Impunidad y negligencia fomentan desapariciones forzadas

   Mujeres y niñas, entre principales víctimas en México: ONU
Impunidad y negligencia fomentan desapariciones forzadas
Por: Gladis Torres Ruiz
CIMAC | México, DF.- 01/06/2012

Las mujeres, las niñas, las migrantes, las y los defensores de Derechos Humanos (DH), y las y los periodistas son los grupos con mayor riesgo de sufrir desapariciones forzadas en México, advirtió la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El Grupo de Trabajo sobre las Desapariciones Forzadas o Involuntarias (GTDFI), dependiente de Naciones Unidas, reportó que el clima de impunidad en torno a las agresiones contra esos grupos permite que se sigan cometiendo, e inhibe una adecuada investigación y sanción de los delitos.

En el documento sobre su visita a México del 18 al 31 de marzo de 2011, las y los expertos del GTDFI indicaron que si bien hay muy poca información pública sobre desaparición forzada de mujeres, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) registró que mil 885 mujeres fueron víctimas de ese flagelo entre 2006 y 2011.

El GTDFI afirmó que esta situación es preocupante por el número de mujeres que habrían sido desaparecidas forzosamente, y la negligencia de la policía y los impartidores de justicia ante estos hechos.

El mecanismo de la ONU detectó que las autoridades incurren en prejuicios, actitudes discriminatorias, indiferencia, o inclusive la obstrucción deliberada al abordar la desaparición de una mujer, así como para tratar a las mujeres familiares de las víctimas.

En el documento presentado en Ginebra, Suiza, ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU el pasado 5 de marzo, las y los expertos observaron que los casos de desapariciones de mujeres en el estado de Chihuahua han alcanzado relevancia internacional.

Explicaron que en Ciudad Juárez tales casos son más visibles, pero que en otras regiones del país también ocurren desapariciones forzadas de mujeres y prácticas discriminatorias en su contra.

CASOS EMBLEMÁTICOS

Nitza Paola Alvarado Espinoza desapareció el 29 de diciembre de 2009 en el ejido Benito Juárez, en Chihuahua. Ella junto con su prima, Rocío Irene Alvarado Reyes, y José Ángel Alvarado fueron detenidos por una partida militar en un operativo bajo el mando de Elfego Luján, en el municipio de Buenaventura. En ningún caso hubo orden judicial. Hasta la fecha los tres siguen desaparecidos.

Su caso es el primero de esta naturaleza llevado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH). El tribunal continental emitió tres resoluciones (dos en 2010 y una en 2011) en las que ordenó al Estado mexicano adoptar las medidas necesarias para proteger la vida e integridad de Rocío Irene Alvarado Reyes, Nitza Paola Alvarado Espinoza y José Ángel Alvarado Herrera.

Igualmente, la CoIDH pidió protección para 33 familiares y la representante legal Emilia González Tercero. Hasta el momento ninguna de las resoluciones se ha cumplido.

Luz Estela Castro, coordinadora del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (Cedehm) y una de las abogadas de este caso, dijo a Cimacnoticias que estas desapariciones forzadas forman parte de la "guerra" contra el crimen organizado, declarada por Felipe Calderón en 2006. Es el primer caso de este tipo que se litiga ante instancias internacionales.

Castro aseguró que en México el delito de desaparición forzada está más que vigente, y tiene entre sus principales víctimas a las mujeres.

Esta triple desaparición también formó parte de los expedientes que el GTDFI evaluó en su visita, y uno por los que concluyó que México carece de voluntad o es incapaz de realizar investigaciones efectivas en casos de desapariciones forzadas.

MIGRANTES Y PERIODISTAS VULNERABLES

Sobre las desapariciones de migrantes en México, el organismo de la ONU apuntó que las cifras muestran la gravedad de la problemática, al citar que la CNDH reportó que entre abril y septiembre de 2010 al menos 11 mil 333 migrantes habrían sido secuestrados principalmente por grupos del crimen organizado.

El GTDFI aclaró que no será posible verificar que todos los secuestros los realizan exclusivamente los grupos delictivos, o descartar la participación directa o indirecta de funcionarios hasta que no haya una investigación adecuada y completa.

El grupo recomendó al Estado mexicano incorporar la perspectiva de género en todas las investigaciones y políticas para combatir la violencia.

El mecanismo de Naciones Unidas también expresó su preocupación por la violencia contra defensoras y defensores de DH en general, y contra quienes indagan desapariciones forzadas, toda vez que muchas de ellas y ellos se han visto obligados a salir de sus ciudades o del país.

Respecto a las y los periodistas, el GTDFI señaló que en la mayoría de los casos de desapariciones forzadas la falta de investigación no permite encontrar las causas, y a los perpetradores de estos delitos, por lo que recomendó establecer un mecanismo nacional implementado por funcionarios de alto nivel.

Igualmente crear un comité interinstitucional dirigido por la autoridad federal, con capacidad de coordinar a diferentes autoridades e instancias gubernamentales con recursos propios y suficientes que garanticen la participación de periodistas, así como de la sociedad civil en su diseño, operación y evaluación.





12/GTR/RMB