Depresión posparto: una realidad no enfrentada

   Muchas mujeres pueden llegar al suicidio si no son atendidas
Depresión posparto: una realidad no enfrentada
Por: Brisa Gómez, corresponsal
CIMAC/AVC | Xalapa.- 12/01/2012

Al menos ocho de cada diez mujeres enfrentan depresión post-parto tras el embarazo, en alguna de sus clasificaciones, debido a diversos factores; sin embargo, pocas son las que reciben tratamiento para curarse de este padecimiento, expresó Andrea Pardo Martínez, psiquiatra del Servicio de Urgencias del Hospital de Salud Mental del Sector Salud en Xalapa.

De acuerdo con lo que dijo en entrevista, existen tres niveles de depresión post-parto, la más simple es la conocida como "baby blue", y que aparece a consecuencia de los cambios y la adaptación de las mujeres a su nuevo papel como madre, mientras que los otros dos, la moderada y la grave, requieren de atención e incluso medicación.

De no recibir tratamiento por esta enfermedad, indicó la especialista, las mujeres pueden enfrentar desapego a su bebé, serios problemas emocionales sociales; afectar sus relaciones personales, trabajo e incluso llevarlas al suicidio.

Para el bebé las consecuencias son la falta de cariño y hasta atención de parte de la madre que lo llevarán a crecer con problemas de adaptación de tipo social.

La doctora explicó que las mujeres que padecen el nivel más bajo de depresión post-parto enfrentan el denominado "baby blue", que es un cambio de estado de ánimo y lo superan antes de cumplir dos semanas, por lo que ellas no requieren de mayor atención médica, salvo que tengan alguna complicación de otro tipo.

Las que enfrentan el nivel moderado de la depresión se encuentran con periodos que rebasan las tres o cuatro semanas, con cambios en los hábitos alimenticios, depresión, irritabilidad y/o insomnio no relacionado con las necesidades de alimentación de su hija o hijo, conflictos en sus relaciones sociales y rechazo hacia su bebé, al grado de que prefieren que alguna otra persona de la familia se ocupe de atenderlo.

A partir de ese momento, y cuando se empiezan a detectar estas características en el comportamiento de las mujeres, se le debe dar atención inmediata, pues lejos de las afectaciones que pueda haber entre la relación madre-producto, se encuentran los daños a la salud emocional de las mujeres, que pueden ser evitados mediante la atención.

Dijo que en los casos en que la depresión post-parto es grave, se puede enfrentar incluso alucinaciones y tener ideas suicidas u homicidas; incluso llegan a pensar en acabar con su vida y la de su hija o hijo, aunque insistió en que esto sucede en los casos graves que pueden ser evitados con la atención psicológica o psiquiátrica necesaria.

Agregó que, aunado a estos desenlaces críticos, las mujeres que viven con depresión post-parto pueden enfrentarla por años, a veces sin saberlo, generándole cambios en su comportamiento, lo que le ocasiona conflictos con su entorno familiar, laboral e incluso de pareja.

En cuanto a la relación de la mujer con su hijo o hija, el rechazo va en aumento, indicó, lo que ocasiona que haya conflictos severos a lo largo de la vida entre ambos, y que traerán como consecuencia en el bebé problemas de adaptación, desapego emocional, incapacidad para fincar relaciones personales profundas y otras.

La psiquiatra explicó que lamentablemente la atención médica del embarazo, parto y puerperio no incluye la salud mental sino únicamente la física, por lo que esta enfermedad es poco tratada, pues socialmente a las mujeres se les obliga a reprimir su inconformidad o su malestar emocional a partir de la maternidad haciéndoles creer que "a fuerza" es necesario ser "buena madre".

Por ello, la especialista recomendó a las mujeres que cuando empiecen a detectar sí mismas este tipo de problemas busquen apoyo, incluso desde su consulta general, para que cuanto antes puedan recibir atención.

En el caso de las familias, agregó que las parejas deben dar su apoyo a las mujeres para enfrentar esta problemática, y el resto (familiares y amistades cercanas) que conviven con las pacientes deberán ayudar a concienzar un problema que está escondido en diversos síntomas.





12/BG/PBC/LGL