Alto índice de muerte materna entre niñas indígenas en Guerrero

Periodistas por el Respeto de los Derechos Sexuales y Reproductivos de la Juventud
   Son víctimas de abuso sexual y carecen de apoyo del gobierno
Alto índice de muerte materna entre niñas indígenas en Guerrero
Por: Rosario García Orozco, corresponsal
CIMAC | Chilpancingo.- 21/05/2012

Guerrero se mantiene en el primer lugar en los índices de muerte materna (MM) a nivel nacional, debido a que carece de personal capacitado para atender una complicación antes, durante o después del parto en las comunidades más alejadas o de difícil acceso en las regiones de la Costa Chica y la Montaña.

Otra razón de la elevada MM en la entidad es que no han tenido éxito las campañas estatales de planificación familiar.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la MM es el fallecimiento de una mujer mientras está embarazada o dentro de los 42 días siguientes a la terminación de la gestación.

De acuerdo con datos del programa federal Arranque Parejo en la Vida (APV), en Guerrero muere una mujer cada cinco días por complicaciones del embarazo, parto o puerperio, lo que representa el doble de la media nacional.

El 54.1 por ciento de las embarazadas en esta entidad es atendido por personal no calificado, mientras que en la media nacional es el 15 por ciento.

El programa APV indica que las causas de muerte materna son: una deficiente calidad de la atención durante todo el proceso; bajos niveles de cobertura de los programas de planificación familiar y redes de atención débiles y desarticuladas.

Otros factores de riesgo son: no hay un control prenatal adecuado; no hay cobertura hospitalaria suficiente; muchas de las madres son adolescentes y otras mayores de 45 años; hay una baja escolaridad ?menor a nueve años?, sobre todo en las regiones Costa Chica y Montaña, y en los cinturones de miseria de las ciudades, lo que dificulta concientizar a la población sobre las ventajas de la anticoncepción.

Además el 80 por ciento de las cifras de MM son personas que no tienen percepciones económicas, por lo que el factor económico se agrega a este listado.

COSTO SOCIAL

La MM tiene un alto costo social, según la misma fuente: en 2011 229 niñas y niños guerrerenses quedaron en la orfandad; el o la recién nacida tiene un alto porcentaje de riesgo de morir al carecer de cuidados adecuados; la hija mayor asume las tareas maternas y trunca su proyecto de vida; las adolescentes quedan expuestas al acoso sexual o al incesto, y se incrementa la posibilidad de deserción escolar.

En el municipio de Acatepec, región Montaña, cada año se reporta el fallecimiento de mil 200 mujeres por causas obstétricas, dato no registrado de manera oficial, a decir de Martha Sánchez Nestor, integrante de la directiva de la Coordinadora Guerrerense de Mujeres Indígenas (CGMI).

La también coordinadora de la Alianza de Mujeres Indígenas de Centroamérica y México explicó una "importante cantidad" de niñas de las regiones Montaña y Costa Chica, de entre 10 y 12 años de edad, resultan embarazadas y tienen mayores riesgos de morir antes, durante o después del parto.

Advirtió que "muchas de ellas" son abusadas por sus padres y no cuentan con el apoyo de sus madres o el de la sociedad en general.

"Necesitamos apoyo de los gobiernos federal, estatal y los municipales para rubros como salud y educación, pero en especial salud reproductiva. La mortalidad materna es un grave problema en comunidades indígenas. Otro problema es que cuando llegan recursos, éstos no son aplicados a las organizaciones de parteras, promotoras de salud y organizadoras", denunció Sánchez Nestor.

"TIENEN QUE ALIMENTARSE BIEN"

Por separado, el secretario de Salud estatal, Lázaro Mazón Alonso, dijo que ante la preocupación por los altos índices de MM, la dependencia brinda cursos de capacitación de "Morbilidad y Mortalidad Materna", dirigido a personal del Programa Caravanas de la Salud que da servicio en la Montaña y la Costa Chica. Explicó que esa capacitación se extenderá a todo el Estado.

El funcionario añadió que se están incorporando las parteras profesionales como trabajadoras al servicio de la comunidad, con la firma de contratos laborales, lo que permitirá que las mujeres no mueran por falta de atención calificada.

Otra estrategia, abundó, es la capacitación de "madrinas obstétricas", que son mujeres con liderazgo o arraigo en cada localidad, y su influencia en las familias para convencer a las embarazadas de que deben vigilar su alimentación y actividad física durante su gestación.

También se les convence a ellas y a sus parejas de ser trasladadas a los hospitales más cercanos a su comunidad cuando presentan alguna complicación.

Lázaro Mazón invitó a la sociedad en general para que usen los métodos anticonceptivos de manera adecuada, y subrayó que es necesario seguir concientizando a las mujeres y a sus esposos sobre la importancia de planificar la familia, pero además, de acudir a los centros de salud a los chequeos de manera constante a lo largo del embarazo, para reducir los riesgos del parto y puerperio.

"Aquí es donde cabe la responsabilidad social, porque por más que se den pláticas sobre planificación familiar, si no hacen caso de las recomendaciones, y siguen con los malos hábitos alimenticios y sin acudir a sus centros de salud para la revisión constante durante el embarazo, se seguirán disparando los índices vergonzosos de mortalidad materna", dijo el funcionario estatal.

12/RG/RMB