Poco transparente el presupuesto de Calderón

   Impide ver recursos para mujeres
Poco transparente el presupuesto de Calderón
Por: Lourdes González García
CIMAC | México.- 13/12/2006

El Proyecto de Presupuesto de Egresos para el 2007, que presentó la Secretaría de Hacienda, carece de la información analítica y desglosada que permita identificar con certeza cuánto es el gasto que se le esta asignando a cada programa previsto por el gobierno, incluidos aquellos destinados a las mujeres, aseguró Helena Hofbauer, directora general del Centro de Análisis e Investigación Fundar.


En conferencia de prensa, convocada por el diputado David Sánchez Camacho, integrante de la Comisión de Equidad y Género de la Cámara baja, Hofbauer subrayó que esta "opacidad" en el presupuesto, restringe la capacidad de negociación de las y los legisladores.


Aseveró que al no poder conocer con exactitud cómo se desglosa el gasto, es prácticamente imposible para diputadas y diputados proponer recortes a ciertos ramos para aumentar a otros, "porque no hay un balance que permita saber en qué se está gastando".


En este sentido, Maricela Contreras, presidenta de la Comisión de Equidad y Género, coincidió en que la dificultad para "rastrear" en el Proyecto de Presupuesto 2007 los recursos destinados a programas en beneficio de las mujeres ha representado para sus integrantes un doble o triple trabajo que para el resto de legisladores.


Comentó en la rueda de prensa, que hasta ahora no tienen aún datos certeros de cuánto dinero y a través de que programas se esta beneficiando a las mujeres, porque han tenido de "rascar" en el presupuesto de salud, educación, desarrollo social, seguridad pública, y de todas aquellas entidades involucradas en el tema.


Helena Hofbauer mencionó que un asunto importante de este presupuesto es que los recursos destinados al Seguro Popular, a través de la Comisión Nacional de Protección Social en Salud, se incrementan en un 62 por ciento respecto al 2006, lo que significa que para el próximo año, este rubro absorberá más de la mitad de los recursos de la Secretaría de Salud (SS).


Aquí lo grave, subrayó, es que si bien el número de afiliados al Seguro Popular se ha incrementado de manera constante, los resultados por estado son muy desiguales, toda vez que este seguro se hace de recursos de manera tripartita, es decir del gobierno federal, estatal y del propio asegurado.


Esto significa que una entidad pobre, como es el caso de los estados del sur del país, no aporta cantidades iguales para el Seguro Popular y por lo tanto no se afilia a igual número de personas.


A decir de Helena Hofbauer, los fondos asignados al Seguro Popular son los más opacos de todo el presupuesto, lo que representa una "gran bolsa discrecional" de recursos, sobre los cuales no hay rendición de cuentas de la forma en que son utilizados en cada entidad.


En materia de atención del VIH-Sida, aseguró que, contrario a lo que se ha manejado en algunos medios de que el presupuesto en esta materia mostraba una reducción de 70 por ciento, precisó que el proyecto del Ejecutivo contempla 1 mil 391 millones de pesos, lo que representa un incremento de 104 por ciento respecto a lo presupuesto en el 2006, aunque los recursos para Censida sí se reducen en casi un 65 por ciento.


El problema aquí, dijo, es que estos recursos están en el fondo de gastos catastróficos de salud del Seguro Popular, "y esa bolsa, como ya dijimos, no es transparente no se han rendido cuentas sobre el uso de los recursos y no se sabe en detalle cuánto va para cada uno de los padecimientos que atiende".


Explicó que para este año se propone un presupuesto total para Censida de 160 millones 716 mil 562 pesos, cifra que incluye 79 millones 938 mil 200 pesos para actividades de prevención y diagnóstico del VIH-Sida.


Mencionó que a diferencia del presupuesto que recibió este centro en el 2006, se destinaron 104 millones de pesos exclusivamente para prevención, lo que significa que se requieren 80 millones de pesos más para mantener la operación del centro, por lo menos al mismo nivel de este año fiscal.


Precisó también que, a diferencia de los años anteriores, para el 2007 será el Seguro Popular, a través del fondo para la atención de enfermedades que provocan gastos catastróficos, quien se encargue de la compra de los medicamentos antirretrovirales (ARV) para la atención de enfermos de Sida.


Consideró que ante el creciente aumento de mujeres contagiadas por VIH-Sida, se requiere "etiquetar" por lo menos un 20 por ciento de los recursos de prevención a actividades y campañas dirigidas específicamente a este sector.


06/LGG/GG/CV