sharif, en 1995, procesado por la muerte de al menos 15 mujeres en Juárez y quien murió en junio de este año a causa de un infarto; de los Rebeldes un año después (1996) y los Ruteros en 1999, así como de Víctor Javier García Uribe alias el Cerillo y Gustavo González Meza alias la Foca, quienes se suponía, eran los asesinos seriales y por lo tanto --a decir del mismo Barrios Terrazas-- los casos estaban resueltos, los asesinatos de mujeres continúan.


En 2003, la Foca "murió sorpresivamente" en el penal y en octubre de ese mismo año (2003), el Cerillo recibió sentencia condenatoria por 50 años de prisión, inculpado de 8 asesinatos de mujeres.


Tiempo después saldría a la luz pública que una funcionaria recibió órdenes del entonces procurador y subprocurador de la zona norte de Chihuahua, durante el mandato de Patricio Martínez de "fabricar las pruebas para inculpar a estos dos individuos" quienes argumentaron haber confesado "bajo tortura".


Otro caso de confesión bajo tortura en la administración de Martínez fue el de David Meza, detenido en 2003 y liberado en junio de este año, luego de que se "demostrara" que fue "torturado" y de haber pasado tres años y medio en prisión acusado de asesinar a su prima Neyra Azucena.


Sobre la Foca y el Cerillo y David Meza, Alicia Elena Pérez Duarte pidió "poner las cosas en su justa medida" toda vez que pertenecen a la administración de Patricio Martínez y no a la actual.


"Me parece que no es el caso de las 117 sentencias condenatorias firmes (hechas por la actual administración), ahí el poder judicial de Chihuahua consideró que efectivamente había un responsable, que estaba plenamente probada su responsabilidad y el nexo causal entre el asesinato de una mujer determinada y esta persona", expuso.


Lo cierto es que, en lo que va del año, 15 mujeres han sido asesinadas en Ciudad Juárez, mismas que se suman a las 379 niñas y mujeres de 1993 a 2005 sólo en Ciudad Juárez -cifra que corresponde a homicidios dolosos, según la PGR--, de acuerdo al informe de la Comisión Especial de Feminicidio en la Cámara de Diputados.


06/LG/CV/LR