Policía Ministerial de Puebla tortura a 3 mujeres estudiantes

   Las quiso inculpar por asesinato de activista Agnes Torres
Policía Ministerial de Puebla tortura a 3 mujeres estudiantes
Por: Claudia Martínez Sánchez, corresponsal
CIMAC | Puebla.- 20/03/2012

Tres jóvenes estudiantes, originarias del estado de Chiapas, fueron detenidas de manera violenta, además de torturadas e incomunicadas, por agentes de la Policía Ministerial del estado de Puebla, que les dieron a firmar papeles en blanco para que se autoinculparan por el reciente asesinato de la activista transexual Agnes Torres.

Las agresiones contra las jóvenes (primas entre sí) Yanira Rosario Avendaño Noyola, de 19 años; Félix Alí Noyola Rodríguez, también de 19, y Anahí Margarita Noyola Baltasar, de 24 años, quedaron asentadas en la denuncia número 637 ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, con fecha 17 de marzo de 2012, dirigida a su presidente, Adolfo López Badillo.

Las jóvenes obtuvieron un amparo federal con número de folio 005686/2012, otorgado por el Juzgado Séptimo de Distrito, por los delitos de privación ilegal de la libertad y tortura.

José Manuel Noyola, padre de una de las víctimas, informó también que ya hay denuncias en curso ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos y por las vejaciones cometidas por las autoridades contra las tres jóvenes.

Noyola responsabilizó al gobierno de Puebla, encabezado por Rafael Moreno Valle, de cualquier atentado contra la integridad de las jóvenes.

LA PESADILLA

De acuerdo con los testimonios de Yanira Rosario, Félix Alí y Anahí Margarita, el pasado jueves más de 15 elementos de la Policía Ministerial irrumpieron violentamente en el domicilio de las estudiantes, en el municipio poblano de Chipilo.

Según el relato, los agentes saquearon bienes materiales, desde computadoras hasta dinero en efectivo, y documentos personales. Las jóvenes fueron puestas a disposición a la dirección de Atención a Delitos de Alto Impacto, y durante tres días fueron privadas de su libertad y torturadas con descargas eléctricas en los senos y los genitales, además de que fueron golpeadas y sus rostros sumergidos en agua con jabón para intentar ahogarlas.

En entrevista, una de las víctimas denunció: "Me amarraron los pies, me mojaron, me quitaron la blusa, me empezaron a dar descargas eléctricas, a tocarme, me patearon, me gritaban, y después de eso las descargas eran con más intensidad, yo me quejaba, gritaba".

En los tres días de detención, a las jóvenes no se les permitió la comunicación con sus familiares ni la asistencia de un abogado. Además estuvieron vendadas de los ojos, sin comer y sin permiso para ir al baño.

Según los testimonios, las estudiantes fueron amenazadas de muerte si denunciaban las vejaciones en su contra, por lo que temen por su integridad y la de sus familias.

INCULPADAS

Las jóvenes acusaron a los agentes ministeriales de pretender inculparlas por el homicidio de la activista Agnes Torres ?cuyo cadáver fue encontrado el pasado 10 de marzo en Atlixco, Puebla?.

Las estudiantes dijeron que la noche de su detención recién regresaban de una fiesta, y que los policías las obligaron a firmar una serie de papeles y hojas en blanco.

Yanira Rosario, Félix Alí y Anahí Margarita realizan sus estudios profesionales en la ciudad de Puebla. Las tres fueron torturadas para que dijeran que conocían a Agnes, y que habían participado en su asesinato.

José Manuel Loyola expresó indignado: "No puedo creer que hace años que confíe en Puebla para que mis hijas pudieran estudiar su carrera y vivir en armonía, ahora estemos en una situación terrible... nos han destrozado la vida? por eso le pido al gobernador Rafael Moreno Valle un minuto de su valioso tiempo para que me diga, por qué mis hijas, por qué nosotros, por qué mi familia".


12/CMS/RMB/LGL