Acuerdos por la salud sexual no se traducen en mejor atención

Periodistas por el Respeto de los Derechos Sexuales y Reproductivos de la Juventud
   CAMPAÑA PERIODISTAS POR EL RESPETO DE LOS DSyR DE LA JUVENTUD
   Chiapas, sin ultrasonidos para indígenas embarazadas
Acuerdos por la salud sexual no se traducen en mejor atención
Por: Patricia Chandomí, corresponsal
CIMAC | Tuxtla Gutiérrez.- 04/09/2012

En Chiapas existe poca o nula orientación sobre los derechos sexuales y reproductivos de las y los jóvenes, debido a la falta de infraestructura sanitaria, personal capacitado, negación de información por creencias religiosas, y hasta discriminación por ser indígenas y monolingües, dijo Nancy Zárate, del Colectivo contra la Violencia Intrafamiliar (Coviac).

De acuerdo con el reporte "Experiencias y percepciones de las y los adolescentes en los servicios de salud para adolescentes de Chiapas", realizado por la Red Nacional Católica de Jóvenes por el Derecho a Decidir (RNCJDD) en 2006, hay una falta de coordinación entre las normas y las prácticas institucionales en los servicios sanitarios.

En el estudio se explica que falta coordinación estratégica entre las instancias públicas que tienen la responsabilidad de la promoción y la atención de la salud de la población juvenil.

La Norma Oficial Mexicana (NOM) 005 de Planificación Familiar establece ciertos criterios para la calidad de atención, que pueden considerarse estándares para los servicios "amigables" de salud sexual y reproductiva para adolescentes.

Cabe recordar que en 2008, durante la Conferencia Internacional sobre Sida en México, los entonces secretarios de Educación, Josefina Vázquez Mota, y de Salud, José Ángel Córdova Villalobos, firmaron junto con ministros de Educación y Salud de Latinoamérica, la Declaración Ministerial "Prevenir con Educación", a fin de que las instancias educativas promovieran la salud sexual y reproductiva entre las y los jóvenes.

Alejandro Rivera, activista a favor de los derechos sexuales y reproductivos en Chiapas, sostuvo que a la fecha no existe una política pública clara que promueva la salud y la educación como estrategias prioritarias para el bienestar de la población joven.

En el estado, en septiembre de 2010, instituciones de gobierno, la entonces Comisión de los Derechos Humanos de Chiapas y grupos civiles crearon el Grupo de Atención Integral para la Salud del Adolescente (GAIA), para promover acciones encaminadas a la salud de las y los adolescentes.

Sin embargo, al igual que en el ámbito federal, en el local hay poca coordinación entre las instituciones responsables de promover entornos favorables para la juventud.

Lo anterior, dijo Rivera, tiene que ver con la falta de políticas públicas, promoción de programas o la atención de la salud sexual y reproductiva de la juventud.

"El cumplimiento aún tiene como reto principal disminuir las brechas entre la educación para la prevención y la atención en salud", apuntó.

La integrante de Coviac, Nancy Zárate, lamentó que la poca información que le llega a las y los adolescentes esté sesgada por los valores y creencias religiosas de los prestadores de servicio.

"Se les niega información acerca de cómo usar un condón o cómo protegerse de un embarazo porque hay temor de que las y los jóvenes se vuelvan o promiscuos o prostitutas", abundó.

PÉSIMO SERVICIO

Magnolia López Pérez, indígena beneficiaria del programa Oportunidades en San Cristóbal de las Casas, comentó a Cimacnoticias que en este municipio sólo hay un centro de salud para más de 45 colonias.

"Aquí hablando español nos dan una consulta de cinco minutos, le dan prioridad a los niños, a los viejos y a las embarazadas. Si una joven llega y pide información sobre prevención de embarazo primero le dan un sermón, si bien le va, y si no pues le dicen que sólo quiere hacer perder el tiempo", narró.

"En nuestro caso somos más de 90 mujeres que vamos cada mes a consulta, y todas pasamos con el mismo médico, y nada más estoy hablando de mi colonia. Aparte el mismo médico atiende a las mujeres de las otras colonias; ya sabemos que ir a consulta es perder todo el día", abundó.

También dijo que otro problema es la falta de medicamento: "Hay más medicamento para embarazadas, (además) las regañan, pero no hay orientación de cómo pueden cuidarse. Eso es lo que veo, falta de información y de medicamento".

"Queremos estudios, ultrasonidos, que nos den pláticas de prevención del embarazo. En mi calle hay cuatro jóvenes de entre 13 y 16 años, están embarazadas y no les dan información en la escuela, ni en su casa, ni en los centros de salud. Tenemos muchas necesidades, aún siendo beneficiarias del programa (Oportunidades), nos falta mucho", concluyó.

12/PCH/RMB