Nacen cada año 6 mil mexicanos con defectos de tubo neural

SALUD
   Por falta de ingesta de ácido fólico durante embarazo
Nacen cada año 6 mil mexicanos con defectos de tubo neural
CIMAC | México.- 15/09/2006

En México cada año nacen 6 mil niños con defectos del tubo neural, causante entre otras alteraciones de mielomeningocele, alteración ocasionada por la falta de ingesta de ácido fólico antes y durante el embarazo, informó la Secretaria de Salud (SS).


La mielomeningocele o espina abierta, es un padecimiento que provoca parálisis sensitivo-motora de grado variable en extremidades inferiores, falta de control de la vejiga, así como problemas de la función sexual en la adolescencia y se debe, entre otras cosas, a una deficiencia de ácido fólico.


La dependencia dio a conocer en un comunicado que el daño provocado por dicha alteración es irreversible y de por vida, sin embargo entre 50 y 70 por ciento de los casos son evitables si la madre, consume ácido fólico antes y por lo menos durante el primer trimestre del embarazo.


Es por ello que se recomienda a las mujeres ingerir una dosis diaria de 0.4 gramos de esta vitamina, no sólo durante el embarazo, sino de ser posible, a lo largo de toda la edad reproductiva.


De acuerdo con el Instituto Nacional de Rehabilitación, de la SS el mielomeningocele es uno de los defectos del tubo neural más frecuentes en los pacientes que sobreviven a una anomalía congénita del sistema nervioso central, patológica y devastadora que afecta a niñas y niños por igual.


Esta enfermedad tiene su origen en el curso del desarrollo embriológico del tubo neural, el cual normalmente se cierra en las primeras cuatro semanas después de la concepción. Los defectos se deben a una falla en el cierre o a una reapertura del tubo.


Cabe señalar que los factores genéticos incrementan el riesgo de presentar el padecimiento, es decir quien tuvo una hija o hijo con esta enfermedad, tiene entre dos y cinco por ciento más riesgo de que su segundo bebé padezca esta patología.


Otros aspectos que influyen en su aparición son la deficiencia de vitaminas como zinc, diabetes mellitus, el consumo de anticonvulsivos durante el primer trimestre del embarazo, y el incremento de la temperatura corporal superior a 37º por fiebre, así como los baños calientes, Temazcal y sauna en el inicio del embarazo, la edad materna menor de 20 o mayor de 40 años.


En su documento la dependencia de salud, indica que el diagnóstico de este padecimiento puede realizarse de forma prenatal con un ultrasonido de rutina a las 16 semanas de gestación y postnatal mediante una exploración clínica completa.


De igual manera, el tratamiento del mielomeningocele es quirúrgico y debe aplicarse dentro de las primeras 24 a 48 horas después del nacimiento, con la finalidad de liberar a la médula espinal, colocarla en su sitio normal y cubrirla con músculo y piel.


La cirugía temprana ayuda a prevenir el daño adicional sobre las raíces nerviosas ya sea por infección o trauma. Sin embargo, el daño que ya ocurrió no puede revertirse, por lo que la parálisis de extremidades y las alteraciones de vejiga e intestino permanecerán de por vida.


De ahí la importancia de seguir con el tratamiento postquirúrgico, que debe incluir un programa de terapia física de enseñanza a los padres para prevenir secuelas y deformidades en el paciente, además de que permite mejorar su calidad de vida.

06/GT/LR