Con Fox, no cumplió México ante Cedaw

VIOLENCIA
   Faltaron atención, difusión y acciones
Con Fox, no cumplió México ante Cedaw
Por: Hypatia Velasco Ramírez
CIMAC | México.- 01/12/2006

La Convención para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (Cedaw por sus siglas en inglés) representa para el Estado mexicano una ley con rango constitucional, como cualquier otro convenio internacional que suscribe, de acuerdo con el Artículo 136 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y por lo tanto tiene vigencia, señala Aída González, única embajadora que nuestro país ha tenido en el organismo.


En entrevista con Cimacnoticias, González relata que ella ha sido la única embajadora en la Cedaw, desde que México ratificó el convenio en 1980. Trabajó ahí de 1996 al 2000, año en que fue reelegida cuatro años más por las Naciones Unidas, hasta que el gobierno de Vicente Fox le pidió que se "jubilará", indica.


Para González, quien hasta este 30 de noviembre fue Consejera Consultiva del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), el principal problema que existe en nuestro territorio es que no ha habido suficiente difusión sobre la Cedaw y esto se debe en parte a que las y los mexicanos "no nos hemos educado para conocer el marco jurídico que rige nuestra vida nacional".


Y señala que las autoridades responsables de esta difusión, que tendría que hacerse de manera periódica, debieron ser desde el principio la Secretaría de Gobernación (SG) a través del Consejo Nacional de Población (Conapo) y la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), pero esto nunca se llevó a cabo.


Esto implicó, dice González, que en nuestro país se desconozcan los derechos protegidos de las mexicanas, toda vez que la Cedaw resguarda los derechos primordiales de las mujeres, fundamentalmente el derecho a no ser discriminada por ser mujer.


Aída González explica que el protocolo tiene dos procedimientos: el de comunicación, que son las denuncias sobre las violaciones específicas a los artículos de la Comisión, y el de petición de investigación, conforme al Artículo Octavo y Noveno, para que se lleven a cabo las investigaciones por violaciones flagrantes y continuas a los derechos de las mujeres.


Y, de acuerdo con González, los feminicidios de Ciudad Juárez constituyen el primer caso que recibió el Comité para aplicar el Artículo Octavo de la Convención.


PENDIENTES ANTE CEDAW


Sobre los temas pendientes, indica que de los que plantea el informe la violencia llamó más la atención de las expertas en la reunión de agosto de este año en la sede de Naciones Unidas, en Nueva York, "fue el más socorrido desde el punto de vista de la opinión pública y de las ONG". Esto debido a que "México tiene un ambiente de violencia constante" ya que actualmente existe mayor conciencia sobre esta situación y por lo tanto hay más reclamos y sensibilidad ante las distintas formas de violencia contra las mujeres.


Lo más preocupante para ella, explica, es que se atienden en mayor medida en los informes oficiales la violencia familiar o doméstica, que la violencia social, aunque "debe darse atención a ambas por igual".


Otro de los temas que se mantiene pendiente, que no se ha atendido y que ha tenido mucha difusión, es cómo se ha desarrollado la situación de las mujeres en las maquiladoras, pues estas trabajadoras se encuentran en condiciones laborales muy deprimidas, en términos de horarios, salarios y prestaciones.


González cuenta que a principios de los años 90 sostuvo reuniones con mujeres que laboraban en las maquiladoras en tres organizaciones distintas. Sin embargo para ella fue una sorpresa encontrarse con que varias de estas trabajadoras coincidían en que dicha situación no era aceptada por los propios sindicatos, ya que esto significaba la variación de su marco de negociación en otros ramos de la industria.


Por ello, este es uno de los grandes pendientes: la condición del trabajo de las mujeres en la maquila, en las fábricas, en la industria y cual es la condición del trabajo de las mujeres en el comercio, dijo.


Hay más asuntos sin resolver, que el gobierno foxista deja como herencia para el gobierno de Felipe Calderón: los asesinatos en Ciudad Juárez y la violencia ejercida en contra de mujeres en San Salvador Atenco, mismo que provocó la desaprobación de la Cedaw en su reunión en Nueva York en agosto pasado.


El Comité de de expertas de la Cedaw al Estado mexicano que es necesaria la armonización de las leyes y las normas federales, estatales y municipales con la Convención y la operación de medidas necesarias para dar fin a la violencia perpetrada contra las mujeres por cualquier persona, organización o empresa.


También que ponga en marcha mecanismos de coordinación y seguimiento destinados a lograr la armonización y aplicación efectiva de los programas y políticas relativos a la igualdad de género.


Y que fortalezca las medidas para aumentar el número de mujeres en puestos directivos a todos lo niveles, que amplíe la cobertura de los servicios de salud, especialmente la reproductiva y que tomen las medidas necesarias para acabar con la explotación de mujeres y niñas en la prostitución y pornografía.


Además de que se enjuicie y castigue a los culpables de los delitos cometidos contra mujeres en San Salvador Atenco, que se elimine de la Ley Federal de Trabajo el requisito de la prueba de embarazo y que en la próxima presentación del informe el Estado mexicano señale por lo menos los nombres de los responsables de los asesinatos del feminicidio en Ciudad Juárez, entre muchos otros.


06/HVR/GG/CV