Revés de la ultraderecha en Código Penal de Santo Domingo

POLÍTICA
   No reconoce el derecho de la mujer sobre su cuerpo
Revés de la ultraderecha en Código Penal de Santo Domingo
CIMAC/SEMlac | Santo Domingo.- 01/08/2006

Un Congreso dominicano de 149 legisladores aprobó esta semana modificaciones a un Código Penal arcaico, influido por el derecho francés del siglo XIX, y si bien consiguió modernizarse en cuanto a figuras y precisiones, no avanzó en el reconocimiento del derecho de las mujeres sobre su propio cuerpo.


Así, no reconoce las interrupciones de embarazos cuando sean producto de violaciones, peligre la vida de la madre o se comprueben anormalidades en el feto, demanda auspiciada por el movimiento de mujeres y por una Coalición por un Código Penal Moderno y Consensuado que, durante más de dos años, estuvo promoviendo ése y otros derechos.


Fuertes presiones de la Iglesia Católica se produjeron durante los últimos días, mientras el tema se convirtió en materia de controversia que determinó que el Congreso, integrado por 24 mujeres y 125 hombres, no pudiera aprobarlo el viernes 21 de julio.


El órgano legislativo aplazó el debate para el lunes 24 y, en una sesión que duró cinco horas, lo dio por aprobado, manteniendo así las penalizaciones a las mujeres, o a quienes les ayuden, con privación de libertad.


El hecho de que una nación que se desplaza por entre cánones de modernidad adopte un Código Penal que implica mantener el sentimiento de culpa que vive un número de mujeres ?pobres, desde luego?, ha causado frustraciones a quienes aspiraban a decisiones consecuentes con los rumbos proclamados.


La realidad de que entre 85 mil y 100 mil dominicanas acudan cada año a interrupciones necesarias hizo poco impacto en la conciencia de la inmensa mayoría de los y las legisladoras, aunque hubo pronunciamientos de prominentes diputadas, y de dos hombres, que defendieron los derechos de ellas, quienes, por demás, son casi el 51 por ciento de la población del país.

06/LR/CV