Difunde pastoral de Saltillo La Familia de Pasta de Conchos

Población
   A siete meses de la explosión en la mina de carbón
Difunde pastoral de Saltillo La Familia de Pasta de Conchos
Por: Soledad Jarquin Edgar
CIMAC | México.- 20/09/2006

La Pastoral de comunicación de la Diócesis de Saltillo, presentó el órgano de difusión La Familia de Pasta de Conchos, con el fin de informar sobre lo ocurrido el 19 de febrero pasado en la mina que lleva ese nombre en la región carbonífera de Coahuila, cuando 65 mineros perdieron la vida y a la fecha, sólo ha sido rescatado el cuerpo de Felipe de Jesús Torres Reyna.


A siete meses de la explosión, las viudas, madres, hermanas, hijas e hijos de las víctimas, señalan que su prioridad es el rescate de los restos de sus familiares pues "Pasta de Conchos no será su tumba", dice uno de los subtítulos de la publicación.


"Necesitamos expertos en operaciones que reúnan el perfil en minas siniestradas porque los que se encuentran realizando esta operación son de la misma empresa minera y no poseen la experiencia que se requiere",


Por esa situación, explican los familiares, no ha sido posible recuperar los cuerpos de sus seres queridos amparada en el Artículo 24 de la Constitución y el 12-1 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.


Industrial Minera de México (IMMSA) es la empresa que explotaba la mina 8 del ejido de Pasta de Conchos, en el municipio de Sabinas, Coahuila, en plena zona carbonífera, donde los accidentes han dejado 552 mineros muertos en los últimos 33 años.


LA INSEGURIDAD POR ZAPATOS


Con el subtítulo Inseguridad, el órgano informativo relata testimonios de las viudas sobre la falta de seguridad que siempre han vivido. "Hacía seis meses que a mi esposo y toda su cuadrilla les tocó apagar un incendio. Lo apagaron ellos mismos con el polvo inerte y lo comunicaron a sus ingenieros, ellos les dieron las gracias y los premiaron con unos zapatos".


Otra viuda comenta en la edición, que su esposo que era supervisor le tocó estar en el lugar donde había mucha concentración de gas e incluso en lugares donde se prendía fuego.


Hay evidencias de que el cableado del interior se encontraba en mal estado y los centros de carga estaban "punteados" y esto, con la concentración de gas, podía ocasionar chispas y en consecuencia una explosión, relata otra de las viudas de Pasta de Conchos.


La edición también desmiente las versiones que señalan que los mineros tenían alguna adicción, lo cierto afirma el documento, es que "el hecho de estar trabajando a pesar de las condiciones peligrosas de la mina dice todo de ellos: personas trabajadoras, responsables en el trabajo para llevar a casa el sustento para sus esposas, hijas e hijos, integras y concientes de cada paso y decisión que tomaban".


También se denuncian los incumplimientos en que IMMSA ha incurrido después del accidente que provocó la muerte de los 65 trabajadores de Pasta de Conchos, entre ellos la negación de acceso a la mina a las familias.


"Así como la falta de información, acceso limitado a medios de comunicación a la mina, hemos constado que la empresa oculta mucha información relevante", la empresa IMMSA manipula el sindicalismo, entre otros muchos obstáculos.


En resumen, Pasta de Conchos, la mina de carbón sigue guardando en sus entrañas los cuerpos de 64 mineros, una serie de incumplimientos a los acuerdos entre IMMSA y los gobiernos federal y estatal con las familias.

06/SJ/LR