Promueve derechos sexuales y gana el respeto de su comunidad

NACIONAL
Periodistas por el Respeto de los Derechos Sexuales y Reproductivos de la Juventud
   CAMPAÑA DSyR DE LA JUVENTUD
   Griselda supera violencia familiar; ya es propietaria de tierras
Promueve derechos sexuales y gana el respeto de su comunidad
Por: Aída Suárez Chávez, corresponsal
Cimacnoticias | Ixmiquilpan, Hgo.- 30/10/2012

Griselda cambió su historia y la de muchas más jóvenes de este poblado otomí. Conoció de derechos sexuales y reproductivos y en lugar de emigrar a Estados Unidos y seguir siendo violentada, fue a la universidad y ganó una beca a nivel nacional.
 
En 2005 supo de la organización Ddeser, que difunde los derechos sexuales y reproductivos en México y acude a comunidades indígenas. Griselda eligió ser promotora de este organismo civil en Capula, municipio del Valle del Mezquital. Entonces era estudiante de psicología en la UNAM en el sistema abierto, y empezó a hacer prácticas en Ddeser.
 
En 2010 siguió realizando prácticas y para obtener su título cursó un año más de estudios. La agrupación Semillas, que apoya proyectos de mujeres jóvenes indígenas, le otorgó una beca para que concluyera la universidad y trabajó en 10 comunidades promoviendo estos derechos.
 
Alba Adriana Jiménez Patlán, coordinadora nacional de Ddeser, comentó que su agrupación ha contribuido a que las mujeres jóvenes conozcan sus derechos.
 
A muchas adolescentes, como Griselda, quien ahora es la coordinadora de este organismo en el Valle del Mezquital, no se les permitía ir a la escuela y vivían mucha violencia. Hoy su vida está cambiando.
 
Su padre, quien la golpeaba, dijo después estar orgulloso de ella por haber acudido a la universidad y mejorado sus condiciones de vida, y por haber cumplido sus sueños en Hidalgo.
 
Además Griselda convenció a los delegados de su comunidad de que ser mujer no le impedía trabajar las tierras, ya que en el estado todavía los hombres exclusivamente siguen heredando las tierras.
 
Ahora la joven es dueña de las tierras que tenía en propiedad su padre. El año pasado obtuvo la herencia, la que valora y conoce y, junto con ella, varias mujeres de su familia.
 
Ella comentó: “El saber de derechos me cambió la vida, hubiera emigrado, pero me quedé para hablar de derechos y hacer algo en mi comunidad”.
 
Bertha Miranda, otra promotora de Ddeser que cursa Derecho en la UNAM en el sistema abierto, pasó del discurso al cambio personal. “Transformas hasta lo personal, lo volvemos político”, explicó Jiménez Patlán.
 
La tarea es que cada quien haga lo que le corresponde, que las instituciones informen y difundan de derechos y no de asistencialismo, de que “te dan porque eres pobre, no para que salgas de la pobreza”, agregó.
 
La coordinadora nacional de Ddeser dijo: “Las mujeres no movemos masas, movemos conciencias, es mucho más perdurable”.
 
12/ASC/RMB