Deja sin solución problemas femeninos sexenio de Fox

Mortalidad Materna
   Cuatro mexicanas mueren cada día por causas de embarazo
Deja sin solución problemas femeninos sexenio de Fox
Por: Gladis Torres Ruiz
CIMAC | México.- 01/09/2006

En materia de salud, el Gobierno del Presidente Vicente Fox se quedó corto, pues no se abordaron de manera decisiva problemas trascendentales para las mujeres como la mortalidad materna y la salud sexual y reproductiva.


Puesto que durante su sexenio el primer mandatario, acabó prácticamente con programas pequeños en la materia y los concentró en el programa eje de su gobierno, Oportunidades.


Ello implicó que problemas como la mortalidad materna, sigan sin cambio, como lo indica el propio Gobierno de la República, en su documento, Los Objetivos de Desarrollo del Milenio en México: Informe de Avance 2005, en el que señala la mortalidad materna como la cuarta causa de muerte entre mujeres en edad reproductiva.


Esto se traduce en que alrededor de 4 mujeres mueren diariamente por causas asociadas al embarazo, cabe señalar que esta cifra parece no haberse modificado de manera considerable en más de una década.


Dichas cifras no son más que el reflejo de la falta de políticas encaminadas a evitar que continúen los fallecimientos de mujeres, los cuales pudieron ser evitados, el hecho que el año pasado aumentaran los programas destinados a la salud de las mujeres, no significa que se avance en políticas favorables para la población femenina.


Según estadísticas del Sector Salud, en el 2004 murieron más de mil 200 mexicanas por complicaciones del embarazo y parto, mientras que en Nuevo León ocurre una muerte por cada seis mil embarazos, las cifras se quintuplican en estados con alta pobreza y marginación, como Chiapas y Guerrero.


De igual manera el informe de la Secretaria de Salud (SS), Salud México 2001-2005, reconoce sobre la mortalidad materna que no se logrará reducir el número de defunciones, ello por las deficiencias existentes en materia de equidad en el acceso a los servicios clínicos, la falta de tratamientos oportunos y diagnósticos.


Cabe señalar que en la Cumbre del Milenio, llevada a cabo en Nueva York en el año 2000, el Estado mexicano se comprometió a abatir la mortalidad materna como parte de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, junto con países miembros de las Naciones Unidas.


Y uno de los ocho objetivos es reducir las muertes maternas en tres cuartas partes entre 1990 y el 2015, sin embargo, en su informe de avances al 2005, el gobierno federal reconoce que la "la meta de 22.2 por ciento se encuentra aún muy lejos" si se toma en cuenta que de 1990 al 2003 "la razón de mortalidad materna se redujo de 89.0 por ciento a 65.2 por ciento".


Reducir la mortalidad materna es tarea pendiente, pues basta recordar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera como una vergüenza para cualquier país que el fenómeno siga ocurriendo.

06/GT/LR/CV