La Constituyente Feminista pretende abatir desigualdad

FEMINISMO
   Criterio masculino en la actual Constitución
La Constituyente Feminista pretende abatir desigualdad
Por: Guadalupe Cruz Jaimes
CIMAC | México DF.- 11/12/2006

Para incluir a las mujeres en la Constitución Política Mexicana, y no sólo mencionarlas en los discursos,movimiento feminista, Espacio Feminista,diputadas y ex diputadas federales lanzaron una convocatoria para instalar la Constituyente Feminista, el 8 de marzo de 2007.


El proyecto pretende "convertir a las mujeres en sujetas de derecho y abatir las variadas formas en que se concreta la desigualdad", explica la diputada perredista Marcela Lagarde y de los Ríos, en el texto "Por qué una constituyente feminista. Reflexiones".


La propuesta "surge como necesidad de constituirnos en un polo político feminista en la Convención Nacional Democrática e impulsar una profunda reforma democrática del Estado desde una perspectiva de género feminista, que incluye la transformación de Constitución Mexicana", señala Lagarde.


La ley mexicana sólo reconoce la igualdad en el Artículos 4° constitucional y en el 1º el derecho a la no discriminación. Y recientemente entraron en vigencia sus respectivas leyes: la de igualdad entre mujeres y hombres y la Ley para prevenir y exterminar la discriminación. "El resto de nuestra Constitución está hormado con un sujeto masculino y no procura la igualdad en ninguno de sus términos", indica Lagarde.


La situación de las mujeres en México destaca por la desigualdad, donde ellas poseen una "ciudadanía de segunda, fragmentada, y discontinua que contiene la contradicción entre derechos y oportunidades", dice la diputada.


Millones de mexicanas viven formas de exclusión social, económica, jurídica, cultural, política y violencia de género, lo cual les impiden satisfacer sus necesidades básicas de alimentación, salud, vivienda, educación y empleo, colocándolas en desventaja para desenvolverse en la sociedad.


Las mujeres conforman una minoría en comparación con los hombres en el poder: son una minoría numérica y se hallan en una condición subordinada, las más de las veces.


Lagarde afirma la necesidad de reformar radicalmente las instituciones del Estado, para que éste se convierta en un promotor de innovaciones, y no esté más al servicio del neoliberalismo patriarcal, el cual se opone al desarrollo y la igualdad en el régimen político.


Agrega Lagarde que las fuerzas democráticas deben "reconocer en las mujeres un sujeto político que ha participado en un sin fin de movimientos transformadores del país y que deben ser reconocidas con su propio perfil y ciudadanía."


Sobre las leyes francesa y española en materia de género, Lagarde afirma que "No es una casualidad que Ségolène Royal, quien será la primera presidenta de Francia, anuncie que la primera ley que aprobará su gobierno será la de violencia contra las mujeres, como no fue casual que la primera ley propuesta por el primer mandatario español, aprobada en el Congreso de los Diputados de España a instancias de las mujeres progresistas y socialistas, todas feministas, haya sido la de violencia de género contra las mujeres", son problemáticas urgentes que requieren la atención de las autoridades.


En nuestro caso, afirma Lagarde, la Convención Nacional Democrática, donde están integradas mujeres feministas, pretende lograr que la agenda política colectiva contenga la eliminación de la desigualdad y la construcción de una vida digna y libre para las mujeres en el país.


06/GCJ/GG